LA VIDA ES TANGO


Con 92 años, Blanquita sigue yendo a las milongas de Buenos Aires a bailar el 2×4. Empezó a los 13 en su pueblo natal y cuando se mudó a la ciudad, le sacó lustre a las pistas con las clásicas orquestas en vivo de antaño. Junto a su compañero, “El Puchu”, llegaron a las semifinales en el torneo internacional de tango de 2015, y van por más.

Por Josefina Hugo, Julieta Ibáñez, Juan Panizo, Roció Román, Jesuan Romero y Sol Rossi.

Your email address will not be published.