“LA VIOLENCIA EN EL PARTO ES LA FORMA MÁS INVISIBILIZADA DE VIOLENCIA CONTRA LA MUJER”


María Magdalena Tiesso es la diputada más joven del parlamento porteño, electa en 2013. Ocupa, con 29 años, el noveno lugar en la lista Unidad Porteña para la elección de futuros legisladores.

En su despacho, tres cuadros le cuidan la espalda y hay una bandera argentina en un rincón. Uno de Juan Domingo Perón y otros dos de Néstor y Cristina Kirchner. Sobre su escritorio: su computadora, dos portarretratos, uno abrazada con su hermano y su papá, el otro en una foto de ella con la ex presidenta.

Impulsó la creación del Observatorio contra la Violencia Obstétrica de la Ciudad de Buenos Aires y creó una importante agenda en el tema. ¿De qué trata el proyecto?

En la Argentina tenemos la ley 26.485 que tipifica a la violencia obstétrica como la violencia impartida por el personal de salud. El observatorio apunta a recolectar datos concretos sobre los distintos casos y evidenciar denuncias. Sin datos concretos no podemos generar políticas públicas. La violencia en el parto es la forma más invisibilizada de violencia contra la mujer.

¿Descubrió muchos casos?

En recorridas sobre la temática encontramos mujeres que habían sufrido violencia durante su parto y no lo sabían. Hay que luchar también contra la falta de información.

¿Es una problemática de la ciudad únicamente?

Si bien atañe a una realidad que se está evidenciando en la Ciudad de Buenos Aires, la violencia obstétrica es una problemática a nivel mundial. Tanto la Organización Mundial de la Salud como la ONU han puesto en cuestionamiento cómo se están llevando adelante los partos.

En una línea similar surgió también de su autoría una iniciativa para lograr la gratuidad de los productos menstruales…

La idea del proyecto surge en conjunto con las compañeras de “Economía Feminista” y reside en la entrega de todo tipo de productos de gestión menstrual en instituciones de salud pública, escuelas, comisarías y en centros de mujeres víctimas de violencia. Si bien parecen accesibles, las encuestas que realizamos nos permitieron ver que personas en situaciones de vulnerabilidad no acceden tan fácilmente a ellos debido a sus costos y terminan utilizando otras alternativas que no son aptas para el cuerpo y pueden provocar diferentes problemas de salud. Ambos proyectos ni siquiera fueron tratados en comisiones.

Parto humanizado

La ley de Parto Humanizado fue reglamentada en 2015: trata sobre los derechos de madres y padres a vivir el trabajo de parto y posparto con libertad de decisión, consciencia y respeto. Entre los derechos que enumera está: ser informadas sobre las distintas intervenciones médicas, ser consideradas personas sanas, a un parto respetuoso de los tiempos biológicos y psicológicos y a ser informada sobre la evolución de su parto. La vicepresidenta de la comisión de salud de la Legislatura Porteña también define derechos que tiene el recién nacido y, entre ellos, considera la internación conjunta con su madre en la sala, que sus padres reciban adecuado asesoramiento e información sobre los cuidados para su crecimiento.

Your email address will not be published.