LAS CHICAS TAMBIÉN JUEGAN CON LA HISTORIA


 

En el mismo estadio donde Diego Armando Maradona marcó en 1986 los dos goles que el mundo y todos los argentinos recuerdan para siempre, Elba Selva le convirtió cuatro goles a Inglaterra en 1971, en el primer mundial que disputó la Selección Argentina de fútbol femenino.

Por Gabriel Salcito

El partido más atractivo del grupo, por historia y rivalidad, sin dudas será el Argentina-Inglaterra que se jugará en el Stade Océane. Son otros tiempos, claro. Este partido también se puede contar desde el pasado, cuando en 1971 la selección femenina de fútbol viajó a México para jugar su primera Copa del Mundo, sin botines, sin médico, sin masajista, sin entrenador y con una camiseta que al primer lavado ya no sirvió más. Además de esas dificultades, aquellas 17 mujeres tenían que jugar en el estadio Azteca ante la presencia de 110 mil personas. El 21 de agosto de ese año, la Argentina venció 4 a 1 a Inglaterra, una de las selecciones más poderosas de la época. Los cuatro goles fueron marcados por Elba Selva, una muy buena jugadora que compartió cancha con Gloria “Betty” García, hoy integrante de la organización Pioneras del Fútbol Femenino. Esa selección femenina no logró ganar el Mundial de México 71, ya que finalizó en la cuarta posición, pero la hazaña fue tan grande que en la actualidad se celebra el 21 de agosto como el “día de las futbolistas argentinas”, en recordatorio al plantel de mujeres que jugaron ese partido histórico ante Inglaterra.

foto2

La Selección Argentina jugará su segundo partido en este Mundial, luego de empatar 0 a 0 contra Japón, con la ilusión de escribir una página gloriosa para la historia del ya profesionalizado fútbol femenino. El conjunto dirigido por Carlos Borrello se clasificó a la cita mundialista luego de 12 años, por medio de un repechaje contra Panamá. Argentina también participó anteriormente en Estados Unidos 2003 y China 2007, y en ambas presentaciones se quedó en primera ronda sin sumar puntos. En Francia, ante Inglaterra, las chicas seguirán intentando su propia revolución.

Dejá tu comentario


Tu e-mail no será publicado.