LOS JUEGOS FANTASMA, PARTE DOS


Los millones de pesos de los contribuyentes invertidos en la promoción y divulgación de los YOG parecen no haber tenido el impacto buscado: los vecinos de la Capital Federal y alrededores desconocen las particularidades de la competencia y aquellos que conviven en las inmediaciones de los escenarios no son la excepción.

Por Florencia Orellana

A pocos días del inicio de los Juegos Olímpicos de la Juventud Buenos Aires 2018, aumentó la publicidad del evento tanto en televisión como en la vía pública y shoppings. La avenida Triunvirato en Villa Urquiza y la avenida 9 de Julio en Capital Federal son solo algunos ejemplos de los lugares donde se colgaron los coloridos carteles alusivos. La imagen de Pandi, la mascota de los juegos, se ve reflejada en gigantografías promocionales en Unicenter, un centro comercial muy concurrido ubicado en Martinez en la intersección de Paraná y Panamericana. Los afiches fueron intercalados en los tres pisos con los del festival Lollapalooza. “Mira mami, es Pandi”, se escucha decir a Mateo de seis años, el más joven de la familia reconoció el dibujo mientras que su madre ignoraba el evento.

Mateo había visto al yaguareté en Instagram junto a su hermana Julieta López, de 15 años, quien además estaba enterada que a pocas cuadras de su casa, en San Isidro, se llevará a cabo la competencia de rugby seven. Su madre, Alejandra Rodríguez, de 50 años, señaló: “Mi hija está fascinada con los Juegos, tiene hasta la pulsera de colores, yo no sé bien de qué se trata, vi una publicidad en la tele de esas que muestran a los deportistas y hay un hombre que habla”.

Un guardia de seguridad del supermercado Jumbo, que se encuentra en la planta baja del Unicenter, asegura que hasta hace unas semanas no había escuchado hablar de la competencia deportiva que se avecina. “Creo que hace poco vi en Facebook algo de Coca-Cola y los Juegos Olímpicos, pero nunca se me ocurrió que eran acá. Tampoco me puse a leer, a mí no se me da lo de los deportes y aparte podía ser viejo, nosotros acá tenemos la propaganda del Mundial y mirá hace cuanto terminó”, añadió.

Más de la mitad de las personas que frenan el paso en la escalera mecánica donde se ubica la publicidad principal son jóvenes y niños atraídos por los colores y una mascota gigante. Los adultos que se acercan suelen buscar información en la letra chica sobre el evento. “¿Vienen de todo el mundo y ponen esto un mes antes? Los recitales del Hipódromo son en marzo y lo anuncian ahora”, reflexiona Héctor Araoz de 60 años vecino de Vicente López.

Your email address will not be published.