LOS PRODUCTORES, ESOS HACEDORES ANÓNIMOS


La radio es un fantasma parlante, una compañía única, un disparador de fantasías. Los oyentes, esos encantados seres que desde hace 95 años escuchan a quienes les cuentan historias, les dan información, los hacen reír, emocionan o los enojan, no saben cómo funciona el engranaje que pone en marcha un programa de radio.

Por Jorge Albarracín y Patricia Fortino

ETER-1

El sueño del pibe, digamos. La Mañana, el programa de Víctor Hugo Morales, que todas las mañanas emite Radio Continental, se trasladó al barrio de Villa Crespo, con gran parte de su equipo, a las aulas de la escuela ETER, que dirige Eduardo Aliverti. Los estudiantes de las distintas carreras de la institución se agolparon, con las ñatas contra los vidrios, frente al pequeño estudio de radio que transmitió la emisión del magazine que conduce el uruguayo más famoso de los medios.
El periodista es el elegido por los medios hegemónicos para dirigir sus misiles. Si bien Víctor Hugo no se dice manifiestamente oficialista, su conocido enfrentamiento con el Grupo Clarín, irrita a los medios opositores al gobierno nacional y lo posicionan en la vereda de enfrente de los poderes dominantes.
Los que están detrás de la cosa, los responsables ignotos de cuanto sucede alrededor de un programa de radio, son los productores. Cuatro horas en el aire requieren un trabajo intenso, responsable y con la rigurosidad que el conductor le impronta.
Los oyentes que reciben la impecable tarea que el equipo de profesionales de La Mañana pone al aire día a día no imaginan la cocina de semejante labor:

– Víctor Hugo, Víctor Hugo, ¿vas a hacer la mesa?
– Sí, están todos.
– Perfecto, perfecto.
– Dale, vamos.
– Prestá atención, ¡eh!
– ¿Vas? Dale.
– Volvemos, ahí volvemos.
– ¿Tienen parlantes, ahí? ¿Muy altos?
– ¡Ahí se va esto!
– Si no te pedía tanda, no me dabas bolilla, claro.
– ¿Tenés la lista de música, a mano?

Esas son las voces de Fabiana Segovia o de Julián Capasso, encargados de la producción del programa. No es para tranquilos la tarea. La adrenalina de poner al aire a uno de los programas más escuchados de la AM argentina necesita de hombres y mujeres talentosos y dispuestos a seguir el ritmo de quien tiene todo bajo control. La producción general del programa es del mismísimo VHM o VH como le dicen los íntimos.
Entre bloque y bloque Eduardo Aliverti contó orgulloso que Gabriela Vizental, periodista de ciencia, ambiente y salud, locutora y columnista de La Mañana es una egresada de la carrera de Locución, una de las tantas vinculadas a la profesión que se cursa ETER.
Julián Capasso, joven del equipo, de 27 años, nos dijo: “La experiencia en ETER nos encantó. Una historia similar tuvimos en la Universidad de La Plata, hace unos años. Nos gusta siempre salir, estamos mucho más cómodos que en la misma radio y verdaderamente, uno renueva energías.”
Cuando le preguntamos sobre su trabajo como productor del programa afirmó: “Estar con Victor Hugo es lo que realmente uno quiso toda la vida y en este caso jamás pensé que iba a hacer producción pero me fui acomodando, la rotación en periodismo es parte de la dinámica y siempre surgen trabajos más allá de lo que uno puede pretender.”
Y junto al resto del equipo, que lo esperaba afuera, se fue apurado de Acevedo al 200, donde por una vez, los alumnos pudieron aprovechar a un maestro y un programa con los crudos auténticos de “un vivo.”

What others say about : LOS PRODUCTORES, ESOS HACEDORES ANÓNIMOS..


Your email address will not be published.