“MEMORIA, VERDAD Y JUSTICIA ES LA PREMISA QUE NOS HERMANA ENTRE PUEBLOS”


El Director Ejecutivo de LATINARAB, Edgardo Bechara, reivindicó los Derechos Humanos como lema fundamental del 7º Festival Internacional de Cine Latino Árabe, que se realizó entre el 4 y el 13 de septiembre pasado en la Ciudad de Buenos Aires. Invitó también a una concientización de la historia de América Latina y Oriente.

Por Roxana Lazarte Álvarez

Por séptimo año consecutivo, el LATINARAB se celebró en Argentina siendo el único país anfitrión del continente latinoamericano y Argelia fue el país invitado de esta edición. Conformado como el principal evento en materia de cooperación cultural y audiovisual Sur Sur de la región, propone una dinámica creativa entre las industrias de cine latinoamericanas y árabes. Asimismo, se ha expandido en la consolidación de audiencias receptivas, y el desarrollo de tareas de formación académica fílmica, la cual provee un encuentro bi-regional. El programa contó con dieciocho películas que representaron la Selección Oficial, y fueron distribuidas en la competencia de largos y cortometrajes. Desde su lanzamiento LATINARAB creció en múltiples encuentros hasta alcanzar hoy 250 films, 600 proyecciones, más de 50.000 espectadores, y 150 invitados especiales.

Argentina es el único país anfitrión en latinoamerica de Latinarab

La cita de inauguración del evento cinematográfico, tuvo lugar en la Alianza Francesa, donde se abrió la muestra fotográfica Continuum, de Sadek Rahim, y se proyectó, como bienvenida al ciclo, EN ATTENDANT LES HIRONDELLES (A la Espera de las Golondrinas), de Karim Moussaoi. Las salas del Goumont y del Centro Cultural San Martín fueron sede de las diversas proyecciones. Participaron en la competencia películas como TRAMONTANE, de Vatche Boulghurjian; BURNING HOPE, “Esperanzas en Llamas”, de Achour Lotfi, y MIMOSAS, de Oliver Laxe, entre otros largometrajes.

Entre los documentales se pudieron apreciar: THOSE WHO REMAIN, “Quienes quedan”, de Eliane Raheb; A FEELING GREATER THAN LOVE, “Un sentimiento más grande que el amor”, de Mary Jirmanus Saba; como también THE TERRITORIES, “Los territorios”, del argentino, Ivan Granovsky. También hubo una función para escuelas: CORTOS PARA NIÑOS Y JÓVENES MADE IN QATAR, y por otro lado, se dictó el coloquio RODAR EN PALESTINA, en la Embajada del mismo país.

A 44 años del Primer encuentro de Cineastas del Tercer Mundo se realizó una conferencia en el Auditorio Leonardo Favio de la Biblioteca del Congreso de la Nación, en la que participaron la presidenta de la Asociación Civil Nueva Mirada, Susana Velleggia, el doctor en lingüística e investigador, Mariano Mestman, el productor y crítico, Hugo Castro Fau, junto al ex director del Instituto del Tercer Mundo (fundado en 1974 y presidido por Juan D. Perón), Saad Chedid.

Según Villegia, existieron movimientos de ruptura para dar lugar a una congregación de productores cinematográficos no alineados a los bloques de la Guerra Fría: las vanguardias formalistas cinematográficas de la URSS, el neo realismo italiano y la creación del cine de autor francés de carácter filosófico. En esa coyuntura, esta reunión cinematográfica militante, destacó una  oportunidad de intercambio y discusión que permitió la organización de la tarea de los cineastas, y focalizó el debate en tres ejes principales: la contribución del cine  a los procesos de liberación nacional, la descolonización de pantallas de estas regiones neutrales en el suceso bélico, y la lucha contra la alienación cultural.

“El objetivo de la película fue motivar a la reflexión, la búsqueda permanente de lo complementario entre ética y estética. Un tercer cine con nuevas bases”, resaltó la escritora Susana Velleggia. También expuso sobre los manifiestos teóricos de este acontecimiento fundante. Comentó que se dio en el discurso fílmico, que tuvo que ver con el fundamentalismo soviético y el surrealismo italiano, como así también, cambios en el rol del director, ya que pasó a ser un grupo de trabajo en espacios clandestinos de actividad política. Asimismo, el acaecimiento marcó una diferencia a los modos de circulación de la obra “dejando de lado el derecho de autor y pasar a estar al servicio”, según lo explicó la expositora.

Your email address will not be published.