“NO TENGO TIEMPO NI PARA JUNTARME CON MIS AMIGOS”


Carolina Ponce es una de Las Kamikazes, las chicas que juegan beach handball y que tienen como meta una medalla en la arena de Parque Sarmiento. “Soy una persona competitiva y muy exigente conmigo misma”, se reconoce la platense.

Por Juan Cruz Vesely

Solo bastan unos minutos para entender como Carolina Ponce, nacida hace 18 años, siente que tiene demasiadas responsabilidades. Es participe de la selección Argentina juvenil de Beach Handball y continua compitiendo en indoor para Estudiantes de La Plata. A su vez, comenzó la carrera de profesorado de Educación física. Si la semana durara más de siete días, ella creería que podría descansar más y estar con sus amigos.

La central está a cargo de Leticia Brunati (entrenadora) en la selección de beach handball que participará en los próximos Juegos Olímpicos de la Juventud, no demora en definirse: “Me describo como una persona competitiva y muy exigente conmigo misma”, “Soy muy hiperactiva”.

Cuando debe hablar de sus amigos, Carolina lamenta todo el tiempo que debe dedicarle a su carrera. “En mis tiempos libres lo que hago es descansar, porque no tengo muchos días libres. Solo nos dan el jueves como día libre. Así que no me queda otra que descansar pero me gustaría hacer muchas cosas. Estar con mis amigos, amigas. No tengo ningún tiempo libre para poder juntarme. Solo los fines de semana capaz algún día que no se juegue que den fecha libre. Ahí aprovecho. Pero sino, estoy jugando Liga de Honor los sábados. Y los domingos juego partidos con dos categorías, mi categoría que sería juvenil  y también lo hago con junior”.

“Estamos entrenando en el Cenard cuatro veces por semana, también los sábados doble turno. Entrenamos de tres a tres horas y media por día. Hacemos una hora y media de pelota o casi dos horas y después una hora de físico. Pero también con Estudiantes sigo entrenando toda la semana. Entreno lunes, miércoles y viernes así que después de entrenar con la selección me vuelvo para  La Plata y entreno otras dos horas con mi categoría o las de Liga de Honor. Así, que vivo entrenando en la semana. No tengo ningún tiempo libre porque también quiero ser responsable con mi club y ellos siempre estuvieron apoyándome. Es por eso que no quiero fallarles”.

Sumado a todo el esfuerzo que debe realizar, hace seis meses sus padres ya no pueden acompañarla como lo hacían: “Hace medio año me estoy arreglando sola por el tema que mi papá y mi mamá trabajan y no tienen tiempo, pero siempre me apoyaron y me siguieron para todos lados”.

Cabe destacar el hecho de que hoy conforme la Selección de beach handball fue en parte a decisiones que tuvo que tomar en su vida. Ponce no solo se destacaba en este deporte sino que realizó tenis, natación y yachting en la clase optimist. “En todos venía bastante bien pero me terminé quedando con éste” detalla la platense.

Luego de haber terminado el secundario ella tomo la decisión de seguir la carrera de profesora de educación física y en base a eso comenta: “El tema del estudio me afecta. El primer cuatrimestre solo pude cursar anatomía que la pude promocionar. Me quedaron 4 que no las pude ni cursar. Y ahora en este segundo cuatrimestre estoy viendo si puedo estar en todas pero va a ser algo imposible. Me anoté para ver si puedo dar más de una. Igual era muy sabido que este año iba a ser muy complicado con el beach. Así que el año que viene voy a estar con todo”

Fue ganadora del máximo premio en su club, Estudiantes de La Plata, el Leoncito de oro, en 2014. Además en el mismo año y en 2016 se quedó con el de plata en su categoría y disciplina. “El primero por haber participado en la selección en 2014, y el otro en 2016, ambos de indoor” detalla Ponce. Al mismo tiempo recuerda con detalle lo de hace cuatro años: “En ese momento me llamo el club y me dijo que estaba convocada para la fiesta de Estudiantes. Que iba a estar yo y todos los deportistas que habían convocado. Había chicos de judo, vóley, hockey, pesas. Me gane el premio final que era el leoncito de oro entre todos. Lo gane por haber estado en el panamericano, en el mundial, por haber salido campeonas con estudiantes y todo eso”.

Con respecto a su futuro ella cree tener su objetivo en claro: “Yo siempre en un futuro quiero irme a Europa a seguir creciendo con el handball y es algo como imposible. No irme a vivir, pero si tener la experiencia de un año estar en España que tienen un buen handball”.

Carolina Ponce a pesar de su corta edad demuestra experiencia y aptitudes para el deporte. Su historia le da permiso para aconsejar a quienes quieran seguir sus pasos: “A una persona que quiere empezar handball le diría que es un ambiente muy lindo, se conocen muy buenas personas. También a mí por ejemplo, el club me hizo crecer como jugadora y como persona. Con los clubes se hacen viajes y eso fue para mí lo más divertido. Lo más lindo es eso, conocer muchas personas buenas que hoy en día sigue estando conmigo”.

Your email address will not be published.