PAÑUELOS DE LA MEMORIA


La gran postal de la marcha de este miércoles contra el 2×1 en la Plaza de Mayo y alrededores fue la gran cantidad de pañuelos blancos que tiñó la Ciudad de memoria.

Por Julieta Di Carli (@juli_dica)

Desde poco antes de las 18, alumnos de la UBA junto con miembros de organismos de DDHH, convocaron a los manifestantes a retirar su pañuelo para portarlo durante la marcha en repudio al 2×1 a genocidas que se llevó a cabo este miércoles en la Plaza de Mayo.
En ocho puntos distintos del microcentro y divididos en grupos de unas 10 personas, cortaban las telas en forma de triángulos y con aerosoles y stencils les estampaban frases como “Nunca más”, “Ningún genocida suelto”, entre otras.
Los pañuelos fueron aportados por sindicatos, la Defensoría del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires y una empresa textil. Todos ellos colaboraron en la logística y la entrega. En cada uno de los grupos sucedía el mismo desfile de personas que se acercaban a retirar su pañuelo, todos querían tener el suyo. La difusión por redes sociales los días previos había surtido efecto.
Las chicas los pintaban en el acto y, debido a la gran multitud presente, se hacía difícil ventilarlos unos segundos para que se seque la pintura.
De a poco, la plaza se fue llenando de pañuelos, atados en los cuellos y cabezas de cada presente, sin importar su edad. Para el comienzo del acto en el escenario principal, ya era la clara insignia de esta multitudinaria marcha en repudio al fallo que otorgaba el 2×1 a aquellos condenados por delitos de lesa humanidad.
Sin embargo el gran momento fue al cierre del acto, sobre el final de la convocatoria, cuando Estela de Carlotto alzó su voz y dijo a todos: “levantemos los pañuelos”. En ese instante, la multitud se transformó en un manto blanco que gritaba con gran efervescencia en nombre de la memoria y la justicia.

Your email address will not be published.