PASARON 26 AÑOS Y 5 FINALES PERDIDAS


Desde 1993 la Selección Argentina tuvo grandes equipos, prestigiosos conductores de la talla Pasarella, Bielsa, Basile y Martino, cracks como Riquelme, Messi y Tevez, pero no pudo alzar el trofeo. Más de una vez lo mereció por el fútbol exhibido, pero la mala definición –a veces en los penales–, alguna injusticia y la presión de tener que ser campeón frustraron a la Albiceleste.

Por Mariano Fontanella

FBL-COPAM2016-ARG-CHISi bien Argentina es considerada una de las mayores potencias sudamericanas del fútbol, e incluso del mundo, hay algo que sorprende a la hora de evaluar los resultados de la Selección en las últimas décadas. Desde 1993 que no gana una Copa América. En 2019 se cumplen 26 años desde la última vez que consiguió su último título y, si bien hubo buenas campañas, ninguna fue suficiente como para subirse al escalón más alto del podio. Aunque tuvo muy buenos planteles no le alcanzó para dejar su marca. De todas maneras, cada torneo que comienza significa una nueva oportunidad y las esperanzas se renuevan. Aunque las condiciones no son las mejores porque el equipo no viene jugando bien y por la rara designación de Lionel Scaloni, igual hay grandes expectativas sobre Brasil 2019. El mayor responsable, claro, se llama Lionel Messi, el mejor jugador del mundo. El plantel albiceleste buscará dejar atrás la época de malaria del fútbol argentino que se viene dando desde aquella vez en que Oscar Ruggeri y compañía alzaron el trofeo en Ecuador de la mano de Alfio Basile. ¿Qué pasó desde ese momento? Lo repasamos…

Copa América 1995: El año en el que la mano jugó para Brasil

Tras ganar el torneo dos años atrás, la Argentina era clara favorita para llevarse la gloria una vez más. El torneo se jugó en Uruguay y nuestra la Selección pisaba fuerte en cualquier estadio. Además, frente a un grupo más que accesible todo parecía que clasificaría primero, pero no. Una apuesta del entrenador Daniel Passarella en el último partido del grupo frente a Estados Unidos, salió mal. Por años, la decisión del técnico de poner suplentes fue muy criticada y la derrota 3 a 0 frente a los norteamericanos fue vista como una de las mayores “vergüenzas” de la historia futbolera argentina. Por la derrota sufrida aquel día, el equipo clasificó segundo y se enfrentó a Brasil en cuartos de final. En aquel partido la albiceleste jugó mejor y mereció la victoria, pero a 10 minutos del final Tulio, tras controlar la pelota con el brazo, convirtió el empate. El equipo del Kaiser quedó afuera por penales. La Celeste se quedó con el título en el Estadio Centenario.

Copa América 1997: Sin altura

El torneo sudamericano se jugó en Bolivia, donde la altura casi siempre es el condimento más importante. El local se volvió muy fuerte, mientras que los demás países luchaban para acostumbrarse. Particularmente a la Argentina, dirigida otra vez por Passarella, se le hizo muy difícil. En la fase de grupos clasificó segunda y luego quedó eliminada en la primera fase de play offs, frente a Perú. Ganó solo un partido frente a Chile. El torneo se lo llevó Brasil, que entraba en una década de oro porque empezaba a contar con jugadores como Ronaldo. La final se la ganó 3 a 1 a Bolivia.

foto-02Copa América 1999: Los tres penales que falló Palermo

Una nueva ilusión comenzaba en Paraguay para el equipo dirigido en aquel entonces por Marcelo Bielsa. Era un muy buen elenco que alimentaba las esperanzas de los hinchas. Sin embargo, este torneo sumó una nueva decepción. El torneo comenzó de muy buena manera, con una victoria frente a Ecuador por 3 a 1. Tres días después esa confianza se transformaría en miedo, la derrota frente a Colombia 3 a 0. Fue la noche en que Martín Palermo, el máximo artillero de Boca, falló tres penales en los 90 minutos, algo que nunca jamás se había visto en un partido de estas magnitudes. Si bien, la Selección encontró la clasificación en una victoria frente a Uruguay, no le alcanzó para ser primero del grupo y, otra vez se encontró con Brasil en Cuartos de Final: fue derrota y eliminación.

Copa América 2001: ¿Argentina? ¡Ausente!

Se jugó en Colombia y en esa época la guerrilla fue uno de los dramas que sufrió el pueblo cafetero. Las FARC imponían miedo por todo el país y eso también fue un problema para la Conmebol. Poco tiempo antes de que comenzara el torneo, hubo una reunión en Buenos Aires con todos los representantes de las federaciones. Se juntaron para decidir si se jugaría o no, o si se debía cambiar la sede. Tras evaluar los posibles escenarios se decidió que todo seguiría igual. Sin embargo, poco tiempo antes de iniciar la competencia, la Selección Argentina, alegando que había recibido amenazas de muerte por parte de los guerrilleros, decidió no participar. El lugar lo tomó Honduras que llegó hasta semifinales, instancia en la que quedó afuera con el anfitrión que luego fue campeón.

Copa América 2004: La mala suerte de Bielsa

Aquella vez el campeonato se jugó en Perú. Argentina, con Marcelo Bielsa de técnico, llegó con la intención de cambiarle la cara a la Selección que dos años antes, en el mundial, había quedado afuera en fase de grupos. Con grandes goleadas, un gran funcionamiento y futuras estrellas como Carlos Tevez y Javier Mascherano le daba al pueblo argentino grandes esperanzas. La Albiceleste fue el elenco que mejor fútbol mostró en todo el torneo, llegó a la final, pero una vez más se vio la cara con Brasil.        Argentina dominó y a 5 minutos del final, el resultado estaba 1-1. Sin embargo, a los 87´, nuestro equipo pasó a estar al frente con un gol de César Delgado. Cuando todo parecía terminado, a los 93´ Adriano aprovechó un choque entre dos centrales rivales en el área y convirtió el empate: penales, buena puntería verdeamarelha y la alegría fue toda brasileña.

Copa América 2007: Ni con Messi, Riquelme y Tevez

Venezuela fue el escenario del torneo continental de ese año. La Selección contaba con un plantel de lujo, con jugadores como Lionel Messi, Juan Román Riquelme, Hernán Crespo y Carlos Tevez. Ellos le daban al pueblo grandes expectativas sobre ese torneo. El equipo entonces dirigido por el Coco Basile demostró superioridad durante todo el certamen, convirtiendo de a 3 o 4 goles en cada partidos, exceptuando contra Paraguay cuando ganó 1-0. Así llegó a la final en la que se enfrentó con el que había sido su verdugo tres años atrás. Lamentablemente, durante el juego, Argentina no logró nunca acomodarse en la cancha. Desde el minuto 4 se encontró abajo en el marcador y no pudo recuperarse. Finalmente cayó 3-0 ante Brasil y quedó en el segundo puesto, algo que ya para los argentinos era motivo de decepción.

Copa América 2011: La Celeste nos aplicó el código penal

Argentina volvía a ser sede de un torneo continental luego de 24 años. La ilusión era grande, pero el sueño finalizó bastante rápido. Mostrando poco fútbol, el equipo entonces dirigido por Sergio Batista, solo había logrado una victoria en la fase de grupos, pero le valió para clasificarse. Con muchas dudas la Albiceleste llegó a Cuartos de final, pero se encontró con un Uruguay sólido, que venía de hacer un muy buen Mundial en Sudáfrica. Empataron 1 a 1 en la cancha de Colón y fueron a los penales: Muslera le atajó el disparo a Tevez, la Celeste siguió adelante y se coronó en el Monumental frente a Paraguay.

Copa América 2015: Chile lo hizo

Tras ser subcampeón mundial en Brasil 2014, la Selección Argentina quería revancha. Esta vez la competencia se disputó en Chile y la Albiceleste llegó a la final para encontrarse con el anfitrión, que nunca había sido primero. En un partido en el que la pica entre argentinos y chilenos bajó desde las tribunas, los dirigidos por el Tata Martino intentaron de todas las maneras. Sin embargo, en ningún momento se sacaron ventajas. Fue empate 0-0 y la instancia de penales definió el torneo. Otra vez desde los doce pasos se frustró la posibilidad de quedarse con el título. La Roja de Jorge Sampaoli gritó “¡campeón!” por primera vez.

Copa América 2016: Chile, otra vez

Un año después del torneo disputado en Chile, se jugó la Copa Centenario, festejando los 100 años desde el primer certamen. Esta vez el anfitrión fue Estados Unidos. Igual al año anterior, la final se repitió. Argentina venía de hacer un gran torneo y las ilusiones eran cada vez mayores. Una vez más, Messi fue el centro de atención: el mejor jugador del mundo quería un título con la Selección mayor y todos deseaban verlo festejar. Sin embargo, enfrente se encontraba el último campeón. Ya se habían enfrentado en el primer partido del torneo, con victoria del elenco del Tata. Al comenzar el partido, todos esperaban que Argentina tomara la iniciativa. Lo hizo, pero el fantasma de las últimas finales se sintió en el campo de juego. Con algunas oportunidades claras desaprovechadas, el partido finalizó 0-0 como el año anterior y, otra vez fueron a los “odiosos” penales. La Roja se llevó de nuevo la copa, con otro argentino como DT: Juan Antonio Pizzi. Tras la derrota, La Pulga amenazó con dejar la Selección, pero el clamor popular lo hizo volver.

Dejá tu comentario


Tu e-mail no será publicado.