¿PASE OLÍMPICO O SUBE CARGADA?


Los Juegos Olímpicos de la Juventud Buenos Aires 2018 tendrían que tener una gran repercusión sobre el transporte público porteño, ya que quienes posean el Pase Olímpico deberían viajar gratis en las líneas de colectivo que tengan como parte de su recorrido las sedes de la competencia. Sin embargo, la gratuidad del transporte es una incógnita.

Por Luca D’Agostino

Quizás la mejor decisión que se haya tomado de cara los YOG que comenzarán en un puñado de días en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires haya sido la referente a la gratuidad, si bien selectiva, del transporte público, un servicio que no para de aumentar desde que comenzó el año. “Los pases que son para ir a ver los Juegos no pueden viajar en forma gratuita. Los voluntarios no pagan, los que van a ayudar, trabajar, los demás sí”, señaló Adriana Condes, responsable de atención al pasajero de la empresa DOTA, a la cual pertenecen las líneas 101 y 115.

La Avenida 9 de Julio, una de las calles más transitadas de la Capital Federal, ahora, en vísperas de la competencia, está afectada, además de a los cortes y manifestaciones habituales, a los preparativos para la ceremonia inaugural de los Juegos, que se llevará a cabo el 6 de octubre. Además, la zona del parque olímpico tendrá un corte en la avenida Coronel Roca, que es una de las calles que rodea la Villa Olímpica. Por eso, la línea 91, otra con contacto con una de las sedes, dará su giro en Avenida Corrientes.

Juan Pablo Crivelli, gerente de atención en la línea 150, contó que le llegó la credencial original, pero que desconocía las pulseras que se otorgaron en los locales de la empresa de telefonía Samsung. Al enterarse de que hay un pase aparte de la credencial, solicitó vía mail una copia para ponerla en los parabrisas de las unidades de la empresa. Los colectivos ya ostentan la imagen de la credencial de cuello.

En 2014, los YOG se desarrollaron en Nankin, China, y tuvieron una particularidad: el comité organizador desarrolló un plan de transporte integral para todos los atletas olímpicos y espectadores, así como para los voluntarios y personal de los juegos. En el transcurso de la competencia, los colectivos que transportaban a los atletas debían cederles el acceso de manera gratuita, por ello se aplicaron restricciones temporales de tráfico. Además, se incorporaron siete líneas de autobuses. También, el metro de Nanjing fue designado como transporte oficial de los Juegos.

En 2010, cuando los JJOO de la Juventud se desarrollaron en Singapur, el Centro de Operaciones de Transporte de Eventos (ETOC) se encargó de todos los asuntos vinculados al transporte, proporcionando información en tiempo real. Fue un servicio que conectó todos los escenarios olímpicos para todas las personas acreditadas, que también tenían derecho a viajar gratis en los autobuses públicos. Las líneas fueron asignadas a las principales rutas para el acceso rápido a todas las sedes.

Por fuera de las particularidades de las líneas 101, 115 y 150, las restantes líneas con recorrido olímpico, 114, 143 y 91, ya reconocen los dos tipos de pases. Pablo Cancelo, representante del 91, confirmó que podrán viajar gratis aquellas personas que sencillamente muestren sus credenciales o pulseras. Esta línea tiene su recorrido, en parte, por Nueva Pompeya, un barrio cuyos vecinos, tres meses atrás, exhortaron al gobierno a brindar mayor seguridad ante el aumento de la cantidad de robos. Frente a la falta de respuestas del Gobierno porteño, iniciaron una campaña bajo el lema “Más seguridad para Pompeya”.

Entre tanto, los voluntarios ya empezaron a viajar gratis. Guillermina Contaibo, una voluntaria de 22 años que será parte de los YOG desde adentro, ya se traslada sin pagar hacia la villa olímpica desde su casa en Jorge Newbery, vía ferrocarril General Urquiza y línea 114. “La credencial me la dieron por ser voluntaria, está bueno que pasemos gratis porque ahora aumentó todo”, dijo Contaibo.

La mayoría de las líneas que recorren escenarios olímpicos se adhirieron al pase gratis sin muchos preámbulos, pero algunas todavía no están completamente informadas sobre el tema y otras ni siquiera van a implementarlo. En vísperas de la competencia que reunirá a los mejores deportistas menores de edad del mundo, no se puede precisar con firmeza quiénes, cuándo y qué transportes serán gratuitos y cuáles seguirán cobrando la tarifa regular.

Your email address will not be published.