QUE NO SEA 13 DE LA MALA SUERTE


Un día antes del comienzo del Mundial de Rusia 2018, se votará la sede que organizará este torneo en 2026. En Marruecos están expectantes y ruegan superar las instancias de evaluación para lograr el objetivo de entrar en la votación.

Por Florencia Expósito

“Tenemos un solo pedido: que vayamos al voto. Nosotros tenemos fe que si es así vamos a ganar. Ese es el objetivo de Marruecos”, enfatizó Kamal Haoudi, encargado de Negocios de la Real Embajada de Marruecos en Buenos Aires.
El próximo 13 de junio, en vísperas del comienzo del Mundial se llevará a cabo en Moscú la votación para elegir el país que albergará a la Copa de 2026. En la contienda, Marruecos, que este año vuelve a participar de la máxima cita del fútbol después de 20 años, se enfrentará a una potencia como Estados Unidos, que presentó su candidatura junto a Canadá y México.
Tras los escándalos de corrupción en los cuales se vio envuelta la FIFA en el último tiempo, su presidente, Gianni Infantino, habló de un sistema de puntuación y evaluación más transparente, sin lugar a subjetividades. Sin embargo, el pasado 25 de marzo, el titular de la Real Federación Marroquí de fútbol, Fouzi Lekjaa, envió una carta al mandamás de la entidad con sede en Zurich para reclamar por una serie de cambios de último momento que podrían dejar a los africanos fuera de competencia. Estos nuevos requisitos fueron interpretados, tanto por las autoridades como por la prensa marroquí, como maniobras para eliminarlos de la pugna. “Ahora exigen un aeropuerto a 90 km como máximo. Si una ciudad está a 93 km ¿van a descalificar al país?”, ejemplificó Haoudi. Y continuó: “Otro cambio es disponer de un aeropuerto que pueda recibir a 60 millones de pasajeros. Eso existe nada más en el Norte, y no en todos los países. París no recibe, de hecho, 60 millones”.
Durante la semana del 16 de abril, Marruecos recibió la visita de la “Task Force”, la comisión encargada de evaluar los proyectos de los candidatos. Pero el informe final no será presentado sino hasta el 11 de junio, es decir dos días antes de la votación. “Faltando dos días para la elección pueden dejar afuera a un país, el nuestro, por ejemplo. ¿Por qué no lo publican antes así corregimos lo que sea necesario?”, se quejó el diplomático.
Se trata de la quinta oportunidad en la que el país africano aspira a ser sede de un Mundial. En las anteriores fue superado por el propio Estados Unidos, en 1994, por Francia, en 1998, Corea – Japón, en 2002 y Sudáfrica, en 2010. Esta última denunciada por el diario británico “The Sunday Times” por una presunta manipulación de los votos.
Esta vez, y a pesar de las suspicacias mencionadas, se sienten con más optimismo para ganar la plaza. Entre los argumentos que enumeró Haoudi, cuentan con el apoyo total del continente africano y de todos los países árabes. Estos no son datos menores. Cabe recordar que Marruecos estuvo alejado del resto de África durante más de tres décadas por sus políticas exteriores, hasta que en enero de 2017 volvió a formar parte de la Unión Africana. Por su parte, Arabia Saudita, había sido señalada por el diario “Mundo Deportivo” de España como un opositor a la elección del país africano. “Eso es cosa de la prensa nada más”, sostuvo el funcionario marroquí, quien agregó: “Tenemos un comunicado oficial de todos los países árabes, que apoyan la candidatura”.
También algunos europeos como España, Francia y Bélgica ya se pronunciaron de manera oficial a favor de los africanos. Por su parte, la CONCACAF y la CONMEBOL irán por Estados Unidos. “Tememos que nos eliminen antes, veremos si la FIFA cambió de verdad y no es manejada por los intereses de las empresas del Norte. En las urnas ganaremos”, afirmó Haoudi. El miércoles 13 se sabrá si es el de la mala suerte o no para Marruecos.

Your email address will not be published.