REZO POR VOS


El furor de las iglesias evangélicas: cada día abre un nuevo templo en la Argentina.

 

Por Bertoni, Mario; Cannolo, Nadir (@Cano_arg); Dellavalle, María (@PiniDellavalle); Doat, Victor (@VictorDoat); Konradi, Natalia (@NatalyKonrad); Mosqueira, Julieta (@J_Mosqueira)

 

Los domingos las puertas están abiertas de par en par. Dos mujeres bien  vestidas saludan cordialmente e invitan a pasar. Todos se abrazan y charlan hasta que comienza la primera parte del culto: la alabanza. Tiempo después, el pastor da la palabra del día. Gente de todas las edades escucha con atención.  El protocolo queda en la puerta de la iglesia: cada uno, desde su lugar, se concentra. Muchos cierran los ojos y le cantan a Dios. “Al rey de reyes, Señor de Señores, hoy rendimos adoración. Como una ofrenda a Ti, levantamos un corazón lleno de pasión”, repiten al unísono los fieles.

El  fenómeno de las Iglesias Evangélicas es una realidad en Argentina. Según datos del Boletín Oficial, se inaugura al menos una por día. En la actualidad hay 15 mil templos evangélicos. Se calcula un promedio estimado de 4 millones y medio de  personas que practican esta religión, dos millones y medio más que en la década del ‘80. Cada vez son más los fieles que abandonan el catolicismo tradicional para encausar la fe en esta religión. Los especialistas coinciden en señalar que los nuevos feligreses buscan encausar su fe y a buscar emoción en credos minoritarios y que lo que quieren es una relación con Dios con menos intermediarios. En este sentido, el trabajo social evangélico es  importante en Argentina.

Néstor Míguez, presidente de la Federación Argentina de Iglesias, asegura que  muchos “católicos nominales” fueron bautizados de chicos y nunca participaron activamente de la identidad de su iglesia. “El impacto emotivo, el sentido de comunidad, la norma de protección y contención que dan las iglesias evangélicas han llegado a sectores de la población que no se sentían contenidos en la forma tradicional de la pastoral católica”, argumenta.

Con el nombramiento del ex cardenal porteño Jorge Bergoglio como Papa (Francisco I), hay una intención de la Iglesia Cristiana en nuestro país de recuperar una iniciativa pastoral hacia esos sectores que se sienten abandonados y que encontraron en la iglesia evangélica una respuesta espiritual que no encontraron en su propia tradición.

Según Miguez, se pueden plantear grandes diferencias entre ambas religiones de tipo doctrinal, de configuración eclesiástica, en los modos sociales y relacionales de la pastoral, desde la forma de llegar a los fieles hasta la comunicación del evangelio.

Entre 2007 y 2011 se abrieron 800 nuevos templos, datos que convierten a las iglesias evangélicas en las más numerosas de la Argentina. Un relevamiento que realizó el Conicet junto a cuatro universidades nacionales en todo el país en 2008, arrojó que el 9 % de la población era evangélica (7,9 % de ellos pentecostales), más un 1,9% testigos de jehová y un 0, 9 % mormón; mientras que bajó el porcentaje de los católicos, que en aquel sondeo arrojaba el 76,5 %, pero los practicantes rondaban apenas el 20 %.

Además, también investigaciones del Conicet y la Universidad de Buenos Aires revelaron que, por ejemplo, en Quilmes, provincia de Buenos Aires, los evangélicos representan el 12% de la población y en las personas de menores recursos esa cifra se eleva al 25%. De los fieles de todas las religiones, sólo el 23% participa de las ceremonias en los templos y de éstos el 60% son evangélicos.

La cantidad de creyentes ha aumentado y se ha diversificado. Sol Barboza, una adolescente de 19 años que se congrega en una iglesia de San Isidro todos los domingos cuenta que “hace muchos años era católica, pero es muy estructurada la misa, muy  ceremonial”. Por otro lado, Pedro Mónaco, de 31 años, casado y fiel seguidor explicó que comenzó a ir por su novia iba y se dio cuenta de que los evangélicos son muy compañeros. “Te hacen sentir que no estás solo”, enfatizó. Además, sugirió que “todos los asistentes de la congregación establecen un buen vínculo por fuera de la iglesia”.

Para lograr abrir una organización religiosa, debe seguirse una compleja serie de pasos exigida por parte del Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto, excepto las organizaciones religiosas que profesan la religión Católica Apostólica Romana. Esto remite a que durante la dictadura cívico-militar de 1976, el expresidentes de facto Juan Carlos Onganía creó un registro de culto no católico a través de la Ley 21.745, que aún permanece vigente. Por ello todas las religiones por fuera de la católica deben entregar una serie de formularios que están disponibles en la página web del Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto y una breve descripción de la historia de la organización religiosa desde su constitución en el país. Se les exige dar a conocer las normas básicas de la religión, que incluye los principios y propósitos, el mecanismo de nombramiento de las autoridades religiosas, cuáles son los requisitos para ser ministros religiosos y las características de la doctrina. También deben detallar los ritos y ceremonias más importantes, las actividades permanentes y regulares del culto y, por último, hay que dejar una copia de cada uno de los libros sagrados en la Dirección General del Registro Nacional de Cultos.

———————-

Testimonios de fé

Carlos De Benedetti tiene 47 años, es padre de 3 hijos y decidió ser pastor evangélico porque dejó de ser un “convencido” para ser un “convertido”. “No es lo mismo creer algo que tomar el riesgo de vivirlo. Nosotros mostramos un interés real por el otro y nos preocupamos tanto como si fuese nuestro verdadero hermano de sangre”, reflexiona.

Alejandro Di Meola (42) es cristiano evangélico hace 12 años y piensa inscribirse en el seminario para ser pastor. “Se ha reducido el prejuicio hacia los evangélicos. Lo dice alguien que hace unos años, cuando pasaba por una iglesia evangélica, se cruzaba de vereda para que no lo persigan con sus biblias”.

—————————————————————————————————————–

“Los evangélicos le dan al sujeto la apariencia de que realmente se comunican”

Rubén Dri es filósofo, teólogo y profesor en la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires (UBA). Fue sacerdote durante 15 años, e integrante del Movimiento de Sacerdotes para el Tercer Mundo (MSTM) hasta 1976, cuando se exilió en México.

— ¿Cómo observa  el fenómeno de las iglesias evangélicas?

— Creo que en el fondo hay una necesidad religiosa que se expresa en determinadas situaciones límites y responde a la necesidad de las personas en un período de gran desestructuración social. La gran cantidad de sectores sociales sin proyectos necesita una contención, pero también la comunicación con el otro, y las nuevas iglesias evangélicas crean un sentimiento de comunidad que no existe en la iglesia católica, donde en misa cada cual ora por su lado. Los evangélicos le dan al sujeto la apariencia de que realmente se comunican.

— ¿Por qué cree que se han masificado?

— El cristianismo no puede estar ausente si buscamos tener una nueva sociedad. No puede estarlo, porque el pueblo lo lleva en la sangre y por lo tanto debe estar presente como liberador y no como opresor, porque hay que tener en cuenta que hay estructuras eclesiásticas y jerarquías que están opuestas a estos  procesos de transformaciones profundas, pero eso no es el cristianismo. El ser humano es un ser religioso, no hay que asustarse de eso, todos tenemos la necesidad de esta “relegazón”, la religión no está en crisis, no puede estar en crisis, las instituciones sí.

— ¿Cuál es la razón por la cual la iglesia católica no crece y la evangélica sí?

— La iglesia católica no responde a las expectativas religiosas de los fieles y la religión es una necesidad del ser humano, una manera de expresión. La institución se ha creado sobre estas necesidades. Este acartonamiento fue un retroceso que viene de los últimos dos papados: Juan Pablo II y Benedicto XVI. Y Ahora, Francisco se enfrenta a dos grandes enemigos para la institución, lo que llaman los “neo populismos latinoamericanos” y las Iglesias Pentecostales que desde hace tiempo viene robándole fieles al catolicismo.

Your email address will not be published.