RUSIA HACE SENTIR SU LOCALÍA


La segunda fecha del Mundial de Rusia 2018 comenzó con la victoria de los anfitriones por 3-1 ante Egipto en el Estadio San Petersburgo. Los dirigidos por Stanislav Cherchésov convirtieron ochos goles en dos partidos y están con un pie en octavos de final.

Por Gustavo Ferreyra

Rusia volvió a ganar. La selección local marcha con pie firme en el Mundial y esta vez fue Egipto el equipo que sufrió el sorpresivo poderío del anfitrión. Fue 3 a 1 en la noche de San Petersburgo y ante los pocos hinchas egipcios y un gran público ruso.
El conjunto africano, dirigido por Héctor Cúper no pudo reaccionar, pese a que su gran figura, Mohamed Salah, jugó desde el arranque. “No puedo estar contento porque hemos perdido y estamos fuera del mundial”, declaró el técnico argentino luego del partido por la segunda fecha del grupo A. Los goles los convirtieron Ahmed Fathy en contra, Denís Chéryshev y Artem Dzyuba, descontó Mohamed Salah de penal.

La necesidad de obtener los puntos que le permitirían seguir con la ilusión de clasificarse a octavos de final motivó a Egipto que tomó el dominio en los primeros minutos del encuentro, ante el repliegue de Rusia, que buscaba el corte en el medio y apostaba a los despliegues por las bandas con Aleksandre Golovin y Chéryshev.
Las más claras fueron del local con remates desde afuera y los recurrentes tiros de esquina. Egipto intentó ser más vertical ante la presión alta por parte del anfitrión que solo tenía como objetivo el arco que defendía Mohamed El-Shenawy. Trezeguet, que no es David, si no Mahmoud Ahmed, quien se hace llamar así por su parecido con el punta francés, fue el punto alto de los faraones con los desequilibrios por derecha y manejando los ataques de su equipo. La figura Salah, quien hizo su presentación en el mundial, no tuvo mucha participación, aislado sobre la banda derecha y ante la permanente marca de Yuri Zhircov, el goleador del Liverpool no generò peligro, solo un remate desde afuera del área sobre el final del primer tiempo, que controlo el arquero Igor Akinfeev.
El conjunto de Stanislav Cherchesov salió decidido en el segundo tiempo en busca de la victoria que le daría la clasificación a segunda fase. Las dos formas de ataque que presento Rusia dieron sus frutos.Un centro al área, que despeja El Shenawy, terminó en el remate de media distancia de Roman Zobnin, y ante el intento de despeje de el central Fhaty, los rusos se pusieron en ventaja. Es el quinto gol en contra en el mundial.

En los pies de Salah, Egipto buscaba reponerse anímica y futbolísticamente. La impronta del lateral brasilero quedaría demostrada por Mario Fernandes. Tras un desborde asistió a Denis Cheryshev que ponía el resultado 2-0.

La figura del partido dejaría su sello. Fue el faro de Rusia durante todo el partido, la referencia de ataque. Dominó de pecho fuera del área, con una sutil pisada quedo mano a mano con el arquero, y sentenciaba el partido 3-0. Impensado para cualquiera, incluso para la afición rusa. Ocho goles en dos partidos.

De la misma manera que puso a todo Egipto feliz y que le daba la clasificación al mundial, el goleador del Liverpool descontaba de penal, consultado previamente por el árbitro paraguayo, Enrique Cáceres por el VAR. Es el noveno gol desde los 12 pasos en lo que va de la competencia.

De poco serviría el descuento, tras la finalización del encuentro la ilusión de los egipcios se esfumó. Una victoria mañana de Uruguay ante Arabia Saudita los dejaría definitivamente fuera de la máxima competencia del mundo.

Your email address will not be published.