SERBIA NO PUEDE FALLAR


Los balcánicos se enfrentarán a Brasil desde las 15 (hora argentina) en Moscú con la necesidad de un triunfo para asegurarse el pase a octavos de final. Los dirigidos por Tite parten como candidatos y saben que una igualdad los pone en la siguiente instancia. El partido será arbitrado por el misionero Néstor Pitana.

El estadio del Spartak de Moscú será el escenario de una guerra de voluntades. Brasil saldrá a disputar la tercera fecha del Grupo E con la ventaja psicológica de saber que un empate le asegurará el pase a semifinales. Por eso el entrenador Tite confirmó que mantendrá a los 11 con los que inició el camino de la victoria ante Costa Rica, el viernes: Alisson; Fagner, Miranda, Thiago Silva y Marcelo; Casemiro, Paulinho y Coutinho; Willian, Gabriel Jesús y Neymar.

Por el lado de Serbia, los dirigidos por Mladen Krstajić saldrán con la presión de conseguir una victoria que no los deje afuera del Mundial; un empate los haría esperar el tropiezo de Suiza ante Costa Rica en el match que jugarán paralelamente en Nizhni Nóvgorod. Los elegidos son Vladimir Stojkovic; Antonio Rukavina, Branislav Ivanovic, Dusko Tosic y Aleksandar Kolarov; Nemanja Matic, Luka Milivojevic, Sergej Milinkovic-Savic, Dusan Tadic y Filip Kostic, y Aleksandar Mitrovic.

La historia marca una notable paridad, ya que entre los encuentros jugados entre sí (a Serbia se les computan los que disputó como Yugoslavia) hay una victoria balcánica en el primer torneo, en Uruguay 1930 (2-1), un triunfo verdeamarelo en Brasil 1950 (2-0) y dos igualdades en Suiza 1954 (1-1) y Alemania 1974 (0-0).

Para el misionero Néstro Pitana será el segundo partido en Rusia 2018, tras el encuentro inaugural entre los locales y Arabia Saudita, y le permitirá convertirse en el árbitro argentino con más presencias mundialistas con seis, tras haber llevado adelante cuatro cotejos en Brasil 2014, dejando atrás los cinco que dirigió el quilmeño Horacio Elizondo en Alemania 2006.

Your email address will not be published.