SIEMPRE NOS QUEDARÁ EL CINE


Así como el verano se despide, también lo hace el decimotercer encuentro cinematográfico argentino-europeo. 

Por Julieta Cáceres, desde Pinamar

Concluye una semana de cine nacional y europeo, una propuesta única en el país que combina producciones del viejo continente, esas que acá casi no llegan. Además, brinda una gran oportunidad para que la industria local pueda mostrar sus creaciones.

El paisaje solo incrementa el disfrute de la experiencia, y la hospitalidad de los locales hace que la espera por el próximo festival esté llena de expectativas. Escuchar a los directores, actores y productores hablar de sus films minutos antes de cada una de las proyecciones, las entradas a precios populares, y la posibilidad de ver películas que de otra manera sería imposible ver en sala; convierten a Pantalla Pinamar en un evento casi obligatorio para los cinéfilos.

Dramas, comedias, bélicas, cortos; en castellano, inglés o danés. Un caleidoscopio de culturas que se condensan en una de las formas artísticas más disfrutables: el cine. Y esta oportunidad fue aprovechada por muchos, el festival tuvo una concurrencia multitudinaria, y las
salas del cine Oasis superaron el 90 % de ocupación.  Quizás en las próximas ediciones, los espectadores puedan ser de franjas etarias más variadas, ya que, en esta edición, los sexagenarios ganaron por amplia mayoría.

El festival concluyó el sábado 18 con la presentación de nueve films, pero la atención está puesta principalmente en la película de cierre, que será sorpresa. Siguiendo con su tradición, Pantalla Pinamar no debelará el nombre del film hasta un minuto antes de la función,
haciendo que la intriga consuma a los espectadores. Mañana domingo se realizará una jornada de repeticiones, en la que volverán a proyectarse doce de los films, seleccionados entre la centena que participaron.

Los días ya no estaban para sentarse a la orilla del mar, y mucho menos como para darse un chapuzón. Y contra un clima adverso, el cine es siempre una de las mejores opciones. Pantalla Pinamar demuestra, además, que podemos corrernos de Hollywood y seguir disfrutando de historias únicas. 

Your email address will not be published.