“SIN DIEGO, ARGENTINA NO ERA CAMPEÓN DEL MUNDO”


El preparador físico Fernando Signorini repasó su carrera, contó detalles de su relación con Maradona y su paso por varios mundiales.

Por Lucas Gómez

Fernando “El Profe” Signorini (68) estuvo presente en gran parte de la carrera de Diego Armando Maradona como su  preparador físico.

Sin lugar a dudas, ese hecho hace a su persona una figura destacada dentro del mundo del fútbol profesional.

En el bar Havanna, ubicado en barrio porteño de Belgrano, brindó una entrevista en la que dejó frases destacables.

 

-¿Qué opinión tiene respecto al juego del fútbol argentino?

-Si se jugara sin técnico sería mejor, los jugadores no recibirían la herencia de entrenadores basados en el miedo a perder el puesto, a no dar la talla.

-¿Y en lo político desde lo dirigencial?

-Mientras que la AFA siga liderada por Moyano, Tapia y Angelici, vamos a seguir sin llegar a ningún puerto. Habría que llamar a gente capacitada para lograr una mejora en la AFA, que seguramente es lo que hoy buscan, pero que no pueden hacerlo porque no saben.

-¿Qué piensa del exitismo en el fútbol?

-Antes que nada, creo que entrenar es educar. Para que haya un ganador, se necesita de un perdedor. Lo único que hay que exigir tanto en el deporte, como en la vida, es que se tengan que hacer las cosas de la mejor manera, y si sale mal, por lo menos saber que se dio lo máximo.

-¿Cómo es pasar de clubes como Rivadavia de Lincoln y Atlético Quiroga a trabajar con Maradona?

-Los jugadores son iguales en todos lados, la diferencia es el decorado.

-Entonces, ¿Diego era igual a esos chicos?

-Diego jugaba mucho mejor que los chicos que tenía en los clubes que trabajé, pero el afecto es invariable tanto para Maradona como para con los chicos de Rivadavia y Atlético Quiroga.

¿Cree que el Mundial ´78 fue legítimo?

-Las especulaciones se dieron gracias al grupo que se enfrentó al DT César Luis Menotti, con Fernando Niembro y varios “sátrapas” que, desde los medios, trabajaron para la dictadura. Tengo un profundo respeto por el esfuerzo de los futbolistas del ´78 que jugaron partidos bárbaros.

-Se dice que el Mundial ´86 lo ganó Diego solo. ¿Coincide?

-En lo que coincido es que sin Diego Argentina no era campeón del mundo. No hay manera de comprobarlo, pero creo eso.

-¿Cómo fue el primer encuentro con Diego?

-Fue en Barcelona, en el Camp Nou, donde conversamos por primera vez. Cuando le fracturan el tobillo, Diego me contrató como preparador físico personal e inventó ese trabajo que no existía.

-Le dio la noticia de dóping en el ´94. ¿Cómo fue aquel momento?

-Difícil. Diego se había preparado mucho para ese mundial. Sin embargo, un error del nutricionista hizo que “le cortaran las piernas”. Fue una lástima, porque Argentina tenía un gran equipo.

-Haber compartido tanto con una figura como él, ¿qué cosas le sirvieron para su profesión y su vida?

-Diego me acercó a la poesía.

-¿A la poesía, por qué?

-La sensibilidad que tenía él y lo que hacía dentro del campo de juego, transformaba un hecho deportivo en algo artístico y la poesía es una expresión similar a lo que me provocaba Maradona. Se lo agradezco de por vida.

JUAN ROMÁN RIQUELME, OTRO DISTINTO

La profesión de Fernando Signorini lo acercó a distintas figuras del fútbol mundial y Riquelme también fue parte de su carrera. “Es un enamorado del fútbol, un pibe muy querible. Muy perro verde, distinto a la mayoría y por eso tan atractivo”, destaca el profe en relación a su encuentro con Román en su segundo paso por el Barcelona.

En él descubrió un futbolista de raza y uno de los tipos que más valora por “ser un rebelde con el poder”.

Según Signorini, a Riquelme no podrán callarlo nunca, porque su voz es importante.

Leave a Comment


Your email address will not be published.