TITÉ INTERNACIONAL


La selección más ganadora de la Copa del Mundo se presentará en Rusia con la herida del último Mundial bien curada: ganó el oro olímpico hace dos años y lideró las Eliminatorias con una superioridad que la volvió a vestir de candidata. El hombre que mueve los hilos del nuevo Brasil es Adenor Bacchi, Tité, cuyo respaldo se sostiene a base de pergaminos y títulos.

Por Martín Marzolini (@MartinMarzolini)

Foto: Sergio Barzaghi

“El trabajo de Tité es maravilloso. Ya era su turno antes de que Dunga asumiera por segunda vez y había dicho eso en la CBF (Confederación Brasileña de Fútbol). Cuando él llegó realmente formó una base fuerte”, declaró Bebeto, el histórico delantero mundialista brasileño, a Brasil Global Tour. Adenor Bacchi, más conocido como Tité, es el actual entrenador de la selección de fútbol de Brasil. Su chance de comandar al equipo más ganador de copas del mundo llegó tras sumar una vasta experiencia en torneos internacionales de clubes.
Desde el jueves primero de septiembre de 2016, cuando dirigió su primer partido de Eliminatorias, quedó demostrado que Tité no cambiaría su estilo de juego bajo ningún punto de vista: abundancia de jugadores para defender, velocidad para atacar al recuperar el balón. Y un grupo unido fuera del campo de juego.
A fines del año pasado, mientras Neymar navegaba en un océano de críticas por una expulsión en PSG y supuestos inconvenientes de vestuario en la selección brasileña, Tité le pidió al jugador que se quede con él en una conferencia de prensa y expresó: “Llevo un año y medio trabajando con Neymar. Siempre ha sido leal. La gente ha dicho que tenemos problemas. Esto no es verdad. Es un ser humano y comete errores, nadie es perfecto, pero cuando tiene un problema con alguien, lo resuelve en el vestuario”. El delantero lo abrazó, entre lágrimas, a modo de agradecimiento por tamaño gesto fraternal.
Aunque las características humanas al frente de un grupo no fueron el principal motivo de la contratación de Bacchi como entrenador de Brasil. Las buenas estadísticas de sus equipos, acompañadas por un gran juego individual y colectivo, le valieron elogios de todos los colores. Para los seguidores y conocedores del fútbol sudamericano, los únicos que podrían sorprenderse de la elección de Tité eran aquellos que miran exclusivamente el deporte del viejo continente.
El DT dirigió once equipos en Brasil y dos en Emiratos Árabes Unidos. Sus inicios como técnico datan de mediados de 1990, en Grêmio Atlético Guarany. Pero el éxito y reconocimiento en América tardarían en llegar: en 2008, como entrenador de Internacional de Porto Alegre, se coronó en la Copa Sudamericana, su primer título internacional. Con Alex y Nilmar como goleadores, el Inter derrotó a rivales de peso histórico en el continente, como Boca y Estudiantes de La Plata. “Tengo una identificación con Argentina muy grande, un respeto y una identificación muy grande por su competitividad”, declaró el DT en 2017. Los picos de su carrera están marcados por enfrentamientos con equipos argentinos, como aquella primera conquista, que fue ante el Pincha.
Al mando del Inter brasileño, Tité ganó la Copa Suruga Bank en 2008. De allí, volvió a Medio Oriente, donde ya había dirigido a Al-Ain, para entrenar a Al-Wahda. Pero sin la compañía de los resultados, regresó pronto a Brasil para asumir la dirección técnica de Corinthians. En el Timao, Bacchi trabajó duro para conseguir la Copa Libertadores. Sin sobresaltos, dejó atrás la fase de grupos que compartió con Cruz Azul, Nacional de Paraguay y Deportivo Táchira. En las instancias de eliminación directa, eliminó a Emelec, Vasco da Gama y Santos rumbo a la final, en la que se impuso ante Boca. Aquel Corinthians describió con una estadística la esencia de Tité: recibió tres goles en 14 encuentros.

Foto: Marcos Ribolli

En diciembre de 2012, los festejos que se habían originado en el Paecambú al imponerse sobre el Xeneize, se trasladaron al Estadio Internacional de Yokohama. Con gol del peruano Paolo Guerrero, los paulistas vencieron a Chelsea de Inglaterra y se consagraron campeones del Mundial de Clubes. Tité consiguió un título internacional más en 2013, cuando Corinthians le ganó la Recopa Sudamericana a Sao Paulo.
El buen momento que vive la selección de Brasil, oro olímpico y mejor equipo de las Eliminatorias sudamericanas, tiene el sello del nuevo cuerpo técnico, con Adenor Leonardo Bacchi como cara visible, un DT que conquistó América y el mundo sin figuras rutilantes. El entrenador fue clave para que el único seleccionado pentacampeón se vista nuevamente de candidata en la previa del Mundial de Rusia, en el que el currículum de Tité se expondrá a la prueba máxima: recuperar la gloria que le es esquiva a la Canarinha desde Corea-Japón 2002.

Your email address will not be published.