TRES CLUBES DE BARRIO SOBREVIVEN AL BOOM TURÍSTICO E INMOBILIARIO DE PALERMO


Tienen entre 70 y 85 años. Son Eros, Estrella de Maldonado y Villa Malcolm, que conviven con la fuerte modernización y refuncionalización del barrio donde nacieron. Subsisten gracias a sus socios y a las actividades que ofrecen. Y pese a recibir ofertas, se niegan a vender sus propiedades.

Por Stephanie Bryner, Ezequiel Cozza, Aimé Olivera, Ana Guillermina Roca y Macarena Vargas

“Vengo al club desde que tengo seis años. Estaba todo el día. Tiraba dos o tres sillas y dormía en los salones esperando que se hicieran las nueve de la mañana para ir a la pileta”, cuenta Fabián Castro, presidente del club Estrella de Maldonado, fundado en 1934. Debido a sus mil socios, el club logró sobrevivir a la explosión inmobiliaria y comercial de Palermo. En un radio de ocho cuadras, ese y otros dos clubes históricos se mezclan con los múltiples outlets, restaurantes y hoteles de una zona muy visitada tanto por extranjeros como por argentinos.

Otra de las instituciones es el club Eros, que cobra una cuota social de solo $ 5 y perdura gracias a su cantina tradicional porteña. Con un menú básico de pastas y carnes, es muy elegida por los clientes. Todos los fines de semana hacen fila para entrar. Eros se creó en 1941, en un momento en que los clubes de barrio predominaban en las calles de Palermo. Para adquirir la propiedad, cada socio se hizo cargo de la compra de un metro cuadrado, y así fueron subdividiéndolo y juntando el dinero.

El Villa Malcolm es el tercer club que logró resistir a los desarrollos comerciales de Palermo. Cobra una cuota mensual de $ 40 y ofrece a sus 300 afiliados actividades como fútbol y patín artístico. El club se fundó en 1928 y mantuvo distintas sedes alrededor de una misma manzana hasta llegar en 1953 al terreno que ocupa hoy en Córdoba al 5000. Además, rechazó todo tipo de ofertas inmobiliarias.

“Hemos tenido muchas oportunidades para vender, pero no se puede porque Estrella de Maldonado es una asociación civil sin fines de lucro, sin dueño. En caso de tener que liquidar, las acciones van a un hospital público”, explica Castro, quien no ignora las altas cotizaciones de las propiedades de Palermo, cuyos valores rondan los U$S 2.000 el metro cuadrado. El club que preside se construyó en terrenos cedidos por la entonces Municipalidad de Buenos Aires. Antes era un club muy familiar: el 80 % era actividad social y había muy pocas actividades. Ahora, en cambio, hay actividades en horarios correlativos.

Un aspecto que colabora con la subsitencia de los clubes es el impositivo. Por su condición de clubes sociales, desde hace varios años ninguna de estas asociaciones paga ABL y otros servicios básicos, como por ejemplo agua corriente, ya que están exentos.

A diferencia de Estrella de Maldonado, Eros y Villa Malcolm sí están en condiciones de poner sus propiedades a la venta, pero quienes los conducen afirman que “ésa no es la verdadera esencia del club”. Para los directivos de las instituciones, estos espacios forman parte de la historia del barrio y son el lugar de encuentro con amigos, y donde los chicos pueden encontrar un marco de contención.

En los últimos años, la cotización de las propiedades en Palermo subió exponencialmente por el auge comercial y turístico de la zona. No fueron pocas las ocasiones en las que recibieron importantes ofertas económicas para edificar sobre la sede de los clubes.

A pesar de las limitaciones materiales y edilicias que atraviesan los clubes, el presidente de Estrella de Maldonado, Fabián Castro, asegura que tratan de “mantener una cierta esencia, que tiene que ver con que la gente se sienta cuidada”. “Queremos que defienda la camiseta, que tenga un lugar de pertenencia, que se pueda sociabilizar con los demás. Es muy difícil, pero de alguna forma lo logramos”, se enorgullece Castro.

Ser socio, desde $ 5 

El club Eros está en Uriarte y Honduras, una esquina sin ochava. Su sede es de color blanco, con ventanas azules. La cuota para ser socio es de $ 5 y se puede contactar al club al 4832-1313 o directamente en el lugar, que está abierto desde las 8 de la mañana y “hasta que se vaya la última persona”. En la Avenida Córdoba 5064 se destaca entre los locales de ropa el cartel rojo de neón que dice “Villa Malcolm”. Asociarse cuesta $ 40 y para informarse sobre las actividades y los horarios se puede llamar al 4772-9796 recién a partir de las 17. Estrella de Maldonado tiene una cuota de $ 70 para menores y de $ 80 para mayores. A mitad de cuadra de la Avenida Juan B. Justo al 1400 se ven los ladrillos y la arcada con el escudo del club. Al marcar 4771-9334 se escucha: “Estrella, ¿qué necesita?”.

 

What others say about : TRES CLUBES DE BARRIO SOBREVIVEN AL BOOM TURÍSTICO E INMOBILIARIO DE PALERMO..


luciana

HOLA, queria saber si habia disponibilidad para jugar al voley, me recomendaron este club, el equipo lo tenemos solo nos faltaria el lugar, desde ya muchisimas gracias

Your email address will not be published.