La historia de Mariano Carvajal es de película: comenzó bailando breakdance en su ciudad natal (Fernández Oro), debió pagarse el pasaje a Japón para clasificarse a los Juegos Olímpicos de la Juventud y será representante nacional en el breakdance, que hace su estreno en Buenos Aires 2018

Por Nicolás Lafuente

Breakdance, es una disciplina que nació en los años setenta en los suburbios neoyorquinos de Brooklyn. Practicada en distintas partes del mundo como un arte callejero, este año estará presente en un Juego Olímpico como deporte a partir de octubre. Este deporte no posee un ente oficial que la regule, no cuenta con el apoyo de nadie. Por eso, quienes representarán al país en esta disciplina, llegaron a los Juegos solo con el apoyo de sus familias y el sacrificio de cada uno, como el caso de Mariano Carvajal.

Este joven de 17 años, que se hace llamar como Broly en el ambiente del breaking, nombre que sacó de uno de los personajes de Dragon Ball-Z, es oriundo de la ciudad de Fernández Oro, provincia de Río Negro. Mariano, con la voz entrecortada y temblorosa, recuerda los momentos vividos en su ciudad natal en donde iba a practicar a la plaza más cercana, a unos cuatro kilómetros de su casa. Allí, haga frío o calor, con su mochila colgando de su espalda, se dirigía en busca del mejor rincón para poder desplegar su piso vinílico y así poder mejorar sus pasos de baile.

El amor por este deporte le nació cuando recién comenzó a dar sus primeros pasos, gracias a la motivación de su padre hace más de una década atrás, en 2004, en la zona del Alto Valle. Mariano empezó a hacer sus primeras armas en el breaking junto a otros niños sin saber que algún día representaría a su país en una Olimpiada.

¿Pero de qué se trata esta disciplina? Básicamente es un mano a mano entre dos personas, en grupo o individual mostrando sus destrezas. Quien baile mejor obtendrá más puntos y saldrá ganador. Estos puntos, que se suman a por cada movimiento hecho por los competidores, los determina el jurado, pero cada uno tendrá una mentalidad diferente, ya sea por cómo empezó bailando el atleta o por propias experiencias a lo largo de su carrera como breaker, ya que siempre son exbailarines. Los más completos se llevarán puntos extras. Sin embargo, existen movimientos fundamentales que todo bailarín debe dominar: top rock, footwork, powermove y freeze.

Junto a otros tres bailarines de Rosario y Mendoza, Mariano participo de la WOSF Youth Breaking World Championship (Campeonato Mundial de Break dance juvenil). Este evento se llevó a cabo en mayo en la ciudad de Kawasaki, Japón. El joven rionegrino tuvo el valor de medirse ante otros participantes de distintas partes del mundo en donde culminó en el noveno lugar, en donde debió medirse ante 86 participantes de 24 países. Su deseo ahora es hacer un buen papel en los Juegos, ser reconocido por lo que hace, y poder competir en la Red Bull BC One, otra competencia de nivel internacional en la cual se enfrentan los mejores B-boys de todo el planeta. “Con mi señora hablamos de que no fue en vano todo lo que Mariano aprendió. Estoy muy contento como padre. Que él, en ese viaje, en ese mundo totalmente distinto al nuestro, se haya desenvuelto de esa forma, a mí me da la tranquilidad de que adonde viaje va a saber cuidarse solo”, señaló Yovany Carvajal, el padre de Mariano.

Ahora, vestirá los colores celestes y blanco con el anhelo de llegar a lo más alto del podio de los Juegos Olímpicos de la Juventud, en una disciplina poco conocida. “Entreno demasiado y me esfuerzo todos los días para llegar en donde estoy hoy. Fueron varias las etapas que pasé para llegar a un Juego Olímpico y, llegar de esta forma, es lo mejor que me pasó. Todo lo conseguí a pulmón. Siempre puse el pecho por el baile y lo que me gusta, y me dediqué a esto además de ir al colegio, a pesar de no tener tiempo para cosas que hacen chicos de mi edad. Sobresalir en lo que te gusta es lo mejor que te puede pasar”, finaliza Mariano Carvajal, quien estará acompañado por la mendocina Valeria González en la rama femenina.

Leave a Comment


Your email address will not be published.