“VAMOS A APROVECHAR PARA HACERNOS CONOCIDOS”


Jonathan Agüero es un artista: recicla botellas y crea vasos por su cuenta y por hobbie. En las sedes de los YOG, intentará vender una edición especial de sus productos caracterizada por sus motivos deportivos y la alegoría olímpica.

Por Juan Cruz Vesely

El día de comienzo de los Juegos Olímpicos de la Juventud está llegando y los emprendedores buscan aprovechar esta oportunidad para sumar seguidores y ventas. Jonathan Agüero, que vive en Villa Lugano, es un vendedor por internet que intentará proyectar su marca con motivos especiales por la trascendencia del evento. Ante la crisis nacional, Burkina Vasos buscará asentarse en el mercado.

El aroma a café invade hasta las paredes pintadas de blanco que tiene en su cocina. Una mirada en contra del capitalismo en el que vivimos corta el aire como también lo hace su cuchillo al bizcochuelo de chocolate que preparó Romina, su novia. “Vendo vasos. Reciclo botellas y las transformo en algo útil. Trabajo de manera dependiente en una empresa, como lo hace la mayoría. Pero qué lindo sería que cada uno pudiera ser su propio jefe y dejar este sistema tan desequilibrado”, analiza Agüero.

Este evento internacional lo hizo pensar y actuar para sacarle jugo a la gran cantidad de disciplinas de los Juegos, que afectaron a sus creaciones. “Mi proyecto ya tiene un par de años y nunca fue lo más importante en mi vida, pero me gusta disfrutarlo. Los Juegos pueden ser el salto. Vamos a aprovecharlos para vender más y hacernos más conocidos”, subraya el vendedor.

Mediante sus plataformas en Instagram, Facebook y Twitter, Agüero promociona su negocio. A pedido o con los motivos ya presentados en fotos, las personas adquieren sus vasos. Un atleta lanzando una jabalina, otro corriendo, otro jugando al hockey son algunos de los homenajes a los deportes de los Juegos Olímpicos. “Estoy en contra de este Gobierno y de todo el dinero tirado a la basura en estos años. La gente tiene que rebuscarse más que nunca en otra cosa porque solo con el sueldo no le alcanza a nadie. Ni pensar para los que no tienen ningún trabajo. Es un desastre”. Como a cada persona que le gusta tener un pasatiempo, Agüero pensó el suyo como tal más allá del dinero que pudiera recaudar en el ínterin. Sin embargo, se frustra al pensar que, de seguir este camino, deberá afianzar más los eslabones y considerarlo una fuente genuina de ingresos.

“Cerca de casa estará una de las sedes más importantes de los Juegos, ideal para hacer publicidad de alguna manera. Ya tengo el pase olímpico”, revela entre risas. El Parque Olímpico de la Juventud se encuentra en Avenida Roca, a unas 20 cuadras de su centro de operaciones. Con un tono más serio, aunque con una risa sobre el final, concluye: “Obviamente, en un evento tan importante, entiendo los riesgos que se corren. Un microemprendimiento no puede superar a las grandes corporaciones mundiales. Pero lo lindo de este juego es ver hasta dónde se puede molestar”.

No será tarea fácil dentro de las sedes de los Juegos hacer publicidades ajenas a las grandes marcas o compartir el espacio con quienes aportaron con antelación. No obstante, Agüero buscará dejar una huella nacional del 6 al 18 de octubre. Un argentino y un microemprendimiento es la ecuación perfecta para hacer una criollada.

Your email address will not be published.