.

“YO NO QUERÍA SER PARTE DE ESTA GUERRA”


Mehmet Dogan, antropólogo y periodista kurdo de Turquía, está radicado en Latinoamérica desde hace cinco años y más de dos años en Argentina. Perseguido y encarcelado en su adolescencia, tuvo que dejar su Patria y exiliarse por ser un activo militante de la identidad de su pueblo. Hoy dicta seminarios sobre la causa kurda y Medio Oriente en la Facultad de Filosofía y Letras, Universidad de Buenos Aires. Afuera del bar armenio en el barrio de Palermo Mehmet está parado mirando el horizonte muy concentrado, mientras fuma un cigarrillo. El humo hace un movimiento espiralado que pasa por sus ojos y todo su rostro. No se inmuta. Hay algo que está viendo más allá de su vista que va más allá del tiempo y espacio en el que se encuentra. Parece como si ese cuerpo rígido, en sus pensamientos, pudiera trasladarse de sitios con flexibilidad, vivir otros tiempos como reales, o tal vez, ir a buscar respuestas a una profundidad poco accesible.

Por Florencia Rojas

¿Por qué te fuiste de Kurdistán?

En Turquía hubo un golpe de estado en el 1980. (19 20 años=Y a causa de mis actividades estudiantiles estuve preso durante seis años. Salí de la cárcel gracias a organizaciones de DDHH como Amnistía Internacional. Y desde allí ya no pude regresar. En 1986 me fui a Europa.

¿Que estudiabas? ¿Que otras actividades estudiantiles realizaste?

Era estudiante de Ciencias Físicas. Fui animador de baile y música kurda en la Universidad. Y organizador de todas las actividades que representaran a los kurdos, armenios, asirios o toda minoría.

¿Es por esto que te llevaron preso?

Si, estas actividades para el gobierno turco estaban vistas como separatistas por eso estuvimos presos. Fuimos 600 mil presos políticos en menos de 3 meses. También implementaron el servicio militar obligatorio, de manera que se termine de eliminar gente porque había empezado la guerra entre el PKK (Partido de los Trabajadores, en sus siglas en turco) y el gobierno de Turquía. Yo no quería ser parte de esta guerra. Ni de parte del PKK ni de parte de Turquía. Odio las armas.

¿Cómo fue la experiencia en la cárcel?

Hasta que estuve preso no tenía ideas políticas. En la cárcel conocí muchos compañeros de diferentes países. Con ellos entré a una formación política. Creo que la cárcel fue una escuela. Había constantes represiones. Nos torturaban, nos cambiaban de ciudad para no establecer lazos duraderos pero nosotros seguíamos acompañados con los que estábamos y en lucha permanente para guardar solamente nuestra dignidad.
Cada veinte días hacíamos una huelga de hambre en contra de la imposición de reglas militares que rechazábamos.

¿Por qué te fuiste de Kurdistán?

En Turquía hubo un golpe de estado en el 1980. (19 20 años=Y a causa de mis actividades estudiantiles estuve preso durante seis años. Salí de la cárcel gracias a organizaciones de DDHH como Amnistía Internacional. Y desde allí ya no pude regresar. En 1986 me fui a Europa.

¿Que estudiabas? ¿Que otras actividades estudiantiles realizaste?

Era estudiante de Ciencias Físicas. Fui animador de baile y música kurda en la Universidad. Y organizador de todas las actividades que representaran a los kurdos, armenios, asirios o toda minoría.

¿Es por esto que te llevaron preso? 

Si, estas actividades para el gobierno turco estaban vistas como separatistas por eso estuvimos presos. Fuimos 600 mil presos políticos en menos de 3 meses. También implementaron el servicio militar obligatorio, de manera que se termine de eliminar gente porque había empezado la guerra entre el PKK (Partido de los Trabajadores, en sus siglas en turco) y el gobierno de Turquía. Yo no quería ser parte de esta guerra. Ni de parte del PKK ni de parte de Turquía. Odio las armas.

 ¿Cómo fue la experiencia en la cárcel? 

Hasta que estuve preso no tenía ideas políticas. En la cárcel conocí muchos compañeros de diferentes países. Con ellos entré a una formación política. Creo que la cárcel fue una escuela. Había constantes represiones. Nos torturaban, nos cambiaban de ciudad para no establecer lazos duraderos pero nosotros seguíamos acompañados con los que estábamos y en lucha permanente para guardar solamente nuestra dignidad.
Cada veinte días hacíamos una huelga de hambre en contra de la imposición de reglas militares que rechazábamos.

Your email address will not be published.