Gabylandia

El derechazo de Gaby.

La argentina dejó su huella en el país, que tiene una larga historia familiar, y lo convirtió en “Gabylandia”, su nuevo reino.

Por Franco Bottaro y Nicolás Huapaya

Hoy fue nadia, pero en tierra de Gaby… La tierra batida del certamen de Roma se volvió un campo dominado por Gabriela Sabatini a finales de los ’80 y principio de los ’90. La argentina dejó su huella en el país, que tiene una larga historia familiar, y lo convirtió en “Gabylandia”, su nuevo reino.

“En Roma pasaba algo único: Jugaba y sentía la energía de mis raíces. En mis partidos, familiares italianos iban a alentarme. Me conectaba con todo eso”, confesó Gaby alguna vez. Allí se coronó cuatro veces, pero la historia empezó con un segundo puesto. Su primera gran participación la tuvo en 1987, cuando se enfrentó a la que sería la gran rivalidad durante toda su carrera, Steffi Graf. La tenista alemana la venció 7-5, 4-6 y 6-0 en esa final, pero Gaby, con la sangre en el ojo, se propuso ganar el torneo del país de sus raíces, y demostrar su poderío emocional y deportivo. Tan solo un año después, se impuso 6-1, 6-7 y 6-1 en la definición ante Helen Kelesi. De manera consecutiva en el año 1989 superó a Arantxa Sánchez Vicario con un 6-2, 5-7 y 6-4 para levantar otra vez el trofeo. El año 1990 fue un parate en el dominio de Gabriela en la capital italiana. Sin embargo, volvió a conquistar el título de manera consecutiva en 1991 y 1992. Esos años se midió en ambas finales ante Mónica Seles, con la particularidad de que en los enfrentamientos Sabatini la venció en solo dos sets: 6-3 y 6-2, en el primero; 7-5 y 6-4 y el último. Por eso Roma siempre será… Gabylandia.