ARGENTINA – ESTADOS UNIDOS: LA PREVIA


MASCHERANO A LA CABEZA: LA SELECCIÓN VA POR UNA NUEVA FINAL

Frente a Estados Unidos, Argentina intentará alargar su buena racha en instancias de semifinales: con Mascherano como estandarte, el combinado nacional triunfó en los últimos siete encuentros de esta clase que disputó en la era de sequía.

Por Franco Verdún y Ramiro Cué

Las tan conocidas semifinales vuelven a hacerse presentes para la Selección: Argentina, con una llave complicada, buscará abrir las puertas de una nueva final. El conjunto albiceleste se presentará frente a Estados Unidos en el NRG Stadium, de Houston (Texas). El encuentro será a partir de las 22 y, a la espera del duelo entre Chile y Colombia, intentará sellar el pase al partido definitivo.
Contra los dirigidos por Jürgen Klinsmann, el combinado que comanda Gerardo Martino tendrá una prueba de fuste para certificar la candidatura al título. Por su parte, el equipo norteamericano, tendrá la localia a su favor y deberá reponerse de las ausencias de Wood, Bedoya y Jones.
En el contexto de la sequía – ya son 23 años sin conseguir títulos por parte de la Selección – se gestó un aura imbatible en etapas de semifinales. El combinado nacional se topó con siete fases previas a la final y consiguió el pasaje a la última instancia en todas las oportunidades.
En la totalidad de las ocasiones se encontró un factor común: Javier Mascherano. El Jefecito presenció las fases finales de las Copas América 2004, 2007 y 2015, el Mundial 2014, los Juegos Olímpicos 2004 y 2008 y la Copa Confederaciones 2005. Los únicos gritos de campeón fueron en instancias olímpicas de Atenas y Beijing: tiene una efectividad del 29% en partidos definitorios.
“Estoy cansado de comer mierda”, fue la declaración de Mascherano a los minutos de finalizar el encuentro contra Holanda, en el Mundial de Brasil 2014. El exitismo generalizado se contagió de la gente hacia los protagonistas y el hambre por obtener resultados se transformó en condicionante. El líder natural de la Selección irá en busca de una revancha individual y colectiva. Intentará sostener el envión conseguido en semifinales y romper con el estigma de la falta de trofeos.


PLATA DULCE

La Selección argentina por el simple hecho de contar con el mejor jugador del mundo indudablemente es favorita y no sólo en la cancha, también en los sitios de apuestas más reconocidos del mundo. Esta noche se dará el cruce más desparejo de las semifinales. La Selección de Martino, la que menos paga, jugará contra Estados Unidos, la que más paga de las cuatro.

Soccer-betting

Por Damián Castro

Ladbrokes, empresa británica dedicada a los juegos de azar y apuestas deportivas, antes de empezar la Copa América pagaba 2,88 dólares por cada uno apostado en caso de que los dirigidos por Gerardo Martino consiguieran el título. A diferencia de Skybet, que pagaba 2,75 dólares en caso de qué los albicelestes se quedaran con el certamen.
El segundo favorito en las casas de apuestas era la selección brasileña, que pagaba 4,5 dólares por dólar apostado, seguido por Chile, que según el sitio variaba de 7 a 8 dólares. Detrás del equipo trasandino se encontraba la selección colombiana. En ese momento quienes apostaron a favor del equipo de Pekerman cobrarán 9 dólares por cada dólar, en caso de que se corone campeón.
La Copa América tuvo a la selección haitiana como una de las dos debutantes en el certamen continental; la otra era Panamá. Los dirigidos por Patrice Neveu pagaban 500 dólares por cada dólar apostado, pero el dato más llamativo lo entregó el sitio 188bet, que pagaba 1000 por cada uno que se apostaba a favor de Haití.
Ahora ya, con el torneo en instancia de semifinales, las apuestas variaron. Argentina, para Bwin, pasó a pagar 1,62 dólares; lo sigue Chile, con 4,25; detrás de los de Pizzi está Colombia, con 6; por último el anfitrión paga 10 dólares todo por dólar apostado.


UN ÁRBITRO POLÉMICO PARA UN PARTIDO DECISIVO

El paraguayo Enrique Cáceres será quién arbitre el partido de hoy entre Argentina y Estados Unidos. Pura formalidad. El dato insoslayable es que fue calificado de polémico por los medios de su país por sus malas actuaciones. Incluso tuvo discusiones en la Copa América pasada con Miguel Herrera, el entonces entrenador de México, y a fines del año pasado Chile cuestionó su designación, en un partido de Eliminatorias. ¿El rival? Colombia, la misma selección que deberá enfrentar mañana, en semifinales.

Por Esteban González

seleccion-peruana-futbol

Cáceres tiene 42 años y desde 2010 es árbitro internacional. Fue discutido en muchos partidos, no sólo a nivel internacional sino también en los que dirigió en Paraguay. A veces fue clave la ayuda de sus asistentes. En el partido de noviembre del año pasado entre Cerro Porteño y Libertad, el Ciclón paraguayo se vio perjudicado por la actuación de Cáceres. De todas maneras, no se calificó como escandaloso su trabajo en ese enfrentamiento por la buena actuación de los asistentes, quienes lo salvaron en varias oportunidades.
Otro partido donde Cáceres tuvo problemas fue en la Copa Libertadores 2013. Arsenal se vio perjudicado ante Atlético Mineiro y el conjunto argentino perdió 5 a 2 ante el local. Cáceres cobró un penal, cuando la falta fue afuera del área. Después, Ronaldinho lo convirtió en gol. En ese partido el equipo de Sarandí quedó afuera del torneo continental. Tal fue la protesta de los jugadores argentinos que durante el partido entraron los policías brasileños para respaldar al árbitro; lo mismo sucedió tras pitar el final.
El referí ya dirigió un partido en esta Copa América, en la victoria de la Selección de México ante Uruguay por 3 a 1. Si bien nunca dirigió cuando jugó Argentina, fue árbitro en la actual Copa Libertadores y le tocó estar en los partidos entre Nacional de Montevideo y Boca que igualaron en uno, en la victoria de Rosario Central a Gremio de Brasil por 3 a 0 y en la mencionada victoria de Atlético Mineiro ante Arsenal.


KLINSMANN: “LOS ESTADOUNIDENSES YA EXCEDIERON SUS EXPECTATIVAS EN LA COPA”

Los medios norteamericanos abren el paraguas ante el extraño caso de un enfrentamiento en el que no cuentan con las mejores armas. Sin excepción, anteponen la figura de Messi a la de Argentina como el rival a vencer.

Por Adrián Mauas

soc_g_klismann1x_576[1]

The Washington Post, luego de varias notas sobre NBA, Liga Mundial de Béisbol e incluso debajo de las crónicas sobre la Eurocopa (todavía en instancias preliminares) menciona que “El soccer de Estados Unidos tiene grandes sueños para el gran desafío contra Lionel Messi y Argentina”, haciendo eco de las declaraciones de, Jurgen Klinsmann, DT del Seleccionado local: “Los estadounidenses ya excedieron sus expectativas en la Copa. Pero a Argentina no le tenemos miedo. No hay ninguna razón en el mundo por la cual no podamos ser campeones. Soñamos en grande. ¿Por qué no?”

El diario La Opinión de Los Ángeles dialogó con el jugador del seleccionado norteamericano Michael Bradley quien declaró que el partido de este martes ante Argentina en la semifinal de la Copa América Centenario será un gran reto, pero que Estados Unidos lo jugará de igual a igual. “Nuestro objetivo no es otro que demostrar la calidad que tenemos como equipo, que hemos llegado a las semifinales por el buen rendimiento y que queremos seguir en la misma línea. No pensamos de antemano en ningún resultado, pero sí sabemos que vamos a hacer un buen partido”, agregó el jugador del Toronto FC y destacó que conocen perfectamente el poderío de la Albiceleste y estarán preparados para hacer un buen partido.

El Nuevo Herald de Miami tituló “La Argentina de Messi a la caza de EEUU” y refuerza esta declaración en el primer párrafo de su nota con el siguiente texto: “Messi y sus muchachos vienen sorteando rivales con una catarata de goles y llegan a la petrolera Houston para perforar a Estados Unidos con un solo objetivo: llegar a la final y llevarse un título que se le niega hace 23 años.”

Por su parte el principal diario de la ciudad de Nueva York, donde se jugará la final de la Copa, no publicó ningún artículo, en su versión en inglés, de la previa del partido. The New York Times, de marcada tendencia político económica, ni siquiera tiene entre sus secciones principales ningún suplemento deportivo.


COSTUMBRE MILLONARIA

Se incineran las tribunas, los jinetes policiales ingresan a los pasillos, el humo se expande por la las gradas y la gente destruye todo a su alcance. Tras el pitazo final de Patricio Loustau, River Plate desciende a la Segunda División del futbol argentino.

Por Emiliano Zontella

13435443_10153536158396345_5823711490837574166_n

Suceso catastrófico para los locales, y sin ir más lejos, para el mismísimo Jonathan Maidana que tras su paso por Boca, no lo puede creer. Observa desconsolado a sus compañeros, la gente enardecida lo insulta, lo escupe, se vuelve incontrolable y el jugador desea que ese momento termine. Quiere desprenderse de tanto sufrimiento e impotencia, anhela estar en su casa, sueña con que rápidamente culmine ese instante de desazón.
Exactamente cinco años más tarde no solo Maidana, sino también muchos de sus compañeros millonarios se encuentran entrenando con Messi. Quién podría imaginarlo, nadie. Luego de haberse consagrado como los campeones de América hace meses, Maidana, Matías Kranevitter, Gabriel Mercado y Ramiro Funes Mori vuelven a sentirse dueños del continente, ubicándose nada menos que entre los cuatro mejores de esta Copa Centenario.
Erik Lamela, quien también sufrió el descenso de su amada institución en carne propia, forma parte de los jugadores tenidos en cuenta por el Tata. Tanto él como Augusto Fernández, de tremenda labor en el Atlético Madrid de Simeone, se sienten cómodos en su papel de volantes y asistidores, quizás, las apuestas más regulares de Martino desde su llegada a la Selección.
Sin dejar de lado a los más experimentados, Javier Mascherano y Gonzalo Higuain son piezas clave de este proyecto, con varias dulces y varias saladas, se han ganado un nombre y han representado al hincha millonario de manera indiscutible.
Hoy Argentina define para qué está en esta nueva edición de una Copa que no gana hace 15 años. La cual no obtiene desde 1993 y frente a un técnico rival como Jurgen Klinsmann, que lo tiene a maltraer desde las décadas pasadas. Cinco serán los jugadores riverplatenses que representen al país desde las 22 y tres irán al banco para dar una mano si es que así lo dispone Martino.
Lo cierto es, que a la larga o a la corta, el Seleccionado nacional deberá dar una prueba de carácter frente al anfitrión. Objetivo que alcanzó en varias ocasiones mundialistas y continentales, prueba que los jugadores de River, ya saben afrontar.


EL CAPITÁN AMÉRICA MARADONEANO

Esta noche, Argentina enfrentará a Estados Unidos por la semifinal de la Copa América. La figura del equipo yankee es Clint Dempsey. Fanático de Maradona, el oriundo de Texas es el goleador y capitán del conjunto de Jürgen Klinsmann en la competición.

Por Bruno Scavelli y Augusto Banchi

clint-dempsey-soccer-player-usmnt-seattle-sounders-mls

“Hacerle las cosas difíciles a Messi”, declaró Dempsey como la clave para frenar a la Argentina esta noche por la semifinal de la Copa América Centenario. El Pistolero comenzó a jugar al fútbol tras ver un video de Diego Maradona en el Mundial de 1986.
10 años antes de su debut en la Selección de Estados Unidos, el sueño de ser futbolista casi llega a su fin. El 30 de junio de 1994, Dempsey estaba en su casa llorando. Se había enterado que el Diego había dado positivo en el control anti-doping del Mundial en su país.
Sin embargo, la historia de Dempsey como jugador no terminó ahí. Empezó a jugar en la Universidad de Furman y, en el 2004, fue seleccionado en el MLS SuperDraft por el New England Revolution. Tras convertir 26 goles emigró al Fulham inglés por 4 millones de dólares. Fue el monto más alto por un jugador de la MLS hasta hoy.
“Landon fue un líder en la cancha. A veces hablamos con él y nos da muchos consejos”, afirmó Dempsey sobre Landon Donovan, máximo anotador de la Selección con 57 tantos. cinco menos de los que tiene Dempsey, quien todavía tiene posibilidad de superarlo.
Aunque su lugar habitual en la cancha es ser volante, Klinsmann lo convirtió a centro delantero. 1.86 de altura, gran cabeceador y buen remate. El Texano juega de falso “9” y es quien acaba las jugadas en el área que, previamente, son elaboradas por las bandas.
El jugador del Seattle Sounders buscará hoy romper el sueño de Messi y amargar al país de su gran ídolo.


DOCE PASOS DE VENTAJA

Jurgen Klinsmann vuelve a cruzarse con Argentina y presenta una estadística positiva: las dos veces que jugó por partidos oficiales, el alemán ganó con penales claves.

Por Hernán Osse

Una definición por penales puede resultar un escenario favorable para Jurgen Klinsmann esta noche por las Semifinales de Copa América, desde lo estadístico. Argentina no conoce la victoria en partidos oficiales cuando el alemán estuvo en cancha, ya sea como director técnico o jugador.
Los doce pasos le permitieron a Klinsmann dos victorias sobre Argentina cuando defendió la bandera de Alemania. Una, incluso, le dio la Copa del Mundo en Italia 1990. Andreas Brehme pateó a la derecha y convirtió, luego del penal polémico de Roberto Sensini. El delantero corrió atrás del lateral en la celebración del gol que les daba el título. Seis minutos después, el equipo dirigido por Carlos Salvador Bilardo se quedó en las puertas del bicampeonato mundial. El alemán, por primera vez, amargaba a la albiceleste.
Dieciséis años después, en el Estadio Olímpico de Berlín, los caminos de Argentina y Alemania volvieron a cruzarse. Jurgen Klinsmann ocupaba el cargo de entrenador en la Selección teutona desde el 2004 y en el Mundial de 2006 llegaba como un claro candidato, con el aditivo de la localia. Los penales definían la suerte de ambos y el arquero alemán haría historia.
Jens Lehmann le retuvo el disparo final a Esteban Cambiasso y, otra vez, Klinsmann emprendió la corrida hacia al héroe de la noche. Un calco de lo sucedido en Italia pero vestido elegante sport con la conducción del equipo en sus hombros.
Con la bandera de Estados Unidos en su pecho, desde las 22, el exdelantero de Alemania quiere borrar de su camino a Argentina, una vez más.


EL DELANTERO DISCUTIDO

Ezequiel Lavezzi reemplazará a Nicolás Gaitán en el partido de esta noche frente a Estados Unidos, en la semifinal de la Copa América Centenario. ¿Cómo le fue al delantero en el último semestre en China?

Por Maximiliano Pereira

Ezequiel Lavezzi se fue del Paris Saint Germain en diciembre del año pasado, y fue ovacionado por el público y cargado en andas por sus compañeros, como Zlatan Ibrahimovic. Se fue a la liga china, a jugar en el Hebei Fortune. Una liga poco competitiva y casi sin roce. Jugó tan solo 10 partidos, no marcó la diferencia en su club, llegó lesionado a la convocatoria, y hasta se especuló sobre su salida de la lista. Sin embargo, esta noche reemplazará al suspendido Nicolás Gaitán en el 11 titular que saltará a la cancha frente a Estados Unidos por la semifinal de la Copa América.
Tras 4 años en el PSG de Francia, y un semestre en el que jugó 20 encuentros, y sólo siete desde el arranque, el delantero cambió de aire y se fue a jugar a una liga donde importa más lo que se cobra a fin de mes, que el juego que se muestra. Firmó por un sueldo millonario en el Hebei, y pareció que llegaba para ser la figura. Sin embargo, su nivel no fue el mejor. Jugó 10 encuentros, no convirtió goles, y se lesionó antes de viajar para entrenar con la Selección argentina. Aunque su actuación no fue la que esperó, su equipo está segundo en la tabla de posiciones.
A pesar de no jugar en una de las ligas más importantes del mundo, de tener delanteros de nombre y buenos rendimientos atrás de él (Icardi, Tévez, Dybala, Correa), Gerardo Martino depositó total confianza en él por la buena relación que tiene en el grupo, entre otras cosas. Si bien es extraño que un jugador que se desempeña en China sea titular en una semifinal de un torneo continental, el Pocho se ganó ese lugar a base de aceptables actuaciones en los momentos importantes en los que le tocó participar. Por eso, esta noche ingresará en el 11 inicial en reemplazo por la suspensión de Gaitán.


¿LA TERCERA ES LA VENCIDA?

La historia es repetida. No por los goles de Gonzalo Higuaín, tampoco por estar en una nueva final. Ángel Di María se lesionó en esta Copa, como en Chile 2015 y el último Mundial. Hoy volvería, pero al banco de suplentes.

Por Francisco Salgado

Los goles de Messi son récord. Las lesiones de Ángel Di María también lo son. Una vez más Fideo, sufrió por tercer torneo consecutivo una lesión muscular vistiendo la camiseta de Argentina. Otra vez dejó vacante su posición para las instancias finales donde la Selección querrá cortar una racha larga de 23 años sin títulos. De todos modos, hoy quizás tenga algunos minutos contra Estados Unidos.

Todos sus desgarros musculares se caracterizan por diferentes grados. El grado I, por faltante de fibras; el grado II, por daño más profundo en las fibras, y el grado III, por la ruptura completa de las fibras. Para cualquiera de las tres categorías el mínimo de reposo es de 15 días. Pero las sorpresas siguen apareciendo. Di María sufrió un desgarro grado II en el aductor derecho en el primer tiempo del partido frente a Panamá y, según el comunicado de la AFA llegaría a una hipotética final. Pero el rosarino ya mostró estar en condiciones para estar antes, en caso de ser necesario. Su recuperación fue récord. El dolor, pero de cabeza, ahora pasó a Gerardo Martino que tendrá que decidir qué hacer.

El delantero es uno de los jugadores que más kilómetros recorre en un partido, un promedio entre 10 y 12 kilómetros. Sus respectivas lesiones en el Mundial de Brasil 2014 y en la Copa América 2015 hicieron que mire el resto de los partidos finales desde el banco. ¿Podrá esta vez jugar una eventual final?.


DEL HISTÓRICO 11-2 AL ÚLTIMO ENFRENTAMIENTO POR COPA AMÉRICA: LOS ANTECEDENTES ENTRE ARGENTINA Y ESTADOS UNIDOS

La historia entre Argentina y Estados Unidos comenzó hace 88 años, en los Juegos Olímpicos de Ámsterdam, con una goleada a favor del conjunto sudamericano por 11-2. A partir de allí, la Selección albiceleste comenzó a dominar el historial, que hoy lo tiene con siete victorias, tres empates y dos derrotas; 34 goles a favor y 11 en contra. Por Copa América se enfrentaron dos veces con una victoria para cada uno.

Por Brian Plotnik

www.infobae

Son 12 los partidos que jugaron entre sí, desde aquel primero en los Juegos Olímpicos de 1928, hasta el último amistoso en 2011, el cual terminó en empate 1-1. El historial denota una superioridad de Argentina en cuanto a los resultados y a cantidad de goles. Luego de aquel 11-2, el segundo encuentro fue 6-1, en el Mundial de 1930. Otra de las goleadas fue en el último encuentro por Copa América entre ambos: 4-1 a favor de Argentina en 2007.
Uno de los dos partidos perdidos en el historial fue en la Copa América de 1995, que culminó 3-0 y le permitió a Estados Unidos ser primero en el grupo C, relegando a la Argentina al segundo lugar. El otro encuentro con derrota fue en el marco de un amistoso en 1999, 1-0 para los norteamericanos. Los otros encuentros fueron 6-0 en la Copa México 1975, 1-1 en los JJOO 1988, 3-1 en los JJOO de Atlanta 1996, 1-0 en amistosos de 1991 y 2003, y 0-0 en uno de 2008.
Por un pasaje a la final, Argentina buscará hacer valer su historial ganador y la jerarquía de sus jugadores frente a Estados Unidos, el local de la Copa América Centenario 2016.


LA CASACA DEL GENERAL

Como en el ‘90 y en el emblemático encuentro frente a Inglaterra en el ‘86, donde Diego Maradona marcó la historia con la mano de Dios, Argentina se vistió de azul en la final del Mundial 2014.

Por Leandro Acosta e Ivanna Pol

La última vez fue en Brasil, nuevamente frente a Alemania. El verdugo de la Selección venció en ambas ocasiones. El diseñador de ésta camiseta, Martín Tibabuzo, se inspiró en el uniforme del prócer José de San Martín para los detalles de la remera, como el dorado del escudo basado en los ribetes del General. “El tema en Brasil era que una copa se volvía a jugar en Latinoamérica. La Independencia y la Revolución tomaron protagonismo”, explicó el argentino, que reside en Alemania desde el 2004.
Previamente al diseño de las camisetas, el responsable de la creación de la vestimenta de los seleccionados de Argentina, Colombia y Rusia, viajó a los respectivos países para conocer la cultura e inspirarse a través de visitas a museos y charlas con los hinchas. Además, tomó sugerencias de los jugadores que las vestirían. Tibabuzo asegura que Lionel Messi, Javier Mascherano, Ángel Di María y Ezequiel Lavezzi “hacen aportes interesantes”. Por ejemplo, para la casaca que se usó en el último Mundial, los jugadores pidieron que tuviera escote en V y no cuello redondo, que les incomodaba. También hacían hincapié en la calidad del escudo para que no les raspara el pecho.
La remera azul se usó cuatro veces desde el 2014 – frente a Trinidad y Tobago, Croacia y Alemania, dos veces – de las cuales la Selección ganó tres y perdió frente al equipo Teutón en la final disputada en el Maracaná.



EL PEQUEÑO DE LOS GRANDES RÉCORDS

Gabriel Batistuta se consagró como el máximo goleador de la Selección argentina en el 2002, a los 33. Catorce años después, Lionel Messi, a los 28, logró igualar el récord de los 54 goles ante Venezuela, en esta Copa América Centenario.

Por Mariano Cura y Leonardo Correa

www.infobae

Ambos se formaron en Newell´s: uno en el predio de Bella Vista y el otro en la escuelita de Islas Malvinas. Mientras Batistuta convertía goles para Argentina durante las ediciones de la Copa América del 91´ y 93´, Messi se entrenaba en la Masía del Barcelona. Allí ya se destacaba en la segunda temporada de juveniles del campeonato de Catalunya 2002/2003, con 37 goles en 30 partidos.
El Bati debutó en la Selección mayor en 1991, durante un amistoso contra Brasil y su primer gol fue el 8 de julio de ese año. Más tarde, el 17 de agosto de 2005, la Pulga hizo su primera aparición desde el banco de suplentes con la camiseta celeste y blanca frente a Hungría en un amistoso. Treinta segundos después fue expulsado.
Hasta hoy se compara el promedio de gol entre ellos. Al respecto, en una nota que le brindó a Infobae, Batistuta declaró: “Me lo sacó un marciano”. Messi, por su parte, afirmó estar orgulloso de haber alcanzado la marca del nacido en Reconquista, Santa Fe. Hoy Messi pude dejar atrás la marca de Batistuta y ser el máximo goleador de la Selección.


MESSIMANÍA DE PRIMER MUNDO

La Selección argentina se prepara para el partido de semifinales, y los entrenamientos estallan de personas esperando por Messi para pedirle un autógrafo, una foto, o al menos verlo pasar mientras toma un mate. Lionel mueve tanto o más que todo el resto del plantel.

Por Diego Rao y Sebastián Cribari

Estados Unidos es tan comercial que consume sin importar el precio. Es ese país que mientras la Copa América se juega en su sede, sus ciudadanos prefieren ver la final de la NBA. Pero Lionel Messi es una selección aparte, una personalidad distinta. Sus seguidores pagan una entrada sólo para verlo a él. Y Messi responde con goles.
En los partidos que estuvo entre los suplentes para ponerse a punto desde lo físico (todos los de fase de grupos), era notoria la ovación al grito de “Messi, Messi…”. Y cada vez que entró en el segundo tiempo, el estadio explotó. Pero este fenómeno que sólo él produce, va más allá del césped. En entrenamientos, redes sociales y en los medios, el centro de atención siempre es el 10. Es entonces más que nunca, la época de la “Messimanía”. Sin ir más lejos, hasta por dejarse la barba se habla del rosarino.
Ahora bien, desde el fútbol Messi responde ese cariño. Convirtió cuatro goles en cuatro partidos (tres a Panamá y uno a Venezuela) y se nota su concentración en asistir a sus compañeros, que el equipo rinda y en manejar con precisión las jugadas de pelota parada. Y eso que, además, está a un gol de superar el record de Batistuta como máximo goleador en la selección, marca que igualó en el último encuentro. Pero para la Pulga el objetivo siempre es ser campeón, no ser él quien brille. Y eso sus fans lo notan.
Argentina llega invicta a semifinales y se mide ante los locales (desde 1993 no gana la Copa América). ¿Será esta la oportunidad que lo termine de coronar y sacarse esa espina pendiente? Esta semana termina el certamen continental y Messi quiere llevar a la Argentina a la cima de América.


EL PARTIDO EN NÚMEROS

0 goles de Messi en cuatro enfrentamientos ante el seleccionado estadounidense
1 partido ganaron cada uno por Copa América entre sí. Estados Unidos 3 a 0(1995), Argentina 4 a 1 (2007)
2 son los goles que recibió Argentina en esta Copa (2-1 Chile y 4-1 Venezuela)
3 son las finales que perdió Argentina en los últimos 10 años. Copa América Venezuela 2007(0-3 Brasil); Mundial Brasil 2014 (0-1 Alemania); Copa América Chile 2015(1-4 por penales con Chile)
4 veces disputó la Copa América la Selección de Estados Unidos (1993, 1995, 2007,2016)
5 partidos de diferencia le lleva la albiceleste en el seleccionado mayor (7 victorias, 2 derrotas y 2 empates)
6 a 1 terminó el único encuentro entre estas selecciones en mundiales a favor de Argentina (Uruguay 1930). Estados Unidos alcanzo en esa edición el tercer puesto y Argentina el subcampeonato.
7 pesos paga el triunfo del local para este partido en las apuestas
8 el dorsal de la figura del equipo estadounidense Clint Dempsey, quien es el segundo máximo goleador de la historia de la selección a tan solo cinco tantos de Landon Donovan (57)
9 son los suplentes que puso Passarella en Uruguay 1995, que terminó con victoria “yankee”

10 años pasaron de la primera vez que Messi enfrentaba a Jurgen Klismman (DT Estados Unidos). Por el Mundial 2006, la pulga quien no ingresó en ese juego vio como los alemanes, seleccionado que dirigía por ese entonces Klismman, pasaba a semifinales luego de eliminar por penales a Argentina
11 son los goles que convirtió Argentina en el primer enfrentamiento entre ambos en los JJOO Ámsterdam 1928 (11 a 2 terminó ese encuentro)
12 veces se enfrentaron en total estas selecciones. Nueve con el seleccionado mayor y tres veces por Juegos Olímpicos.
13 años se cumplen del debut de Javier Mascherano en la Selección nacional. Fue el 16 de julio de 2003, frente a Uruguay en un partido que terminó 2 a 2. Su técnico fue Marcelo Bielsa.
14 es la cantidad de tantos que convirtió el seleccionado nacional en el actual torneo
15 es el número de copas que conseguiría Argentina si fuera campeón de esta edición, igualaría a Uruguay como máximo ganador del certamen.


UN PASEO POR EL NRG STADIUM

Descubra el estadio en el que la Selección argentina buscará el pase a la final de la Copa América Centenario. Fue construido en 2002 y es la casa de los Houston Texans, la franquicia más joven de la National Football League.

Reliant-Stadium1

El NRG Stadium es un complejo de primer nivel internacional en todo aspecto. Su construcción costó 350 millones de dólares y su capacidad alcanza los 72.000 espectadores. A lo largo de sus ocho niveles posee 197 suites que incluyen servicio de hospitality. Las entradas para este sector rondan entre los 300 y los 900 dólares. Además, cuenta con cuatro pantallas de alta definición y cerca de 1.500 televisores distribuidos para el público general.

El 13 de septiembre de 2008 el huracán Ike tocó tierra y arrasó con Houston. Dejó un centenar de muertos y daños valuados en 29 millones de dólares. Por su categoría 4 se la consideró la peor tormenta de la temporada de huracanes del Atlántico de ese año. La estructura del estadio sufrió la voladura de cinco secciones de su techo retractable y provocó la caída de escombros en el interior del mismo. El terreno quedó inutilizado por tres meses.

Durante la presente edición de la Copa América Centenario se han disputado dos partidos previos al de esta noche. El 11 de junio albergó el encuentro entre Colombia y Costa Rica (3-2) y dos días más tarde, el cruce entre México y Venezuela (1-1). Esta noche, será sede de un partido clave. De un lado, los argentinos, que desean seguir en carrera para quebrar la racha de 23 años sin títulos. Del otro, los estadounidenses, anfitriones del torneo, que anhelan que la Copa se quede en sus tierras.

What others say about : ARGENTINA – ESTADOS UNIDOS: LA PREVIA..


Leave a Comment


Your email address will not be published.