Chu Cossar: “Nos merecemos un club inclusivo que tenga en cuenta a todos por igual”

Mariángeles Cossar es jugadora de vóley, referente del plantel femenino y socia de Boca. Lleva 15 años defendiendo los colores del Xeneize y pudo sumar, hasta ahora, un total de 20 títulos, un récord en el club. Chu Cossar, una guerrera que presenta batalla en varios frentes:  en lo deportivo y en lo social.

La atleta nació un 7 de abril de 1990 en Tortugas, un pueblo de apenas dos mil habitantes ubicado a 235 kilómetros de la capital de la provincia de Santa Fe.  Su padre, de muy pequeña, la rebautizó con el apodo de “Chuchu”, que se terminó simplificando en “Chu”.  Se siente muy apasionada por el deporte que practica porque considera que el vóley tiene algo que le encanta y desde el primer momento la conquistó.

Traductora pública y punta receptora

“Si un deportista decide estudiar, tiene que ser por gusto y no porque no le alcance para vivir”, dice Chu Cossar que en el año 2018 se recibió de Traductora Pública en la Universidad de Buenos Aires.  Para ella, el hecho de que un atleta (fuera del ámbito del fútbol masculino) compita y estudie a la vez, es una cuestión de mucho mérito por la dificultad que tienen las carreras de grado. Sin embargo, también lo considera un déficit del sistema deportivo dado que los clubes muestran muchas desigualdades económicas en relación al resto de las disciplinas. 

Proyecto doble carrera

“Sería muy importante que haya un proyecto aprobado para que todos los chicos y chicas puedan recibir una ayuda y no pasen por lo que tuve que pasar yo tratando de estudiar”, plantea la voleibolista que fue convocada por Emiliano Ojea, el presidente de la Federación del Deporte Universitario Argentino, para acompañar el proyecto de ley de la diputada Gisella Marziotta que busca que los jóvenes que se profesionalizan en el deporte puedan tener las condiciones necesarias para continuar sus estudios en instituciones de nivel superior. 

La mujer deportista debe esforzarse el cuádruple

Cossar entiende que la estructura deportiva en nuestro país está planteada desde hace muchos años y que lograr modificaciones es un proceso que conlleva tiempo. “Desde mi lugar dentro del club trato de luchar para que se produzcan esos cambios”, dice la deportista que espera que con la nueva dirigencia se lleven a cabo las propuestas de las plataformas electorales en donde se bregaba por más espacios para las mujeres.  

Dirigencia de mujeres

“Confío en que habrá más mujeres en las listas de las próximas elecciones del club”, anhela, y sostiene que el reclamo no es solo una cuestión de dar más lugar, sino que también estar dentro del club le dio la posibilidad de conocer muchas candidatas muy preparadas y con condiciones para ocupar esos cargos. Asimismo, ve como una posibilidad a futuro que cuando deje de competir, continúe ligada a Boca colaborando desde adentro. 

La líder de las Guerreras, el equipo femenino de voley xeneize, tiene un perfil solidario. Sus casi dos metros de altura y su físico atlético se muestran sensibles ante ciertos eventos poco afortunados. El carisma y la gracia que Mariángeles tiene al hablar se desvanecen al recordar las injusticias que atraviesan las personas de su entorno. Cuando comenzaba la pandemia se enteró de que Cristina, una habitante del barrio e hincha de Boca, sufrió un incendio en su casa. Entonces, se encargó de hacer una gran colecta para poder rearmar la vivienda. A pesar de los problemas que tenía esta vecina, ella seguía armando una olla popular y esto a Chu la conmovió. Tal es así que decidió involucrarse en la organización: “Me encantaría pagar la olla todas las semanas, pero no estoy en condiciones económicas de hacerlo. Siempre que puedo voy dando una mano”, concluye la guerrera. 

Dejar comentario

Dejá tu comentario