De ser apodado como “fallagoles” a ser el mejor del mundo

El jóven Robert Lewandowski tiene diecisiete años. Acaba de quedar libre del Legia de Varsovia, que es uno de los clubes con más trofeos de su país natal. La excusa que le da la institución es que su físico no ayuda.

Es flaco, tiene poca fuerza y se lesiona muy fácilmente. Además, es conocido por sus malos hábitos. Come mal y corre carreras clandestinas con el auto de su padre. Esto provoca que termine jugando en el Znicz Pruszków, de la tercera división polaca. Sin embargo, este no es el primer golpe fuerte que recibe en su vida. Tres años antes sufrió la muerte de Krzysztof, su padre. A pesar de eso, el destino le tenía preparado un futuro inimaginable. Quince años después gana el premio The Best como el mejor futbolista del mundo, y se convierte en el primer jugador polaco en lograr dicha hazaña. “Mi papá fue futbolista. Dijo que me puso Robert porque no quería que nadie confunda mi nombre cuando juegue en las grandes ligas de Europa”, dijo Robert Lewandowski.

En Znicz Pruszków, Lewandowski hizo 37 goles en 63 partidos. Jugó en la institución 2 años, y logró un ascenso a la segunda división. Gracias a sus grandes actuaciones firmó con el Lech Poznan de la primera división polaca. Tan solo tardó 4 minutos en hacer su primer gol en su nuevo club. Definió de taco tras un centro. “Lo que más lamento en mi vida es que mi padre no haya visto mi primer partido como futbolista profesional”, contó Lewandowski en la ceremonia de los premios FIFA The Best de 2020. En el Lech Poznan marcó 41 goles en 82 partidos, y ganó 3 títulos. Es por esto que en 2010 la selección de Polonia decide convocarlo. 

En la temporada 2011/2012 firmó con el Borussia Dortmund. Tras la lesión de su compañero Lucas Barrios, el director técnico Jurgen Klopp le concedió la oportunidad a Lewandowski. Hasta ese momento era apodado como Bobek. Luego de su primera temporada en el fútbol alemán, esto cambió. A pesar de ser campeón de la Bundesliga, Lewandowski hizo solamente 9 goles en 43 partidos, y pasó a ser llamado Chancentod, que se traduce como “falla goles”. Otra vez tenía que sacar su fuerte mentalidad para cumplir el sueño de su padre. En su segunda campaña, “Chancetod” hizo 30 goles en 47 partidos. Terminó siendo goleador de la Bundesliga y figura en aquel Dortmund que llegó a la final de la Champions League. 

Para combatir sus malos hábitos y mejorar su físico, Lewandowski contrató un especialista del sueño para ver de qué lado le convenía descansar. “Soy diestro, y me dijeron que es mejor que duerma del lado izquierdo”, dijo Lewandowski. Además, se armó un gimnasio en su casa para entrenar el lado físico. Realiza sesiones de yoga  y cumple con una dieta que le arma su esposa Anna Stachurska, que es nutricionista y karateca profesional. Otro de los apodos que surgió gracias a este cambio físico es el de Der Korper, que significa “el cuerpo”, debido a su masa muscular. 

Finalmente en 2020 Lewandowski obtuvo el premio tan ansiado. Fue galardonado como el mejor jugador de la FIFA por encima de Lionel Messi y Cristiano Ronaldo. Repitió ese mismo premio en 2022, pero a pesar de eso todavía tiene una espinita: el Balón de Oro. Tras perder su oportunidad de ganar el premio en 2021 por la pandemia, vio su oportunidad en la entrega del año siguiente. Sin embargo, el ganador fue Messi. No sólo apuntó contra la revista France Football, quien se encarga de dar dicho premio, sinó que habló de la injusticia de que lo ganó el futbolista argentino. Después de que Messi no lo votó en los premios The Best, Lewandowski dijo: “Estuve pensando últimamente y llegué a la conclusión de que el premio de la FIFA es más importante”.

Dejar comentario

Dejá tu comentario