Gareca siempre se las ingenia para meter a Perú bien arriba

El equipo del Tigre, que hizo historia al jugar el Mundial 2018 y llegar a la final de la Copa América anterior, otra vez está entre los cuatro mejores del torneo continental.


La selección de Ricardo Gareca continúa escribiendo una hermosa historia, con 32 millones de peruanos satisfechos. Perú derrotó por penales a Paraguay en Goiania y se metió en las semifinales de la Copa América. Una nueva página para esta hermosa historia que está escribiendo el técnico argentino con su elenco. Una más…

El Tigre llegó a la selección peruana en 2015, tras la marcha de Pablo Bengoechea. En ese año, logró un muy meritorio tercer puesto en la Copa América de Chile, aquel certamen en el que los tres mejores equipos fueron dirigidos por entrenadores argentinos (Sampaoli en Chile, Martino en Argentina y Gareca en Perú). En la del Centenario, Perú alcanzó los cuartos de final, instancia en la que perdió ante Colombia por penales. En 2017 llegó la frutilla del postre: venció en el repechaje a Nueva Zelanda y se metió en la Copa del Mundo Rusia 2018. Esa histórica clasificación al Mundial, tras décadas de ausencias, catapultó a Gareca a la categoría de ídolo. En Rusia, los peruanos no lograron superar la primera fase, pero se ganaron el respeto del continente con un fútbol que se le plantó de igual a igual a Francia. En 2019, el buen pasar de la selección peruana continuó. Aquel año el Tigre llevó nuevamente al equipo al podio. Allí, eliminó a la sólida Uruguay y estuvo a noventa minutos de ser campeona. Sin embargo, Brasil fue mucho rival y Perú no logró la hazaña de ser campeón en un Maracaná colmado. El increíble segundo puesto puso a Perú, nuevamente, en los primeros planos continentales.

En las presentes Eliminatorias mundialistas no arrancó bien, pero la mano está empezando a cambiar. Y en la Copa, Perú se aseguró esta noche un lugar entre los cuatro mejores de América una vez más. Incluso con errores defensivos groseros (que el Tigre sufrió como nunca) y teniendo que ir a los penales tras empatar 3-3. Ricardo Gareca continúa llevando a lo más alto a su selección. De esta manera, nuevamente un entrenador argentino hace historia en selecciones extranjeras. Perú es semifinalista, Gareca es semifinalista. Espera por Brasil o Chile, para seguir agrandando su figura. Lleva 32 millones de esperanzas a la espalda, y no parece pesarle ni un poco.