Oleksandr Zinchenko: el orgullo ucraniano

Cuando ves al país en el que naciste, donde te creciste, en el que te formaste, donde jugaste con tus amigos del barrio y conociste otros en las escuelas derrumbarse por estar en medio de conflictos bélicos aparecen diversas reacciones en las personas al respecto.


Hay quienes toman la drástica decisión de emigrar a algún lugar donde poder encontrar una nueva vida  para sobrevivir y otros, por el contrario, quienes estarían dispuestos a dar la vida por su país. En este último grupo se encuentra el capitán de la selección ucraniana Oleksandr Zinchenko, quién no titubeó al decir que si no fuese por su hija, ni por su familia (que se encuentran en Inglaterra), estaría en la guerra defendiendo su país. Además, en esa misma entrevista, lo demostró nuevamente al expresar su orgullo de ser ucraniano y que lo va a estar toda su vida.

Sin embargo, a veces, ese orgullo que el jugador de 25 años siente por Ucrania puede llegar convertirse en dolor dado que al enterarse del primer ataque ruso a Ucrania, mediante videos e imágenes que le mostraba su esposa, se sintió tan  devastado que no pudo dejar de llorar en toda esa noche.

 Así mismo, tampoco pudo ocultar esa sensación minutos antes del partido en el que se enfrentaba el Everton ante el Manchester City. En el mismo, los jugadores del equipo local estaban envueltos de sendas banderas ucranianas mientras que los de Manchester vestían con una remera con la misma bandera. En medio de aplausos por parte de la hinchada de ambos equipos, los cuerpos técnicos, sus compañeros, los jugadores del Everton, entre otros como una muestra de apoyo al pueblo ucraniano, el lateral izquierdo del citizens, no aguantó y estalló en lágrimas y posteriormente abrazó a su compatriota Vitaliy Mykolenko (que juega para los Toffees).

Sin embargo, no es la primera vez que Zinchenko siente tanta tristeza por su país y su gente (quizás por eso le duele ver como sus compatriotas se ven obligados a emigrar a países vecinos, por quienes deben quedarse y al ver como los destrozos que deja la guerra). En 2014, cuando se encontraba jugando en Shakhtar Donetsk, comenzó la guerra de Donbass en el este de Ucrania (región en la que se encontraba el club en ese entonces). Al ver esto, los padres del ucraniano, tomaron la decisión de huir del país y emigraron, paradójicamente, a Rusia.

Incluso allí, una vez instalados en el país euroasiático, no fue fácil continuar su vida con tranquilidad ya que fue catalogado como un “refugiado del deporte” por el TAS tras un conflicto entre el Shaktar y el Ufa (su nuevo club en ese momento y dónde dió sus primeros paso como jugador profesional) debido a que Oleksandr aun seguía perteneciendo al club ucraniano.No obstante, en algunas ocasiones, ese orgullo más que en tristeza puede convertirse en todo lo contrario, puede llegar a ser odio, enojo o molestia. Así lo hizo notar al hacer un posteo en sus historias de instagram, una vez enterado del primer ataque ruso a Ucrania. Acompañada de una imagen del presidente de Rusia (Vladimir Putin), le deseó la muerte más dolorosa posible. También manifestó su enojó al criticar a los clubes rusos, en especial al Ufa: ”La mayoría juega en el equipo nacional y tienen muchos abonados en Instagram, Facebook, etcétera. Podrían por lo menos hacer algo para parar esta guerra, porque la gente les escucha (…) pero no lo hacen, hacen como si no existiera (la situación). No sé por qué”, dijo Zinchenko en una entrevista con Gary Lineker.