SI ES BAYERN, ES BUENO… Y CAMPEÓN


Los alemanes de Múnich consiguieron su sexta Champions League tras superar por 1-0 a Paris Saint Germain en la final de Lisboa, con inédito formato de definición a raíz de la pandemia. Los vencedores ganaron los 11 partidos que jugaron en el certamen.

Por Alejandro Olaechea

Bayern Munich sumó su sexta Champions tras ganar una final frente a PSG, que fue muy pareja en el primer tiempo, pero que tras el gol de Kingsley Coman en la segunda mitad, dominó a placer.

La máquina alemana arrasó con todos sus rivales en esta copa. Fue una Champions con inédita definición por la pandemia mundial. La última etapa de la Copa de Europa fue muy atractiva y se jugó a partido único en estadio neutral.

El elenco germano ha demostrado que hoy por hoy es el mejor del mundo gracias a su estructura futbolística. La claridad de su técnico Hans Flick, su fútbol organizado, potente, avasallante, que combina a un equipo joven y experimentado fueron las claves de este merecido logro.

En el primer tiempo Neuer y Keylor Navas fueron fundamentales para bajar las persianas de los arcos y mantener el cero en la chapa. El centro del campo fue dominado por Thiago y, del otro lado, por Ander Herrera. Los equipos mostraron dos propuestas distintas. PSG buscó romper líneas para así, con la rapidez de su tridente de ataque (Mbappe, Di María y Neymar), generarle peligro a los alemanes. Del otro lado, los bávaros, con un juego más posicional, generaron situaciones desde las bandas con Coman y Gnabry. Eso fue lo que al final resolvió el trámite del partido.

A las 14 minutos del segundo tiempo, llegó el único gol, cuando Coman interceptó de cabeza un centro de Kimmich y dejó sin chances al arquero Navas. Tras el gol, PSG no tuvo capacidad de reacción. Dejó todo en manos de las individualidades de su equipo, rogando porque alguno tocara la varita mágica como Neymar o Mbappe y los pudiese meter en carrera por la Orejona. Pero eso no ocurrió. Bayern se hizo fuerte y controló a placer los últimos minutos de la final. ¿Los argentinos? Di María cumplió; Paredes, flojo aunque realizó un muy buen torneo; Icardi ni jugó este partido y toda su capacidad goleadora se quedó en la primera ronda.

La Champions League 2020 quedará en la historia, en la memoria de todos los amantes del fútbol, por varios motivos. Equipos como Leipzig, Atalanta y Lyon permitieron hacer soñar a los menos favoritos y hacer entender que a partido único todos son capaces de llegar. Juventus, Liverpool, Real Madrid y Atlético de Madrid quedaron en el camino sin capacidad de reacción. PSG estuvo cerca de la primera Copa de su historia: no se le dio. Pero sobre todo por este Bayern intratable, que goleó a Chelsea, que le pintó la cara a FC Barcelona, que no perdió un solo partido en el camino a la final, y que se consagró campeón por sexta vez (las anteriores: 1974, 1975, 1976, 2001 y 2013), levantó la orejona nuevamente, este Bayern es gigante.

Leave a Comment


Your email address will not be published.