UN CAMPEÓN CON ALTURA


Bolivia ganó su único título continental de selecciones mayores en 1963, cuando se realizó la XXVIII edición del Campeonato Sudamericano (hoy conocido como Copa América) del que además participaron Argentina, Brasil, Colombia, Ecuador, Paraguay y Perú. El torneo se disputó en dos sedes: La Paz, en el Estadio Presidente Hernando Siles, y Cochabamba, en el Antiguo Estadio Félix Capriles.

Por Brenda Haffner

 

La Verde, anfitriona del torneo, no era considerada como una potencia en el fútbol y lejos estaba de obtener esa etiqueta.  Salvo por el beneficio que les brindaba la altura cada vez que jugaba de local, no se caracterizaba por ser un equipo competitivo. En la competencia se esperaba que Brasil (había logrado el bicampeonato mundial en 1962), Argentina y Uruguay fueran los favoritos, ya que tradicionalmente eran (y lo son) los equipos más poderosos del continente.

Sin embargo, Uruguay renunció a participar del torneo debido a su desacuerdo con la elección de La Paz como una de las dos sedes. Argentina, por esa misma razón, participó, pero envió un equipo con jugadores de ligas provinciales sin sus mejores jugadores. Chile, en cambio, no fue invitado al torneo por un conflicto político que mantenía con el país anfitrión, el de las aguas del Río Lauca surgido en 1962.

El 10 de marzo se inició el torneo en La Paz. Bolivia abrió su campaña frente a Ecuador con un empate 4 a 4. El resultado fue un llamado de atención que los bolivianos supieron advertir para corregir errores y ganaron todos los partidos siguientes.

El 28 de marzo se jugó quizás el partido más dramático del campeonato. En La Paz se enfrentaron Bolivia y Argentina. La particularidad era que si ganaba la selección boliviana automáticamente era campeón del torneo. El partido se caracterizó por ser difícil para los locales, a pesar de que comenzaron ganando con dos goles en el primer tiempo, de Fortunato Castillo y Ramiro Blacut. Sin embargo, los argentinos lograron empatarlo. A dos minutos del final, Wilfredo Camacho anotó el tercer gol de la selección boliviana, de penal, y estableció el 3 a 2 definitivo.

En el Partido final, jugado el 31 de marzo de 1963, la selección boliviana se despidió del torneo con una victoria frente a Brasil: 5 a 4.

¿Fue la altura uno de los factores clave que ayudó al local para salir campeón? Probablemente sí. En La Paz se superan los 3600 metros sobre el nivel del mar. Pero nadie debería quitarle a Bolivia los méritos deportivos.

Luego de esa Copa América fueron 34 los años que pasaron para que La Verde volviera a acariciar la gloria. En la Copa América de 1997, también disputada en Bolivia, llegó a la final, pero perdió ante Brasil. De cualquier manera, esa posición le dio la clasificación para jugar (por única vez en su historia) la Copa de las Confederaciones. La altura, otra vez, había sido su gran aliada.

Leave a Comment


Your email address will not be published.