VENEZUELA Y EL LIBERTADOR


Con una nueva y próspera generación de jugadores, la selección de Venezuela afrontará la Copa América con la esperanza de que el proceso de juveniles comience a dar frutos en la Mayor. Cómo fue el camino recorrido desde la sub 20, de la mano de Rafael Dudamel.

Por Leandro Guerra

Luego de la eliminación en la fase de grupos de la Copa América de Chile, en 2015, y del peor arranque en las eliminatorias para Rusia 2018, el futuro para Rafael Dudamel, flamante técnico nombrado en 2016, no era alentador. Un año antes, “El Libertador”, apodo que se ganó en Colombia por su carácter de líder, fue elegido para comandar a la selección sub 20 en un contexto político y social tenso, que luego explotaría años después, ya estable en el cargo.

Una de las primeras medidas de Dudamel fue concentrar a sus dirigidos lejos de la capital, Caracas. En San Felipe, Yaracuy, estado natal del entrenador, con una nómina de 35 jugadores, comenzaba el proceso de juveniles que, al cabo, alcanzaría la gloria. La labor realizada por Dudamel y sus asistentes estaba planeada en 30 módulos de entrenamientos, en los que se probaron más de 50 jugadores de todos los equipos y estados del país. El trabajo de esta generación sub 20 estuvo minuciosamente estudiado. La aclimatación, el rodaje por varios estadios, los ejercicios de semanas en el Centro Nacional de Alto Rendimiento, inaugurado en 2013, y la preparación de cara a la altura a la que se enfrentaría el equipo en Ecuador, país donde se jugó el Sudamericano de la categoría, reflejaba el compromiso del cuerpo técnico en llevar a un grupo de jóvenes a cambiar la historia futbolística de su país.

Luego de dos años de preparación, la selección vinotinto debutaba en el Campeonato Sudamericano de Ecuador 2017 con un empate frente a Uruguay. El andar del equipo no era del todo bueno. Tras cosechar cuatro empates en la fase de grupos, Venezuela se clasificaba a la fase final del torneo. La primera victoria llegaba en la segunda fecha contra el local, ganando 4 a 2 bajo una neblina que cubría el Olímpico de Atahualpa en Quito. Los nombres de Yeferson Soteldo, Wuilker Fariñez o la del capitán Yangel Herrera comenzaban a escucharse en las casas de Venezuela, mientras la crisis y las manifestaciones se apoderaban de las calles de Caracas en contra del gobierno de Nicolás Maduro. La derrota contra Brasil no afectó a los dirigidos por Dudamel, que a la siguiente fecha se destaparon con una goleada frente al conjunto charrúa 3 a 0. La caída contra el seleccionado argentino no infirió en la clasificación de Venezuela al mundial sub 20 Corea 2017. La gesta se había logrado.

foto-1

Una nueva preparación se asomaba. Después del torneo continental, la selección vinotinto se instaló en Europa, donde jugó contra los equipos primaverales de Juventus, Sampdoria, entre otros. Además, empató contra la sub 20 de Italia. Las buenas y malas noticias llegaban al plantel. La inclusión de Adalberto Peñaranda potenciaba la ofensiva venezolana y la lesión de Soteldo, preocupaba a “El Comandante”, que igual lo convocó en la lista de 23. Los dirigidos por Rafael Dudamel jugarían en el grupo B contra Alemania, Vanuatu y México.

La Vinotinto debutó el 20 de mayo de 2017 con una sorprendente victoria 2 a 0  frente al seleccionado alemán. Los diarios de la mañana de Venezuela se hacían eco de los goles de Ronaldo Peña y Sergio Córdova. La racha continuaba. La goleada a Vanuatu 7 a 0, con gol incluido del arquero Fariñez, y con el posterior triunfo ante el conjunto azteca, los venezolanos cerraban el grupo como líderes y con puntaje perfecto. En octavos de final, Japón fue un duro rival. El encuentro recién pudo destrabarse a los 108 minutos del tiempo complementario, con el gol del capitán Herrera. Estados Unidos era el escollo a batir en cuartos. Una vez más, la Vinotinto tuvo que esperar hasta la prórroga para llevarse la victoria. Peñaranda y Nahuel Ferraresi le daban la clasificación a semifinales, donde esperaba Uruguay.

La Celeste contaba con jugadores como Nicolás de la Cruz, Marcelo Saracchi y Rodrigo Bentancur. Ambos equipos plantearon diferentes estrategias y tácticas, como si se tratara de un juego de ajedrez. El partido comenzó cuesta arriba para los venezolanos, ya que De la Cruz adelantaba con un penal a su selección. En el último minuto de agregado, Samuel Sosa empató el cotejo con un gol de tiro libre y alargó el encuentro al suplementario. El empate prosiguió en los 120 minutos y el partido se fue a los penales. Desde los 12 pasos, Fariñez se hizo grande aún más grande que 1,81 metros. Atajó el último penal y le dio el pase a Venezuela para disputar la primera final en su historia. El partido final solo queda como anécdota. Venezuela no pudo contra Inglaterra y cayó 1 a 0. A pesar de la derrota, el proyecto ideado por Dudamel arrojó muy buen resultado, más de lo esperado. Luego del Mundial, los juveniles venezolanos recayeron en equipos fuera de su país. Fariñez, a Millonarios de Colombia; Ferraresi, a Peralada de España; Herrera y Juan Pablo Añor, a Huesca; Peñaranda, al Watford inglés; Sosa, a Talleres de Córdoba y Soteldo, al Santos de Brasil.

foto-2Después de la cita mundialista, Dudamel se centró en la Mayor, sin descuidar el seleccionado juvenil. Este año, Venezuela disputó una nueva edición del Sudamericano sub 20 en Chile. Con una nueva generación y algunos jugadores del anterior plantel, la Vinotinto avanzó a la fase final, pero no pudo alcanzar los cuatro primeros puestos que otorgaban una plaza al Mundial. Algunos jugadores que se destacaron en el torneo fueron Jan Hurtado, de Gimnasia de La Plata, Christian Makoun, de Juventus B, y Carlos Olses, adquirido por Racing Club.

Para lo que quedaba de las Eliminatorias de Rusia 2018, Dudamel citó a varios sub 20. En este caso, los jóvenes integraron el plantel con futbolistas más experimentados, como Salomón Rondón, Tomás Rincón o Josef Martínez. La adaptación y el rodaje futbolístico son la prioridad para El Libertador de cara a la Copa América de este año.

Leave a Comment


Your email address will not be published.