Inicio » Alemania: el camino a la gloria para romper el doloroso presente

Alemania: el camino a la gloria para romper el doloroso presente


Compartir

La selección dirigida por Julian Nagelsmann será anfitriona de una Eurocopa después de 36 años y buscará cortar con una sequía de seis ediciones sin levantar un trofeo continental.

6 de junio de 2024. Faltan tan sólo ocho días para que comience el sueño por el reinado de Europa a nivel selecciones. Alemania, que será la gran anfitriona, ya se alista para la Eurocopa 2024 y aparece como siempre como uno de los grandes candidatos gracias a su renovado plantel, que reúne el extremo potencial de jóvenes futbolistas con la jerarquía inagotable de varios históricos que seguramente, tendrán su última bala para buscar otro título con la Mannschaft en esta competición.

Los dirigidos por Julian Nagelsmann integran la zona A de la Eurocopa junto a Escocia, Hungría y Suiza. Los encuentros se desarrollarán en 10 recintos diferentes distribuidos en las ciudades de Alemania, territorio en el que la Selección local no levanta un trofeo desde 1974 y donde los dirigidos por Julian Nagelsmann buscarán cortar una sequía de 28 años sin ganar una Eurocopa. Reconozcase la casualidad si es necesario: es la misma cantidad de tiempo que tuvimos que esperar los argentinos para volver a ver a la Selección Albiceleste levantar un título.

La ilusión de terminar con este ciclo triste e indigno de un equipo tan importante como es la Mannschaft para el fútbol mundial es cada vez más grande. Lo cierto es que la localía siempre les ha traído alegrías y logros, ya que en cada competición que Alemania fue anfitriona a lo largo de su historia, logró meterse entre los tres mejores. En cuanto a los mundiales, fue campeón por segunda vez en su historia siendo local en 1974 y se quedó con la de bronce en 2006. La misma consiguió en la Confederaciones 2005 y si bien en la Euro de 1988 no había partido por el tercer puesto, estadísticamente quedó como el tercer mejor equipo luego de perder en semifinales.

EL CALENDARIO DE LOS ANFITRIONES

Como bien se menciona, el partido inaugural será el próximo viernes (14 de junio) a las 16:00hs. Allí, los locales enfrentarán a Escocia en el Allianz Arena de Múnich. Encuentro que será clave para el seleccionado teutón, que buscará imponerse y demostrar su superioridad desde el comienzo de la Eurocopa, con el fin de alcanzar su cuarto galardón. Los escoceses, por su parte, nunca han conseguido superar la fase de grupos en tres ediciones disputadas hasta el momento. Por lo que rascar un punto por medio de un empate, ya podría valer oro.

Seguido a los británicos aparece Hungría, a quien enfrentarán el 19 de junio en el Stadium Stuttgart. Los dirigidos por Marco Rossi, están preparados para una “revancha” y mejorar los resultados dados en la edición pasada, en donde el encuentro entre ambos -también por fase de grupos- había finalizado 2-2 también en territorio teutón.

El último encuentro de la primera fase lo disputarán ante Suiza en el Frankfurt Arena el 23 de junio. El duelo final del grupo y la clave para definir quizás el liderazgo de la zona y a su vez afianzar un lugar en la siguiente ronda. Los helvéticos tuvieron un desempeño brillante en la fase clasificatoria en, donde solamente perdió en un solo encuentro. Sumado a esto, cabe recalcar que su rendimiento en la edición pasada fue extraordinario: alcanzó los cuartos de final tras eliminar a Francia en octavos.

Tiene lógica decir que Alemania tendrá duros desafíos tanto durante la primera fase como para el resto de la competición. Sin embargo, un equipo con tanta jerarquía e historia como lo es la Mannschaft especula clasificar con puntaje perfecto. Para ello, deberán acomodar un equipo que se arma entre jóvenes promesas que poco a poco comienzan a entender lo que verdaderamente significan este tipo de competiciones, y las grandes estrellas germanas y del fútbol mundial que ven sus finales de carrera asomarse y buscarán cerrar su ciclo con la Selección alemana de forma perfecta.

Hay cuatro nombres por lo menos que destacan en esta lista. Son los siguientes.

MANUEL NEUER

Alemania es y fue históricamente cuna de grandes arqueros. Desde Sepp Maier, quien se coronó campeón del mundo en 1974, pasando por Oliver Kahn hasta otro arquero ganador de un mundial como lo es Manuel Neuer. El nacido en Gelsenkirchen fue para muchos el mejor en su posición del mundo durante la década 2010-2020. Debutó en la selección en la Eurocopa sub-21 donde levantó el título y fue una de las grandes sorpresas del equipo y disputó las ediciones 2012, 2016 (en ambas llegó a semifinales) y 2020 de la Eurocopa con la mayor.

En los últimos tiempos, mantuvo una disputa con Marc Ter-Stegen por el puesto. Ambos son arqueros de clase mundial y defienden arcos pesados, como son el del Barcelona y Bayern Münich respectivamente. Sin embargo, la jerarquía e inagotable calidad de Manuel, que a sus 38 años apunta para seguir siendo titular en la Eurocopa. Si bien el arco teutón estará bien cubierto cuando Neuer se retire, lo cierto es que va a ser difícil para el pueblo alemán no extrañarlo.

İLKAY GÜNDOGAN

Ilkay, de ascendencia turca, no ganó la copa del mundo como sí lo hicieron varios de los actuales referentes. Sin embargo, supo ser el mejor jugador en su posición durante años. Su explosión llegó cuando fue fichado por Manchester City por pedido expreso de Pep Guardiola. Hizo su debut en la selección alemana en un partido ante la selección belga, en el año 2011, cuyo encuentro finalizó con triunfo 3-1.

Löw lo llamó para disputar la Eurocopa 2012, pero a pesar de ser convocado, no jugó. Su otra participación fue en 2020 donde llegó a octavos de final. Más allá de la carencia de títulos, Gundo se mantiene como titular indiscutible en el equipo y capitán hace años, aunque la nueva generación pareciera tener la posibilidad de ir relegándolo poco a poco.

THOMAS MÜLLER

El punta nacido en el estado de Baviera tiene el gen goleador desde joven: jugando para el TSV Pähl, anotó 120 goles de los 170 que convirtió el equipo en una de sus primeras temporadas como jugador en formación. En uno de esos tantos partidos, fue visto por un ojeador del Bayern Múnich, que lo llevó al equipo en el que se convirtió una de las grandes leyendas en la historia del fútbol germano.

A sabiendas de su importante historia en el club de su vida, Bayern, Müller tiene una inagotable trayectoria en la Selección teutona. Fue llamado por primera vez para integrar la sub-21 en 2009 y de ahí no paró: jugó los mundiales de 2010, 2014 (donde se consagró campeón), 2018 y 2022.

Como si fuera poco, disputó tres ediciones de la Eurocopa: 2012, 2016 y 2020. Esta será la cuarta en su carrera.

En 2012 llegó a semifinales pero no logró anotar ningún tanto en la competición, en gran parte se debió a que en aquella ocasión no fue titular indiscutido y alternó con frecuencia entre titularidad y banco de suplentes. En 2016 ya era una fija en la selección de Joachim Löw, pero aún así no logró anotar goles como si lo hacía en mundiales. Jugó 6 partidos de titular e hizo 1 asistencia. En la edición 2020 tampoco pudo anotar, como estaba acostumbrado en Baviera, y cerró dicho torneo con 3 titularidades y sin participaciones en goles.

A pesar de haber perdido la regularidad en su Selección hace ya varios años, tendrá ahora su última posibilidad de cerrar con broche de oro su etapa en la Mannschaft y además, lo podrá hacer en su tierra natal.

@rmadridinfo

TONI KROOS

Uno de los volantes más exquisitos y ganadores en la historia del fútbol. Nació hace 34 años en Greifswald e integra la lista de los campeones del mundo del 2014 que jugarán la presente Eurocopa.

Kroos es un referente histórico de esta Selección y su figura sobresale por sobre el resto en esta ocasión, ya que anunció hace unos meses que se retirará como futbolista al término de esta competición. La leyenda del Real Madrid disputó tres certámenes: 2012, 2016 y 2020. Una pequeña coincidencia interesante a mencionar, es que su debut en la selección mayor se produjo un 3 de marzo de 2010 ante la selección argentina.

Toni se consagró campeón recientemente de la UEFA Champions League con el equipo español y cerró su etapa como futbolista en cuanto a clubes de forma perfecta. El próximo objetivo es claro: replicar el logro con su Selección.

Ante tantas salidas surge la inminente pregunta para el futbolero alemán acerca de quiénes se harán cargo de la enorme ilusión que llevan los germanos con su seleccionado siempre que aparece una nueva competición. Si bien la incertidumbre es lógica, el primer designado para el recambio -y posiblemente, el más importante de la lista-, ya empezó a mover sus fichas en el tablero para comenzar un nuevo proceso que integre futbolistas jóvenes y con potencial. El nombre de este señor, es Julian Nagelsmann.

NAGELSMANN, EL REFLEJO DE LA IMPORTANCIA DEL RECAMBIO

El entrenador de la Selección alemana tiene apenas 35 años. Cuenta con el récord de ser el segundo -sí, hubo alguien más joven que él a cargo de la Mannschaft– DT más joven en la historia del conjunto germano.

Su historia es cuanto menos llamativa, ya que es uno de los pocos entrenadores del equipo teutón que jamás fue futbolista. Apenas pasó por las filiales del Augsburgo, donde Thomas Tuchel, actual entrenador del Bayern lo contrató como ojeador. El tiempo pasó y llegó 2016, año en el que se convirtió en DT del Hoffenheim con apenas ¡28 años!. Allí se convirtió en el entrenador más joven en la historia del fútbol alemán.

Pero ese récord no era suficiente. Julian buscaba más. Por ello decidió dirigir al RB Leipzig, un equipo acorde a sus características: adolescente y con potencial para llamar la atención de los más grandes. Dicho y hecho. Como entrenador de este club fundado en 2009 logró el primer título en su historia, galardón que le permitió llegar posteriormente a ser entrenador del club más importante del fútbol alemán: Bayern Múnich. Luego de dos temporadas irregulares allí, le llegó la oportunidad de su vida con la Selección. No hubo forma de declinarla. Aceptó sin dudar dos segundos.

Cope

Nageslmann es un entrenador que se ha caracterizado siempre por un estilo de juego vertical y que prioriza la movilidad continua de todos sus jugadores en el campo. Su proyecto a futuro es la renovación de los futbolistas de la Selección de cara a la Copa del Mundo de 2026, fecha en la que estará en el cargo según la renovación de contrato que firmó apenas meses atrás.

Sus once titulares suelen conformarse por futbolistas altamente experimentados como es el caso de Gundogan y de Neuer, a quien le otorgó su confianza ciega luego de que el portero se recuperara de aquella fatídica rotura de rodilla sufrida en la pretemporada. Junto a ellos, se especula que aparezcan otros nombres reconocidos como son el de Kroos, Jonathan Tah y Antonio Rüdiger y el de otros jóvenes más, que hace tiempo, vienen dando de qué hablar y tienen altas probabilidades de convertirse en los referentes de la nueva Alemania,

NICLAS FÜLLKRUG

Le falta un diente desde su nacimiento, un detalle que aumenta el sentido de guerrero de un jugador que en ningún caso moriría de miedo. Füllkrug es la resurrección del delantero tanque en una era en la que los números ‘9’ dejaron de caracterizarse por el juego físico.

El atacante se crió en una familia llena de fútbol. Su padre y su abuelo fueron futbolistas. Niclas debió usar aparatos para llegar a tener un espacio en la dentadura con el que poner un implante. “Esta peculiaridad fue la que me permitió conocer a mi esposa”, contó el delantero teutón que además de ser un excelente futbolista, es -como se le conoce en nuestra jerga- un tipazo y un gran personaje.

En su carrera alternó entre la primera y segunda división de su país, Militó en el Hannover y en Nuremberg hasta que finalmente regresó en 2019 al equipo de sus amores, el Werder Bremen, con el que descendió a Segunda.

Su llegada a la Selección sin embargo no llegó hasta 2022, cuando fue convocado exclusivamente para la Copa del Mundo que iba a disputarse en Qatar. A pesar del desastroso rendimiento de los comandados por Hans Dieter Flick en la competición, Füllkrug anotó dos tantos y disputó los tres partidos. Uno de sus goles lo convirtió ante España a siete minutos del final para poner el 1-1 que le dio vida a Alemania de cara a la última fecha.

Desde entonces, su convocatoria se hizo indiscutible en el conjunto teutón y gracias a la excelente temporada 2023/24 que realizó con el Borussia Dortmund, se ganó no sólo un lugar en la lista de Nagelsmann, sino también un puesto en el once titular alemán.

Sport

FLORIAN WIRTZ

Wirtz es uno de los principales responsables del éxito del Bayern Leverkusen durante la última temporada. El nacido en Pulheim debutó en la Bundesliga con 17 años y con tan sólo 19, sufrió una rotura del ligamento cruzado que detuvo su explosión futbolística en 2022,

Florian causó una gran impresión en el reciente ciclo 2023/24 y se convirtió en un habitual de la selección germana y en la Bundesliga, siendo el jugador con el valor de mercado más alto en su país. Juega con las tobilleras más pequeñas, y sólo porque está prohibido no llevarlas.

Antes de ser el muchachito de la liga alemana, su carrera quedó marcada por una “traición”: Cuando tenía 7 años, el FC Colonia notó en él un gran potencial y lo reclutó para sus divisiones inferiores. La historia cambiaría radicalmente en enero de 2020, cuando Wirtz decidió mudarse a Leverkusen, el clásico rival y directo de los machos cabríos.  

JAMAL MUSIALA

Nacido en Alemania e hijo de un nigeriano-británico, es una de las mayores sorpresas de esta Selección desde hace varios años. No solamente por lo futbolístico, sino también porque durante su adolescencia formó parte de todas las categorías juveniles de la Selección inglesa, inclusive la sub-21. Esto se debe a que a sus siete años vivía en el Reino Unido -específicamente en Southampton-, donde comenzó a formarse en el City Central FC, un equipo de fútbol infantil de la mencionada ciudad.

Sin embargo, con apenas 18 años anunció que jugaría para su país natal y disputó la Eurocopa 2020 con los teutones. Allí le convirtió un gol a Hungría y se convirtió en el goleador más joven en la historia de la Mannschaft. Por alguna coincidencia o un karma, Musiala y su Selección fueron eliminados en octavos de final por Inglaterra, aquella nación a la que Jamal había representado durante tanto tiempo.

A día de hoy, él y Wirtz son considerados las promesas más grandes del fútbol alemán. La excelsa calidad de ambos futbolistas, que tienen la capacidad de adaptarse a cualquier rol desde el círculo central hacia adelante y sus cualidades técnicas ilusionan a todo un pueblo alemán que solamente desea volver a ver una Selección que dé pelea internacionalmente.

Todos estos futbolistas mencionados serán los referentes, los nombres a seguir en este plantel alemán que buscará revalidar su historia de gloria y alegrías en la Eurocopa. Una historia que comenzó tardíamente pero que, sin duda alguna, está llena de amor, tensiones, desilusiones y por sobre todas las cosas, fútbol del bueno, de calidad excelsa y hambre de victoria como bien demanda la mentalidad germana.

ALEMANIA EN LA EUROCOPA

A pesar de haber comenzado con el pie izquierdo su historia con la Eurocopa, luego de rechazar la participación en las primeras dos ediciones (1960 y 1964) y de no clasificar a la tercera en 1968, Alemania logró con el paso del tiempo convertirse en -posiblemente- el seleccionado más importante en la historia de esta competición.

Es fundamental aclarar que la cronología de la Mannschaft se narra haciendo referencia a Alemania Federal en primera instancia (1960-1988) y Alemania como una sola nación en el segundo tramo (1992-actualidad). Más si se considera que la Alemania Democrática, jamás logró la clasificación a la Euro.

Ya desde su primera presentación en la copa y hasta la tercera incluso, dio demostraciones de un fútbol excelsamente bonito y efectivo, ya que tanto en 1972 como en 1976 y 1980, consiguió llegar a la gran final y se impuso en dos de esas tres ocasiones. En su debut dio la sorpresa y se consagró tras derrotar al anfitrión, Bélgica, en semifinales y a la URSS en la definición con un contundente 3-0. Cuatro años después, a pesar de haber logrado eliminar nuevamente a la Selección local (Yugoslavia), no pudo imponerse en los penales ante Checoslovaquia tras el 2-2 en los 120’ y recibió su primera medalla de plata.

Esto sin embargo, no le impidió a la Mannschaft redimirse en Italia durante 1980, donde volvió a consagrarse campeón tras derrotar con un gol sobre el final a Bélgica por 2-1.

Dazn

A partir de ese momento comenzó una etapa de irregularidad: en 1984 fue eliminado en fase de grupos y en 1988, año en el que tuvo la posibilidad de ser local por primera vez, fue borrado en semifinales por Holanda, conjunto que luego gritó campeón ante la URSS. El ciclo de dolor se extendió sin embargo hasta 1992. Aquel año, los teutones se presentaron por primera vez como una sola Alemania, lo que agigantaba la ilusión de volver a gritar campeón. Sin embargo, el sueño murió tras perder una nueva final: 0-2 ante Dinamarca en esta ocasión, una Selección que ni siquiera había clasificado a la competición y sorprendió a todo el mundo, en especial, al conjunto campeón del mundo que había prejuzgado erróneamente a los escandinavos y debió conformarse con una medalla de plata.

Previo al inicio de un nuevo ciclo de irregularidades, los dirigidos por Berti Vogts tuvieron una nueva cita con la historia y se consagraron campeones por tercera vez en su historia en Inglaterra en 1996. En la gran final de aquel año, el entrenador alemán tomó la excelente decisión de meter al campo a Oliver Bierhoff cuando el encuentro estaba 0-1 en contra de los teutones ante un viejo conocido: República Checa. Para no volver a ese doloroso verano de 1976, Bierhoff se puso la capa y convirtió un gol cuatro minutos después de ingresar, y a los cinco minutos de haber comenzado el alargue anotó el gol de oro que le dio a los teutones el trofeo y el mote de ser los máximos ganadores en la historia de la competición. Un récord que hasta día de hoy mantienen y desde hace 12 años comparten con España.

UEFA.com

A pesar de su excelente historial acumulado en las primeras siete ediciones disputadas (3 títulos, 2 subcampeonatos y una medalla de bronce), Alemania comenzó a sufrir un nuevo periodo de irregularidad y sequía que en 28 años no pudo romper aún. Dos eliminaciones consecutivas en fase de grupos (2000 y 2004), una final perdida ante España en 2008, dos semifinales con derrota seguidas ante las respectivas subcampeonas en 2012 (Italia) y 2016 (Francia), sumadas a la pésima participación en la edición 2020 que incluye una victoria, un empate y una derrota como locales durante la fase de grupos y la eliminación en octavos como visitante ante Inglaterra, conforman esta dura etapa sin títulos ni logros que tanto dolor provoca en los fanáticos alemanes.

Apenas faltan días para que los dirigidos por Nagelsmann inicien un nuevo proceso de ilusión en el debut ante Escocia, que se producirá el 14 de junio en el Allianz Arena de Múnich. Si bien Alemania es -como siempre- un gran candidato para consagrarse campeón, para lograr el objetivo deberá no sólo asentarse a nivel futbolístico -algo que no logran desde el Mundial conseguido en 2014-, sino también, tendrá que luchar contra una anti-mística que comenzó a orbitar en su contra durante los últimos años y no le permite deslumbrar a los fanáticos del fútbol como bien lo ha hecho a lo largo de su historia.


Compartir

Agregar comentario

Clic acá para dejar un comentario