AMOR POR EL ARTE


Un grupo de artistas busca darle vida y color a las persianas vandalizadas del barrio de Congreso. Las pintas y arman murales. Ya realizaron siete intervenciones, la última en Montevideo del 0 al 400.

Por Carola Zorzoli (@CaroZorzoli)

La buena predisposición y las ganas de querer generar un espacio de expresión e ingresos para artistas urbanos se combinan para crear un proyecto que decora y da vida a las persianas de Buenos Aires a través del arte.
Proyecto Persiana surgió cuando Santiago Kavagnha, fundador de la idea, se mudó en 2014 al barrio de Congreso. Caminaba por el lugar y le pasaba que durante el día era una zona caótica, llena de gente y comercial. Pero de noche, cuando los locales cerraban, se volvía desértica, gris y todas las persianas estaban vandalizadas. “Y a raíz de eso dije: ¡Algo hay que hacer! Ahí me largué a conversar con los comerciantes, a hablar con algunos artistas, entre amigos y conocidos, y finalmente empezamos con la primer persiana. Con una consigna muy simple: una persiana, un artista”, dice su fundador.
Kavagnha es licenciado en Economía Empresarial en la Universidad Di Tella (UTDT) e hizo una especialización en Negocios de Arte en Christie’s, Nueva York. A su lado ayudándolo están Milagros Avellaneda, Lucía Arrocha, ambas Licenciadas en Comunicación Social (Universidad Austral), y Juan Ridolfi, estudiante de Diseño Industrial.

El primer evento se hizo en la calle Libertad del 0 al 100, en septiembre 2015. Los artistas se convocaron de manera abierta, a través de las diferentes redes sociales. Se pintaron en total 10 persianas que le dieron color a la calle pero también se creó un espacio de encuentro entre personas y artistas de diferentes barrios y ámbitos que se enamoraron de un proyecto completamente desconocido. Todos con el mismo objetivo de crear un espacio armonioso y para poder expresarse.

“Se trata de una consigna muy simple: una persiana, un artista”                             Santiago Kavagnha, fundador de Proyecto Persiana.

El proyecto fue avanzando año tras año y pasaron de reunir 10 artistas a tener entre 30 Y 60 en las siguientes ediciones. Dana Alessi es muralista y pinta en la calle desde el 2012. Lo que más le interesó de la movida fue la idea de intervenir las persianas de la vía pública. Su participación en la tercera edición también le abrió las puertas a otros trabajos. “Lo que tiene de bueno este proyecto es que mucha gente los contacta, a los fundadores, por toda la movida que generan y ellos se encargan según el perfil de la persona de recomendar artistas. Se genera esto de que no es solo participar sino que te puede crear muchas otras cosas. Incluso con artistas que conocés ahí, con los que después podés pintar y generar cosas nuevas”, dice Dana Alessi.
En todas las ediciones la convocatoria es abierta, si bien ya hay artista que son fijos, siempre buscan la incorporación de nuevos talentos. Santiago lo define como “un cenicero de artistas”. El proyecto no tiene como objetivo definir un estilo fijo en cuanto a lo artístico. Proponen temáticas para generar una visión más armoniosa de la calle pero siempre con la libertad de estilos que poseen los diferentes artistas.
En su última edición el tema de inspiración para los artistas fue la danza, el ritmo y el movimiento. La jornada de trabajo empezó alrededor de las diez de la mañana y terminó a las seis de la tarde. La calle Montevideo se llenó de artistas, música y colores. Una de las persianas, siendo fiel a la temática, hizo alusión al famoso “moonwalk” de Michael jackson. Con un fondo negro y lleno de estrellas, el astronauta baila en la luna al ritmo del rey del pop.

Las ediciones se realizan aproximadamente cada dos meses y buscan terminar de pintar el cuadrante en el barrio de San Nicolás, entre las Avenidas Corrientes y Avenida de Mayo y entre Callao y 9 de Julio. La cantidad de vecinos que prestaron sus persianas, en las primeras ediciones, eran pocos porque no eran conocidos y no tenían material para avalar su trabajo. “Ahora ya nos conocen y tenemos el voto de confianza de ellos. Tenemos por ejemplo un vecino, Lisandro, que es fanático del proyecto. Vive en la calle Montevideo y él ya le fue avisando a los vecinos que vamos a pasar”, cuenta Kavagnha.
Durante las primeras tres ediciones los artistas eran los que traían sus materiales y pinturas. En la cuarta edición recibieron el apoyo de pinturerías Tersuave y la marca de aerosol Kuwait.

Leave a Comment


Your email address will not be published.