ARIEL MARTÍNEZ, EL JUGADOR DESERTOR


Cada vez son más las personas que desertan de La Isla en busca de una vida mejor. Entre ellos, muchos son deportistas que aprovechan sus competencias para escaparse y quedarse a vivir en otras tierras.

Por Maximiliano Pereira (@maxipereira22)

Ariel_Martinez_2

Miles y miles de cubanos se escapan por año de su país natal para ir a los Estados Unidos, en especial al estado de Florida, dónde uno de las ciudades predilectas es Miami. Ellos se van de su tierra con el fin de poder ser libres, poder decir lo que piensan sin temor a una represión, poder pensar libremente. Muchos afirman que en Cuba no hay futuro para las personas, y por eso los habitantes se fugan. Entre estas personas se encuentran muchos deportistas, quienes aprovechan cada viaje a algún otro país para quedarse en él.

Este fue el caso de Ariel Martínez, un futbolista de 29 años, que jugó en la selección cubana, dónde debutó en el año 2006, y era considerado como el Messi de “La Isla”. Actualmente, juega en la segunda categoría del país norteamericano, en la NASL, en el equipo Miami FC junto a los argentinos Dario Cvitanich y Daniel Vega.

—¿Cómo fue que decidiste escaparte?

Yo pedí varias veces que me dejen ir a jugar afuera, y estuve cerca de pasar a Ponte Preta, pero nunca me lo permitieron. Pero en 2015, estábamos jugando la Copa de Oro en Estados Unidos, me acuerdo que estábamos volviendo en el autobús después de ganarle a Guatemala, y cuando llegamos al hotel, lo abracé al entrenador, le dije que no seguía con el equipo y salí corriendo para cualquier lado. Esto ya lo venía planeando hacía un tiempo, y me escapé junto con tres jugadores más, que desertaron unos días antes. Yo tenía la suerte de tener unos amigos que vivían ahí. Ya tenía todo planeado en mi cabeza.

—¿Cómo fueron esos primeros días?

Fueron difíciles, pero mis amigos eran como mi familia. Sabía que por un tiempo largo no iba a ver a mi familia de sangre, aunque a menudo hablaba con ellos.

—¿Cuánta importancia se le da a los deportes en Cuba?

Allá, los atletas no tienen buenas condiciones como para desarrollar sus actividades. El fútbol es el deporte más popular, y se puede realizar gracias a la ayuda que brinda la FIFA. Pero al no ser profesionales, sumado a la poca libertad que existe, muchos deciden desertar. En los últimos Juegos Panamericanos se escaparon varios deportistas.

—¿Te fue difícil encontrar club?

No. Muchos equipos me conocían por mis participaciones en las ediciones de la Copa de Oro. Mi primer equipo fue el Battery, y ellos me ayudaron mucho como para poner mis papeles en regla.

—¿Tu familia te apoyó en tu decisión?

Sí, claro. Me apoyan porque saben que siempre quise jugar con la pelota de manera profesional. Y ahora soy feliz, pero cuando los tenga aquí conmigo seré feliz totalmente. Lo que más extraño es a mi mamá y a mi afición, que están siempre pendientes de mí.

—Te decían el Messi de “La isla”. ¿Qué opinas de él?

Messi es un jugador estupendo. Es un placer que me coparen con él. Creo que el mejor entrenamiento que uno puede tener, es verlo jugar.

Leave a Comment


Your email address will not be published.