BRITISH IRISH LIONS, EL EQUIPO DEL REINO UNIDO, UNIDO


Gran Bretaña vibra con sus selecciones nacionales, pero además se deslumbra con sus equipos mezclados en el Super Rugby.

Por Matías Rodríguez

En Irlanda, el rugby tiene una esperanza preponderante. A diferencia de otras naciones donde el fútbol es rey, el deseo de un niño irlandés es convertirse en rugbier profesional. Por esta razón, durante su larga historia, ha formado grandes planteles para competir internacionalmente de igual a igual ante naciones como Sudáfrica, Nueva Zelanda e Inglaterra.

En la colonia británica de la que forma parte, el rugby es concebido de la misma manera. Es por eso es que en 1888 surgió la intención de fomentar el deporte en las naciones  y realizar giras para ganar dinero a partir de la creación de un equipo que combine a las mejores estrellas de cada país llamado British Isles . El conjunto fue cambiando de nombre varias veces hasta quedarse con el de British and Irish Lions. Tiene su propia camiseta de color rojo y hasta su bandera. En ese entonces el rugby era amateur, entonces a partir de esto los jugadores recibían sus regalías. Al principio compitió contra equipos del continente en europeo donde realizó su primera gira el 28 de abril de ese mismo año donde ganó 27 partidos.

El espectáculo y la repercusión que tuvo fue tan grande que en el año 1947 los diferentes comités de los cuatro países, que se alimentaban de sus diferentes jugadores, se unieron para hacer un sólo comité internacional y de ese modo preparar las giras. Tres años más tarde, en 1950, jugó su primer partido contra una selección internacional de las mejores del mundo: la escogida fue Nueva Zelanda. Eran unos años gloriosos para los Lions: estaban jugando a su mejor nivel, los jugadores eran los mejores del mundo y hacían un juego espectacular. El conjunto europeo levantaba pasiones por donde pasaba,  creando nuevos aficionados al rugby.

Con la profesionalización del deporte en el continente, se corrió el miedo de que la selección dejara de producir ese fanatismo y que los jugadores perdiesen el interés de formar parte, pero fueron los mismos aficionados quienes se encargaron de mantener la euforia. Tan grande es la relevancia de este combinado que para los jugadores, ser parte de esta selección tiene más prestigio que de ser parte de la selección nacional de su país. Esto se debe a que la convocatoria incluye no sólo a los mejores jugadores, sino que se realiza cada 4 años.

También, para enfrentar a este equipo hay que esperar 12 años y los países que tienen la posibilidad de hacerlo, son los más prestigiosos en el ambiente del rugby. Entre ellas, se encuentra Argentina, que la última vez que se enfrentó fue en 2005, y ya puede volver a jugar contra ellos porque superó el tiempo del último partido. “Para un rugbier es un honor ser parte de este partido, no solo de las naciones que forman parte de este gran equipo. Es un partido histórico que en la carrera de un jugador quizás solo tenga una oportunidad de hacerlo”, explica Juan Carlos Bertta, ex jugador y periodista dedicado al rugby. Otras de las naciones que suelen enfrentar son Nueva Zelanda, Australia y Sudáfrica.

En la actualidad, su entrenador es Warren Gatland, de Nueva Zelanda y su contrato es hasta 2021 cuando será la próxima vez que podremos disfrutar de una gira de este combinado con mucha historia en el rugby.

Leave a Comment


Your email address will not be published.