THE BORDERS, EL ORIGEN DEL RUGBY ESCOCÉS


Escocia integra el grupo A junto a Japón, Gales, Rusia, Samoa y el favorito: Irlanda. Los británicos tienen un legado de antaño, que nació en las regiones cercanas a Inglaterra.

Por Nicolás Vertone

Las rutas romanas marcaron las expediciones y los márgenes de las constituciones de Europa a lo largo de la historia. Al igual que diversos puntos del viejo continente, Gran Bretaña fue uno de los territorios que ocupó el Imperio Romano a mediados del siglo I y V. La antigua Britania dio origen al Haspartum, antecesor del rugby, pero en aquellos tiempos, las guindas no eran de cuero o materiales sintéticos, sino que se utilizaban las cabezas de los enemigos caídos en batallas. 

El paso de los años y la unificación del Imperio Británico no solo le dio lugar al rugby. Al mismo tiempo creó una rivalidad que trasciende el juego y se arraiga en el nacionalismo de Escocia en la región de “The Borders”. Valles, llanuras y zonas rurales son el ecosistema propio de un espacio en el que los escoceses compiten por ser los reyes de la pelota ovalada. 

Galashiels y Melrose son dos pueblos escoceses encargados de representar la rivalidad de antaño, al punto de que un empresario oriundo de Yorkshire fue el responsable de conformar un equipo de Galashiels con jugadores de Melrose en 1873. Tras ese momento, la relación entre ambas localidad cambió, ya que una noche, un comando proveniente de Melrose robó los palos (ingoal) del conjunto de Galashiels y los colores del equipo vecino. 

Galashiels y Melrose son dos pueblos escoceses encargados de representar la rivalidad de antaño, al punto de que un empresario oriundo de Yorkshire fue el responsable de conformar un equipo de Galashiels con jugadores de Melrose en 1873. Tras ese momento, la relación entre ambas localidad cambió, ya que una noche, un comando proveniente de Melrose robó los palos (ingoal) del conjunto de Galashiels y los colores del equipo vecino. 

Los desencuentros, enemistades y un sinfín de luchas en el campo de juego fueron las situaciones que llevaron a la fundación de los dos equipos emblemáticos de la zona: Melrose RFC y Gala RFC. Ambos fueron los protagonistas de brindar pasión y mayor relevancia a una zona del país en donde la vida rural y tranquila sobresalía para cada uno de sus habitantes.

El impacto y la búsqueda de una nueva modalidad dentro del rugby llevó al nacimiento del denominado “Seven a side” o Rugby Seven en 1883. El deporte era el mismo, pero los siete jugadores, en lugar de quince, le daban la impronta propia de The Borders y una mayor espectacularidad a la hora de conseguir tries y marcadores abultados. Ned Haig fue el creador del Seven y responsable de darle un giro a una modalidad que encontró su lugar como disciplina olímpica desde Río de Janeiro 2016. 

La década del ‘90 fue vital para ambos equipos, ya que el profesionalismo tuvo un papel preponderante para mejorar las condiciones en sus planteles, pero no fue suficiente para evitar una fuga masiva de grandes valores hacia Inglaterra, donde los contratos y el excelente nivel de su liga interna marcaban tendencia en Europa. 

Otro de los factores que impactó en la economía y administración de ambas instituciones fue la falta de patrocinadores y los malos resultados deportivos, al punto que de que el Gala descendió al finalizar la temporada 1994-95. Melrose supo sobrellevar de mejor manera la irrupción de la globalización y aguantó a duras penas con un equipo repleto de juveniles y algunos patrocinadores que tendieron una mano en un momento crítico para el futuro de los de negro y amarillo. 

En 1996, el giro sería radical con la fundación de “Scottish Borders Rugby”, o popularmente conocido como The Border Reivers. El equipo acaparó la atención en los torneos nacionales y fue el responsable de impulsar a valores como Ross Ford, hooker que logró la mayor cantidad de partidos a nivel nacional con 110 presencias. 

Las participaciones para Border Reivers fueron en ascenso con segundos puestos tanto a nivel nacional, como internacional. Para los de Galashiels, la triste noticia llegó en  2007. La disolución tomó forma y dejó al equipo en bancarrota, con un deja vú que recordó lo ocurrido doce años atrás, tras el éxodo de la mayoría de sus figuras hacia Glasgow Warriors. 

The Borders es parte de la esencia del rugby escocés, una región que marcó el pasado de la mayoría de sus jugadores y que con el paso de los años supo soportar a las problemáticas internas y confirmar una rivalidad que hoy sobrepasa las fronteras y se extiende hasta Inglaterra. 

La lista de los los 30 que representarán a Escocia en el Mundial de Japón la integran:

Forwards: John Barclay, Simon Berghan, Fraser Brown, Scott Cummings, Allan Dell, Zander Fagerson, Grant Gilchrist, Jonny Gray, Stuart McInally (c), Willem Nel, Gordon Reid, Jamie Ritchie, Blade Thomson, Ben Toolis, George Turner, Hamish Watson, Ryan Wilson.

Backs: Darcy Graham, Chris Harris, Adam Hastings, Stuart Hogg, George Horne, Pete Horne, Sam Johnson, Blair Kinghorn, Greig Laidlaw, Sean Maitland, Ali Price, Finn Russell, Tommy Seymour, Duncan Taylor.

Dejá tu comentario


Tu e-mail no será publicado.