Campeonissimo

Del Maracaná a Wembley. Argentina goleó a Italia por 3 a 0 en la Finalissima que enfrentaba al campeón de Sudamérica con el campeón de Europa y levantó una nueva copa en el mítico estadio inglés.


La Scaloneta lo hizo otra vez: se consagró en un estadio mítico ante un rival con historia. El partido se presentaba a priori difícil, pese a que la Azzurra no clasificó a Qatar y no contaba con algunos jugadores, había ganado con autoridad la Eurocopa y era una medida importante de cara al Mundial para la Albiceleste.

Durante los primeros 20 minutos se midieron y repartieron la posesión de la pelota, sin embargo, una pelota recuperada por Gio Lo Celso ubicó rápidamente a Leo. La Pulga aguantó, giró, se llevó la marca de Di Lorenzo y lanzó el pase para un atento Lautaro Martínez, quien definió de primera.

De ahí en más el rival apretó un poco más las salidas, pero luego de alguna chance de tiro libre de Messi, que no generó mayor peligro, un pelotazo de Otamendi en tiempo de descuento terminó en pies del “nueve” argentino. El Toro aguantó la marca, se la tiró larga a Di María, que en cuatro metros le sacó dos a Chiellini y definió con marca registrada por encima del arquero.

El segundo tiempo fue un monologo del elenco de Scaloni. Manejó los tiempos, el balón y tuvo todas las chances para hacer dos o tres goles más. Messi tuvo algunas, pero su compañero en el PSG, Donnarumma, no le permitió convertir. Una gran jugada que despertó el “ole” de la tribuna finalizó en un remate en posición inmejorable para Lo Celso que se fue cerca y sobre el final nuevamente en tiempo de descuento, un contragolpe iniciado por Dybala con traslado de Messi, finalizó con el gol del cordobés para cerrar una noche soñada. Argentina otra vez es campeón y nos hace soñar.

Picar para festejar

Di María, el Ángel del gol, desquiciado y fuera de todo contexto, corriendo el minuto 45+1, toca el balón de forma sutil por encima del cuerpo del imponente Gianluiggi Donnarumma. Algo que solo los “locos”, los tocados por una varita pueden hacer y más teniendo en cuenta el entorno de esta final disputada en el mítico Wembley. Los argentinos deliran. Messi lo abraza. Pero no es la primera vez que lo hace. En Beijing 2008 y ante el nigeriano Ambruse Vanzekin, con una “cuchara” soberbia el Fideo puso el 1 a 0 definitivo que nos dio la medalla dorada. Otro estadio mágico que fue espectador de las locuras de Di María fue el Maracaná. En la final de Copa América, que será recordada por todos y todas. Luego de un pase exquisito de Rodrigo De Paul, Ángel picó como con una caricia el esférico por arriba de la humanidad de Ederson. Delirio final y copa para los comandados por Scaloni. ¿Acaso habrá algún otro capítulo disponible en la serie de este “picador” serial?

Dibu y Cuti, averiados

Emiliano Martínez y Cristian Romero no jugarán el fin de semana ante Estonia. El arquero albiceleste arrastra una inflamación en una de sus rodillas y el cuerpo técnico del seleccionado argentino lo autorizó a dejar la concentración post Italia para empezar sus vacaciones y volver plenamente recuperado en la pretemporada del Aston Villa, en la primera semana de julio. Por su parte, Cuti, que había sufrido una lesión en la cadera luego de un fuerte golpe jugando en Tottenham, tendrá descanso y se someterá a distintos estudios que vislumbren como reaccionó su físico luego del largo párate.

2 comentarios

Dejá tu comentario