Fuimos locales otra vez

Los argentinos que residen en Inglaterra, otros países aledaños a esas latitudes y Estados Unidos coparon el mítico estadio de Wembley para ser testigo del gran triunfo de la Selección Argentina.


Vaya que fue una tarde de emociones. La primera se vivió en la previa de la Finalissima. A pocas cuadras del estadio de Wembley, donde se reunieron más de 3 mil argentinos para realizar un banderazo. Hubo bombos, choripanes, fernet con Coca, cerveza y se bailó al ritmo de la cumbia y el cuarteto. En varios momentos de euforia se escuchó bien fuerte el viejo hit: “¡El que no salta/ es un inglés!”. Una postal que tranquilamente pudo haberse vivido en el Obelisco de Buenos Aires, el Monumento a la Bandera de Rosario o cualquier otro punto tradicional de reunión de nuestro país.

Argentina dio cátedra en el juego y en la forma de alentar. Cincuenta mil compatriotas no pararon de cantar por la Scaloneta. “Y ya lo ve, y ya lo ve, somos locales otra vez…”, se escuchó varias veces a lo largo de los 90 minutos desde una de las cabeceras repleta de bote a bote con fanas argentinos, ante la mirada atónita de los espectadores italianos o ingleses que se dieron a la cita. Fue una fiesta albiceleste que se puso a tono a lo que el equipo ofreció en el campo de juego.

Ahí esta otra vez por el aire nuestro capitán, más líder que nunca en el juego. Y luego levanta el trofeo delante de sus compañeros, que se mueren de ganas por regalarle un título más en noviembre.  El infaltable “Que de la mano, de Leo Messi/ todos la vuelta vamos a dar”. No podemos evitar pensar en quién más hubiera disfrutado este momento y en ese lugar…

“El equipo da la cara siempre”

“El camino es largo y si me apuran, creo que hay demasiada ilusión con este equipo. Y en el fútbol te bajan de un plumazo. Sabemos que juegue quien juegue nos va a dejar bien parados, pero pensar que hay algo ganado es un error”, declaró Lionel Scaloni luego de la Finalissima, en la cual su equipo goleo por 3 a 0 al Campeón europeo Italia.

También agregó: “El Mundial es totalmente diferente a esto, con una presión totalmente distinta. No hay que engañarse. Lo bueno es que la gente disfruta con el equipo, aun cuando lo ve en dificultad”. Luego de estas reflexiones llegó el momento de la emoción, cuando le consultaron acerca de su familia y respondió que él era la persona que era gracias a sus padres y los valores que le inculcaron, con la voz entrecortada.

La Scaloneta no se detiene y el brillo en los ojos del técnico de la Selección así lo demuestran. El invicto de 31 partidos continúa: el equipo juego bien y el caminó a Qatar ilusiona con Scaloni.

En medio de los festejos, el DT además añadió: “Lógicamente, Argentina es un país con mucha tradición y sabemos que los hinchas nos van a apoyar para ganar todos los partidos, pero sabemos que en algún podemos perder. Yo siempre he dicho que eso puede pasar y es cuando debemos estar preparados”. “Nosotros no teníamos duda de que sí podíamos competir, pasa que necesitas jugar contra estos rivales. El equipo da la cara siempre, de eso no tenemos dudas”, afirmó Scaloni sobre la medida europea y lo tanto que se habló sobre el fútbol de Europa. 

Por su parte Ángel Di María, el autor del segundo gol con una picadita deliciosa, contó sus sensaciones de este momento que atraviesa la Selección: “Jugamos disfrutando, pasándola bien y eso se ve reflejado en los resultados.  Creo que la obtención de la Copa América nos liberó de presiones y eso también nos ayudó”.