CHICHARITO Y CHUCKY, LA DUPLA LETAL MEXICANA


México consiguió su segundo triunfo en Rusia 2018 con una actuación destacada de Javier Hernández e Hirving Lozano, que pusieron al Tri al borde de la siguiente instancia de la Copa del Mundo.

Por Javier Iaria

El conjunto norteamericano volvió a tener una gran actuación desde el planteo de su técnico, Juan Carlos Osorio, hasta la ejecución por parte de sus dirigidos. Aunque, a diferencia del partido contra Alemania, el Tri se encontró con la posesión porque Corea le prestó la pelota. Por eso, Guardado y Layún se adueñaron del mediocampo. Pero los verdaderos dueños del partido fueron Lozano y Hernández.

En el primer tiempo, Chucky Lozano, autor del gol en el debut, protagonizó varios desbordes por la banda izquierda. A los tres minutos, Yong Lee ya le había cometido dos faltas. Los coreanos recién pudieron apaciguar su peligro cuando le duplicaron la marca. Desde entonces, el despliegue del volante se dio a la hora de retroceder y marcar, como lo hizo cuando siguió a Son Heung-Min hasta apagar un contragolpe rival.

Por otro lado, Javier Hernández, el Chicharito, tuvo su primera gran intervención en ataque con un cabezazo tras centro de Layún que se fue apenas desviado, muy cerca del palo derecho del arquero coreano. El delantero de West Ham volvió a ser importante cuando, durante la primera mitad, recuperó varios balones por descuidos de los volantes coreanos. Por supuesto, su faceta más peligrosa fue en ataque. Primero, en un contragolpe que no llegó a conectar Lozano, habilitó a Guardado, que ocasionó la mano de Jang Hyunsoo que cobró el árbitro Milorad Mazic. Chicharito fue parte de la jugada del penal que abrió el marcador tras la ejecución exitosa de Carlos Vela.

Con la ventaja, Lozano y Hernández se alternaron para causarle dolores de cabeza a Corea. Chucky remató libre de marca antes del cierre del primer tiempo, pero la pelota se fue por arriba del travesaño. En la primera acción de gol del complemento, tuvo la chance de ampliar el resultado, pero careció de puntería tras la asistencia de Chicharito, que había pivoteado en el borde del área.

A los 21 minutos, el propio Hernández volvió a proteger el balón con la espalda y lo entregó a Guardado, a quien el arquero le ahogó el grito. Al rato, Chicharito se encargó personalmente de la definición: Lozano condujo la contra desde la mitad de la cancha y asistió el primer gol del punta en el Mundial de Rusia. Sus intervenciones tornaron estériles el posterior descuento de Corea, que no hizo mella en un público mexicano que copó el Rostov Arena y deliró con una dupla que los hace soñar.

Leave a Comment


Your email address will not be published.