De estar ligado al campo a ser el ídolo de Ecuador

Enner Valencia es el delantero que desde chico supo el significado de “esfuerzo” para luego cobrar recompensa a futuro. Hoy es la figura de la selección ecuatoriana gracias a su gran trayectoria.

Nacido en San Lorenzo, provincia ecuatoriana de Esmeralda, el 4 de noviembre de 1989. Aquella infancia estuvo ligada al campo y a la ganadería. Su padre tenía vacas y con lo que producían de ella se ganaban la vida. El propio Valencia ayudaba en las labores. Desde que era niño tenía que ordeñarlas para después vender su leche, lo que le permitía ganar un poco de dinero con el que aprovechaba para comprarse botines de fútbol, los cuales después usaba en los partidos.

Se formó en las categorías inferiores del “Caribe Junior” de la provincia de Sucumbíos, su entrenador fue Pedro Perlaza. En 2006 fue parte de la Selección de Sucumbíos en el Campeonato Nacional de selecciones provinciales. Por el 2008 sus derechos deportivos fueron adquiridos por el club Emelec de Guayaquil.

Sus primeros meses en aquel club no fueron buenos, porque el flaco jugador de ese entonces no tenía donde vivir ni qué comer. Es así que hasta dormía en el estadio. El entrenador que lo subió al equipo de primera fue Gabriel Perrone en 2009. Desde ahí cambió su situación porque ya tenía un departamento y ganaba al menos el sueldo básico. A pesar de haberlo subido a primera, Gabriel no lo hizo debutar en el primer equipo.

“Superman”, lo apodaron a Enner cuando vieron de lo que era capaz jugando de extremo o punta, el ecuatoriano cautivó a muchos. Un buen delantero que un día descubrió Jorge Sampaoli en 2010 y al que después hizo lucir. Su debut fue en Rosario ante Newells Old Boys por Copa Libertadores. Metió 27 goles en 124 partidos en el club.

Desde ese momento su carrera futbolística lograba encaminarse con un buen futuro, fue así que la primera convocatoria a la Selección la recibió el 17 de febrero de 2012. Reinaldo Rueda siempre le tuvo confianza y lo quería como delantero.

Su primer gol con la camiseta de la Selección ocurrió el 20 de noviembre de 2013 en Houston, Texas, ante Honduras en un encuentro amistoso. El partido terminó 2-2. Así es como se ganó un puesto fijo en la selección de Reinaldo Rueda y por eso disputó la Copa del Mundo 2014. Si bien a Ecuador no le fue bien, el atacante brilló con sus goles y le marcó uno a Suiza y dos a Honduras. Jugó tres partidos e hizo tres goles.

Un gran año para él fue el 2013 ya que uno sus méritos fue haber anotado cinco goles en la Copa Sudamericana, lo que hizo que terminara como goleador del torneo. El ecuatoriano se cotizó muy bien en muy poco tiempo y en noviembre del mismo año, el Pachucade México pagó por su pase al club Emelec 4,8 millones de dólares.

El delantero tuvo una temporada excelente en el Pachuca, marcó 18 goles en 23 partidos, lo que sumó además de la actuación en La Copa del Mundo 2014 para ser vendido al West Ham United (superó los 20 millones de dólares). Esos millones convirtieron a Valencia en el jugador más caro que la liga mexicana haya transferido al exterior en toda su historia.

El 15 de septiembre de 2014, Enner metió el empate ante Hull City sumando así su primer gol en la Premier League. Anotó 4 goles en su primera temporada y teniendo buenas actuaciones en la temporada 2014-2015 y temporada 2015-2016 coronando su etapa con los “Hammers” marcando un total de 10 goles. Después de su etapa por el Boleyn Ground con el West Ham United se dirigió a Goodison Park, donde llegó cedido al Everton Football Club. En su paso por el club logró anotar en  tres ocasiones y dio dosasistencias.

Para 2017 Valencia volvió a México, ya que fue comprado por Tigres. El 22 de julio de ese año debutó contra  Club Puebla anotando un hat-trick, finalizando el partido con un 5-0 favorable para su equipo. Enner quedó segundo en la tabla de goleadores con nueve goles. En la Liga metió otros tres, dos contra América en el partido de vuelta de la semifinal y el otro contra Rayados en el partido de ida de la final, que terminó ganando Tigres 3-2 en lo global, coronándose así en la cancha del rival.

El año pasado regresó a Europa, esta vez para jugar en Fenerbahce de Turquía, donde hizo una docena de tantos y completó una muy buena temporada en 34 encuentros. Así, Valencia llega a la Copa América con el objetivo de gritar goles y hacer historia con Ecuador.

Dejar comentario

Dejá tu comentario