EL CICLÓN DEL INGENIERO


El 10 de junio del 2001 San Lorenzo se quedó con el Clausura 2001, con el chileno Manuel Pellegrini en el banco y el gran goleador Bernardo Romeo marcando el gol de la victoria frente a Unión en la última fecha.

Por Maximiliano Gabriel Padrón Sánchez  

Tuvieron que pasar 6 años desde aquel inolvidable Torneo Clausura 95 para que San Lorenzo pudiera volver a gritar campeón. De la mano del Ingeniero Manuel Pellegrini logró coronarse en el Clausura 2001, en el que obtuvo la mejor racha de victorias consecutivas de la historia del futbol argentino. Además del torneo local, San Lorenzo logró quedarse con la Copa Mercosur 2001 y un año más tarde, ya con Rubén Darío Insua en el banco, obtuvo la Copa Sudamericana 2002. 

Previo al inicio del Clausura 2001, Víctor Hugo Doria asumió como interino tras la salida de Oscar Ruggeri. Dirigió los primeros dos encuentros del torneo: igualó 2-2 frente a Gimnasia en El Bosque (con goles de Bernardo Romeo y Leandro Atilio Romagnoli) y venció 2-1 como local a Newell’s (Romeo y Lucas Pusineri). El presidente Fernando Miele decidió designar como técnico al chileno Manuel Pellegrini. Hizo su debut el 18 de febrero, en la 3ª fecha frente a Racing en el Cilindro de Avellaneda. Fue derrota 2-0. En las 16 fechas restantes, el Ciclón consiguió 14 victorias, un empate frente a Huracán y una derrota frente a River. 

“Llegó el técnico justo en el momento indicado. Siempre nos faltaba algo para ser campeón y con su personalidad supo llegar a los jugadores”, recuerda Pablo Michelini, jugador del plantel campeón, al analizar la llegada del entrenador chileno al equipo.

San Lorenzo logró encadenar 13 victorias consecutivas, en las 11 últimas fechas del Clausura y las primeras 2 del Apertura. Así consiguió el récord de la mayor cantidad de victorias consecutivas obtenidas en torneos locales, marca que se mantiene vigente hasta hoy. Los 13 triunfos fueron: Vélez (V) 2-0, Colón (L) 3-1, Central (V) 3-0, Independiente (L) 3-2, Talleres (V) 3-0, Los Andes (L) 1-0, Estudiantes (V) 5-0, Chacarita (V) 4-0, Boca (L) 1-0, Argentinos (V) 2-0, Unión (L) 2-1, Chicago (V) 3-0 y Boca (L) 1-0. 

Al llegar a la última fecha del Clausura 2001, San Lorenzo tenía 44 puntos y River 41. El Ciclón venció 2-1 a Unión en el Gasómetro, con goles de Romeo y Erviti; el Millo cayó 2-1 en el Sur contra Lanús. De esta manera, el 10 de junio, el conjunto del Ingeniero gritó campeón con 47 puntos sobre los 57 posibles en todo el campeonato. El goleador del certamen fue Romeo con 15 tantos. 

Maximiliano Berardo, integrante del programa radial Equipo Desafío, quien seguía la campaña de San Lorenzo en el 2001, reflexionó para ETER Digital sobre aquel logro. “No solo era un gran equipo, sino que un gran plantel. Tenía recambio en todas sus líneas. Hubo un partido bisagra que fue contra River, en el que San Lorenzo pierde muy mal 3-1 y el grupo hizo un clic, y a partir de allí se volvió un equipo invencible, enarbolando once victorias consecutivas. Tenía todo… un gran arquero como Saja, un muy buen lateral derecho como Serrizuela, Ameli capitán y referente haciendo dupla central con Fabricio Coloccini, Aldo Paredes por el carril derecho, un doble cinco con Michelini de tapón y Eduardo Tuzzio, Erviti acompañando al gran Romagnoli, Estévez como un viejo win desequilibrante por la banda y un goleador implacable como Bernardo Romeo. Era un equipo que arrasaba tanto de local como de visitante”, señaló el relator.

Prácticamente con los mismos integrantes en el plantel, San Lorenzo también pudo obtener sus primeros dos títulos internacionales. El 24 de enero de 2002 obtuvo la Copa Mercosur 2001 al vencer por penales 4-3 a Flamengo en el Nuevo Gasómetro, tras igualar 0-0 en el Maracaná en la ida y 1-1 en la vuelta. El penal definitivo lo marcó Diego Capria. En ese mismo año, Pellegrini dejó de ser el técnico del Ciclón y asumió en su lugar Rubén Darío Insua, quien consiguió con el plantel la Copa Sudamericana 2002 venciendo en la final a Atlético Nacional. La ida fue victoria azulgrana 4-0 en Medellín con goles de Saja, Michelini, Romagnoli y Rodrigo Astudillo, y la vuelta fue 0-0.

Leave a Comment


Your email address will not be published.