El ping-pong como forma de vida

Horacio Cifuentes representará al país en tenis de mesa, deporte que lo llevó a radicarse a Europa a los 17 años para convertirse en profesional. El deportista platense, que ganó dos medallas de plata en los Panamericanos de Lima 2019, tendrá su primera experiencia olímpica en Tokio y cumplirá su sueño.


El tenis de mesa es un deporte que te exige mucha rapidez, velocidad en las reacciones y cálculo de trayectoria en escasos milisegundos. No está tan considerado en la Argentina, como sí pasa con otras disciplinas más populares como el futbol, el básquet o incluso el tenis. Eso hace que los jugadores de este deporte tengan que emigrar a otras tierras, de manera casi obligada, para llegar a poder competir de manera profesional y tener la posibilidad de vivir de ello.

Esa es la historia de Horacio Cifuentes, deportista argentino de 23 años de tenis de mesa, disciplina que comenzó a practicarlo a los 11 años en La Plata, su ciudad natal. Así recordó sus inicios y como empezó a gustarle este deporte tan particular: ‘’De a poquito me fue gustando mucho más este deporte. A mí siempre me encantó el deporte en general. Todo empezó jugando al ping-pong con mi viejo en casa, con la familia. Yo creo que a cualquiera le ponés una mesa después de un asado un domingo y todos los familiares juegan un partidito. A mí de chico ya me gustaba y un día tuve la suerte de pasar por un lugar que decía ´Enseñanza de tenis de mesa´, en La Plata, creo que era el único club. Así empezó todo”.

Argentina es un país en donde el tenis de mesa o ping-pong es más un pasatiempo o un juego para compartir con amigos en una reunión. Esa visión de este deporte hizo que, a los 17 años, Horacio tome la decisión de emigrar al exterior para poder convertirse en jugador profesional de tenis de mesa, objetivo que le iba a ser imposible de conseguir en la Argentina.  “Como deportista que practica tenis de mesa, surge la necesidad de salir para el Viejo Continente para tratar de mejorar y obviamente para poder vivir de esto. En Argentina desafortunadamente es imposible, contamos nada más con una beca de Secretaria en ENARD que sería equivalente a un salario mínimo”, así contaba Horacio las dificultades que se intentar ser jugador  profesional en el país.

El deportista platense, que en ese momento se encontraba en la Selección Argentina de tenis de mesa, comentó acerca de cómo fue que terminó emigrando a Europa y de la mano de quien consiguió ese objetivo: “A los 17 cuando estaba a la selección mayor, entré a un plan de atletas del futuro del ENARD y ahí es cuando empecé a viajar. En el 2016, hacía viajes de tres o cuatro meses por Europa´´. Horacio, también, está muy agradecido con estas personas por darle esa oportunidad y sostuvo: ´´Estoy muy agradecido a ellos (ENARD) y a la Secretaría de Deportes que siempre nos estuvieron apoyando desde mis inicios en Europa´´.

Si bien Cifuentes quería convertirse en profesional, su primera experiencia europea no fue la más confortable. Llegó a Alemania y contó lo que fue el choque cultural y en qué lo afectó: ´´No digo que la pasé mal pero sí fue diferente, difícil. Sinceramente no me gustó mucho el tipo de cultura, son más cerrados, el día termina muy temprano. Igualmente solo estuve una temporada ahí´´. Sin embargo, después de ese complicado inicio, terminó cambiando de país y llegando a Portugal, donde ahora se encuentra en un centro de entrenamiento de elite: ´´Después de Alemania tuve esta oportunidad en un centro de entrenamiento en Oporto. Ya es mi tercer año acá y la verdad es que estoy muy cómodo y muy contento´´.

Igualmente, Horacio, como la mayoría de los deportistas, padeció los estragos de la cuarentena provocada por el coronavirus. Esta nueva normalidad le hizo volverse a la Argentina y tener que entrenar por su cuenta ni más ni menos que con un robot lanza pelotas: ”La pandemia me agarró acá en mi casa en Berisso, por suerte tenía una mesa y después la federación me consiguió un robot para lanzar las pelotas y gracias a eso pude entrenar”´. De todas formas él mismo aclaró que únicamente fue para mantener el estado de forma y no perder el tiempo de reacción en algunos golpes, ya que la verdadera mejora se consigue entrenando y compitiendo en el día a día con otros compañeros.

https://twitter.com/FATM_oficial/status/1382487496349614092

Ahora está clasificado a los Juegos Olímpicos de Tokio 2021. Irá como uno de los abanderados de Argentina en tenis de mesa, donde actualmente ocupa el puesto número 75 en el ranking de jugadores. ´”Los primeros momentos cuando me aseguré un cupo para los Juegos estaba como loco, con una euforia terrible, fue un sentimiento único´´, así recordaba cuando logró vencer por 4 a 1 al chino-dominicano Hu, para tener pasaje asegurado a la cita en tierras japonesas. En aquel momento también rememoraba sus inicios, todos sus entrenamientos y sacrificios que tuvo que realizar para llegar donde llego: ´´Se me vinieron a la cabeza un montón de cosas, imágenes de mis comienzos, entrenamientos de los últimos años y experiencias vividas que me hicieron llegar adonde estoy hoy”.

Con la sensación del deber cumplido luego de entrar a los Juegos Olímpicos, Horacio dice: “Ahora ya está, que toque el que tenga que tocar y veremos si puedo avanzar, sino, no importa”. Por lo pronto, Cifuentes, que ganó las medallas de plata en Lima 2019 en dobles y la competencia por equipos, cuenta con una ilusión que no se la saca nadie, pero el objetivo ya está cumplido: será olímpico.