El zumbido desde África para el mundo

En 2010 la Copa del Mundo disputada en Sudáfrica tuvo una situación particular que despertó interés, curiosidad y muchas críticas de los fanáticos presentes y también de los televidentes.


Ya pasaron más de doce años del Mundial disputado en el continente africano que nos dejó muchos recuerdos. Un torneo que tuvo a Diego Armando Maradona, quien ya no está entre nosotros, como director técnico de la Selección Argentina, también el primer título de España o el cuarto puesto de Uruguay, pero hubo algo extra futbolístico que movió a los aficionados de sus asientos: las vuvuzelas.

El sonido de la trompetita de plástico fue muy potente en los estadios de fútbol, principalmente en Johannesburgo, escenario principal del torneo, y generó malestar en los presentes. Escuchar ese ruido de fondo provocó que los dueños de casa quisieran mudarse o ponerse tapones en los oídos, pero también causaba efectos negativos en quienes miraban los partidos por la pantalla o lo escuchaban por radio.

Vuvuzela viene de la palabra “Vuvu” que significa “hacer ruido” y tiene un sonido similar al de un zumbido. Estudios realizados afirman que estas trompetas pueden alcanzar hasta 127 decibeles, igual que un avión al despegar. La situación provocó reiteradas críticas a las cadenas de televisión quienes actuaron en consecuencia reduciendo al máximo el sonido ambiente para que no provocara malestares a los oyentes.

La situación, en una ocasión, afectó a los protagonistas en el campo de juego: Argentina enfrentaba a Corea del Sur por la segunda fecha del grupo B. El equipo de Maradona vencía parcialmente 2 a 0 hasta que Martín Demichelis perdió una pelota por distracción, lo que generó el descuento del país asiático. Sus compañeros, recriminándole por la acción de su juego, le preguntaron por qué no había soltado la pelota cuando le advertían la presencia del delantero coreano, a lo que el defensor respondió “no pude escucharlos por el sonido de las vuvuzelas”.

No tardó en globalizarse el negocio por las trompetas. Para el Mundial en Brasil 2014 se adquirió un objeto similar de nombre “Caxirola”, pero FIFA, a raíz de lo sucedido en el continente africano, emitió un comunicado en el cual restringía todos los productos que provocaban ruidos molestos.

Falta poco más de un mes para la Copa del Mundo en Qatar 2022 y el ruido de las vuvuzelas pasa a formar una parte más de las anécdotas mundialistas, ¿podrá Argentina provocar en Qatar un zumbido así de potente? Pronto se sabrá…