Inicio » Gonzalo Urquijo, toda una vida con los pies en la tierra

Gonzalo Urquijo, toda una vida con los pies en la tierra

Compartir

El actual jugador de Guillermo Brown de Puerto Madryn conversó con ETERdigital y  se refirió al duro cierre de temporada, su paso por el fútbol europeo y cómo se siente al ser querido por grandes y chicos en su ciudad natal, Bellocq, un pueblo de la provincia de Buenos Aires que no supera los mil habitantes.


“No fue lo que esperaba. Iba con otras expectativas, con todas las ilusiones pero las lesiones me complicaron. Sin embargo, los minutos que me tocaron estar dentro de la cancha pude rendir y convertir”, cuenta el atacante de 32 años. A raíz de las lesiones que lo tuvieron marginado de las canchas durante varios partidos y sobre cómo fue vivir los partidos desde afuera, “El Paisa” comenta que los pensamientos  también comenzaron a jugar su partido, además que atravesar un duro momento alejado de la familia no es para nada fácil: “La cabeza trabaja mucho. Uno quiere darle una mano a los compañeros y no puede. Estar solo y alejado de la familia hace que todo se complique más”. 

Urquijo: "Fue un punto bueno por como se dio todo"

Urquijo se retira en camilla ante Deportivo Riestra.

Pese a no ser jugador de Brown durante la primera parte del año, el nacido en Bellocq afirmó haber seguido la campaña de “La Banda”, campaña en la cual el club alcanzó su décima temporada consecutiva jugando en la Segunda División del fútbol argentino y  supo ser protagonista durante las primeras jornadas.  Además, no será una campaña cualquiera para el elenco portuario, dado que se disputó por primera vez en la historia el clásico de la ciudad, ante Deportivo Madryn en la máxima categoría de ascenso: “En un primer momento el objetivo era salvar la categoría, es muy meritorio el campeonato que se hizo.  El clásico me tocó verlo desde Italia, pero me puse muy contento por el triunfo y no es poca cosa, ya que fue el primer clásico en B Nacional. Hay que resaltar muchos puntos positivos más allá de no haber ingresado al Reducido o Copa Argentina”.

Antes de hablar de su paso por el viejo continente, el delantero se atrevió a hablar sobre lo difícil que es para los equipos del interior transitar un campeonato de 36 fechas: “No es fácil. Entra el desgaste mental, el cansancio por los  extensos viajes. Asimismo, los cuerpos también  tardan en recuperarse”. 

Pensando en recargar pilas, y metido de lleno en sus vacaciones mientras está alejado de la pelota, el “Animal del Gol” manifestó ser un gran apasionado de la vida rural: “Me gusta mucho estar en el campo. Estoy tranquilo, me levanto, ando con los animales, cosas cotidianas de campo que cuando no estoy las extraño muchísimo. Alguno debe decir ´este tipo está loco´, pero realmente siento felicidad, me ayuda a desconectar”. 

El Paisa” rodeado de lo que más le gusta… el campo.

Al hablar un poco de lo que fue su paso por el fútbol italiano y primera experiencia fuera de Argentina, Gonzalo señaló: “Realmente muy contento, contento por esa experiencia de poder jugar en otro continente, fue una aventura muy buena. Conocí nuevos lugares, culturas, compañeros que uno nunca hubiera imaginado”.  En cuanto a las diferencias futbolísticas no dudó a la hora de responder: “Desde lo físico, es muy similar, son jugadores fuertes. Sí lo comparamos con la B Nacional es todo muy parecido, mucho físico, muy trabado, duro pero bastante semejante”. 

Tras rechazar solicitudes de Bolivia y Arabia Saudita ...

Gonzalo Urquijo firma con el Bisceglie de la Serie D

Como consecuencia de su paso por el Bisceglie de Italia, y sobre cómo fue su adaptación y lo difícil de vivir alejado de la familia, Urquijo afirmó: “Me tocó llegar, me fueron a buscar unos dirigentes italianos y yo sin hablar nada. Imagínate, todo señas… no tenía el chip italiano, no podía usar el traductor. Dije ‘A dónde me vine a meter…’. Por suerte tenía dos compañeros argentinos que me dieron una mano terrible, ya sea para manejarme o para terminar de hacer los papeles que me faltaban, tuve que hacerme entender cómo podía. En mis tiempos libres me ponía a estudiar, descargar algún video o mirar alguna serie en italiano”. 

En Carlos Casares, muchos de los niños que patean una pelota en la vereda sueñan ser profesional como él. “Es algo hermoso. Ver a esos nenes en la calle que vienen y me piden una foto es algo loco, sobre todo porque el pueblo es muy chico y nos conocemos entre todos. Es algo que nunca me hubiera imaginado en la vida. El cariño de la gente es muy grande. Siempre me lo hacen sentir día a día. Más allá de lo futbolístico, ser buena persona o  que te reconozcan de esta manera sin dudas que traspasa todo lo relacionado al fútbol aunque también soy consciente que todo esto lo logré mediante la pelota”.   

Gonzalo Urquijo, el dueño de la pelota en Agropecuario (Prensa Agropecuario)

Mediante su gran paso e historia marcada en Agropecuario, una de las fotografías más emblemáticas y conocidas es la de él encima de un tractor celebrando un ascenso: “Fue algo muy loco. Ni yo, ni el dueño del tractor nunca nos imaginamos que el vehículo iba a salir por todos los medios de comunicación. El día del ascenso los dueños se acercaron a festejar y como los conocía, me preguntaron si podía sacarme una foto… Finalmente terminó saliendo una increíble postal”, recuerda. 

“El Paisa”  encima de un tractor celebrando el ascenso a la B Nacional.

Al proyectar el futuro cercano, y a los casi 33 años de edad, Urquijo se mostró muy optimista en cuanto al camino que le queda aún por recorrer como futbolista: “Obviamente que tengo para seguir un tiempo más. No sé dónde será, pero en algún lado voy a estar”.  Sin dudas que una vez tomada la decisión de dar un paso al costado y de colgar los botines, el atacante de 1.85mts parece tener muy claro que hacer de su vida: “El día que me retire, el campo va a ser donde voy a estar, es lo que me hace feliz. De hecho, todo lo que he ido ganando todo este tiempo lo fui invirtiendo en el campo”. Para Gonzalo, el campo es su lugar, ya sea el de juego o el de toda su vida. 


Compartir