HISTÓRICA CAMPAÑA PARA EL OLVIDO


10 años atrás, el Globo perdía la oportunidad de coronarse campeón del fútbol argentino al perder 1 a 0 en la última fecha ante Vélez en el José Amalfitani.

Por Jonathan Britos (britosjonathan)

foto-02Hace casi 10 años, a Huracán, dirigido en aquel entonces por Ángel Cappa, se le esfumó de las manos la chance de ser campeón del Torneo Clausura 2009 en la última jornada ante el Vélez Sarsfield de Ricardo Gareca. Aquella definición en la fecha 19 de la competición la ganó el Fortín 1 a 0 con un polémico gol de Maximiliano Moralez. El árbitro, Gabriel Brazenas, no cobró una falta previa al gol del equipo de Liniers y, además, anteriormente el asistente número 1 le había anulado un gol legítimo a Eduardo Domínguez, acusando una posición adelantada inexistente.

foto-04Pasaba el tiempo y Cappa seguía con la bronca de aquel recordado partido y criticando a todo aquel que él considerara culpable de la caída de su equipo, especialmente al árbitro. “No fue inocente, fue un robo descarado. Ni siquiera pudieron simular que fue un accidente, como lo hace la mafia”, disparó el ex entrenador a los medios luego de que Brazenas saliera a hablar y a defenderse.

Sin embargo, con el paso del tiempo el director técnico de aquel Globo que goleó a River Plate y a Racing Club de Avellaneda, fue disminuyendo para él y contando cosas que, más allá de su entorno cercano, sabían. “No hubo noche y día en el que no pensara en aquel partido por mucho tiempo. Por las noches me costaba dormir”, le aseguró el entrenador a ETER Digital. Su tristeza se reflejaba también en la de los fanáticos quemeros, quienes estaban ante un hecho histórico.

foto-03A pesar de esto y de la ilusión existente apoyada en el funcionamiento de un gran equipo que contaba con jugadores que luego emigraron a Europa, Cappa comentó: “Yo dije que Vélez fue un digno campeón porque jugaba bien al fútbol, pero no merecía que errores del árbitro le facilitaran el triunfo. Repito: Vélez, Lanús o Huracán merecían ser campeones”.

Siguiendo sobre la misma línea, agregó: “Vélez fue un merecido y digno campeón. En mi opinión, se equivocó el árbitro y los de Vélez dirán que no. Nunca dije nada de sus jugadores, ni de Gareca, ni de los dirigentes ni de nadie”. Sus declaraciones fueron en diálogo con ESPN, donde en los estudios estaba Sebastián Domínguez, el ex defensor central de aquel Fortín que dio la vuelta olímpica.

foto-07Huracán llegó a la última jornada del Clausura 2009 por delante de Vélez Sarsfield solo por un punto de diferencia. El Estadio José Amalfitani estaba listo para recibir un partido en el cual al Globo le servía el empate. De hecho, a falta de solo siete minutos para el final ese era el resultado, un empate 0 a 0. Sin embargo, en el minuto 83, Joaquín Larrivey disputó en el aire una pelota con Gastón Monzón, que a criterio de muchos era falta. Brazenas no hizo gestos, ni señaló nada. La acción había sido legítima para él. Esa discutible jugada la aprovechó Maxi Moralez, quien capturó el rebote y le pegó al arco para convertir el gol que le daba el campeonato al Fortín en su cancha.

Desde ese 2009, el debate se mantiene y los hinchas de Huracán jamás perdonaron al árbitro. Incluso en el Mundial de Rusia 2018 se vio por redes sociales un escrache a Brazenas. Aquel 5 de julio de 2009 es recordado por los hinchas del Globo con bronca y tristeza. Los de Vélez, en cambio, lo hacen y lo hicieron con alegría a pesar de la tarde gris de otoño en la cual incluso el partido llegó a suspenderse momentáneamente por la caída de granizo.

El réferi Brazenas nunca más volvió a dirigir un partido profesional a pesar de que cometió errores como todo ser humano e incluso se disculpó públicamente. No obstante, sufrió un destino parecido al de Diego Ceballos, quien cometió, junto a su cuerpo arbitral, varios errores en la final de la Copa Argentina 2014/15 en la que se enfrentaron Boca Juniors y Rosario Central.

“Yo entiendo a los hinchas de Huracán y a los que se sintieron perjudicados. Pero desde que yo me fui siguen pasando cosas peores”, dijo Brazenas en diálogo con Coco Silly, conductor de televisión. “El término ‘choreo’ no es el correcto. Muchos interpretaron que un error mío fue un robo, lo entiendo, pero no comparto”, añadió.

“No fue un partido más, fue una final más, que tuvo trascendencia”, continuó Brazenas. “Si yo me quedo con el último partido, me tengo que tirar debajo de un tren”, cerró el ex árbitro, quien ahora trabaja en el sector administrativo de una inmobiliaria.

Solo dirige partidos amateur, como el que protagonizaron en 2012 Daniel Scioli y Mauricio Macri, en el cual comentó: “Si alguna vez me equivoqué, les pido perdón a los que lastimé. Pero así es la vida y te pone obstáculos. Tantas cosas se dicen y se escuchan, lo importante es estar bien con uno y repito que lo que pasó fue completamente sin intención”. Sin embargo, estas disculpas no fueron aceptadas por el entonces entrenador de Huracán.

“Me queda la sospecha de que Brazenas no fue inocente porque fue muy alevoso”, le contestó ese mismo año Cappa. Difícil es saber si en algún momento lo podrá superar, pero el ex entrenador declaró: “Cambiaría cualquier otro título que gané en mi carrera por haber ganado ese con Huracán”, le dijo a ETER Digital. El nacido en Bahía Blanca levantó el Torneo Apertura de Perú con Universitario de Deportes en 2002 y la Charity Cup de Sudáfrica con Mamelodi Sundowns en 2005.

 

Leave a Comment


Your email address will not be published.