La Brasil del ’82

La generación que más representó el “Jogo Bonito”, pero se fue de España con las manos vacías.


La selección de Brasil comandada por Tele Santana clasificó al mundial invicto. La verdeamarela era una de las selecciones candidatas a llevarse el título, debido a su manera de juego. Zico, Socrates, Falcão y Eder eran las estrellas de este equipo.

La canarinha llegaría al mundial con una mala noticia. A tres días del inicio de dicha competición, Antonio Careca (uno de los goleadores del mundial 1986) sufrió una lesión en el muslo en el entrenamiento, que lo llevaría a perderse la cita mundialista. Serginho sería su reemplazante, quien terminó anotando en dos ocasiones y tuvo buenas participaciones tanto con pases de gol y buenos desplazamientos en el frente de ataque.Cuadro de texto: Zico, Eder, Sócrates y Falcão.

Lista de Convocados:

Waldir Peres, Paulo Sérgio y Carlos; Leandro, Luizinho, Oscar, Edevaldo, Junior, Juninho, Edinho y Pedrinho; Toninho Cerezo, Sócrates, Falcão, Zico, Eder, Paulo Isidoro, Batista y Renato; Serginho, Diceu y Roberto Dinamite.

Este mundial fue el primero en contar con definiciones en tanda de penales. Brasil sería parte del grupo seis, junto a la Unión Soviética, Nueva Zelanda y Escocia.

En su primer partido, ante los soviéticos, la verdeamarela arrancó con el pie izquierdo. Luego de un remate de larga distancia y una floja intervención del arquero Waldir Peres, Andrei Bal pondría en ventaja a la Unión Soviética. Ya en el segundo tiempo Brasil empezó a desplegar su juego de alto nivel y logró dar vuelta el resultado. El empate lo marcó Sócrates a los 30 del complemento luego de eludir a dos jugadores y sacar un remate desde la puerta del área, para que primero pegue en el travesaño y luego entre en la portería. Mientras que el segundo tanto llegaría en los minutos finales de la mano de Eder, quien luego de que Falcão deje pasar la pelota entre sus piernas, pateó desde fuera del área para sacar un remate estupendo que dejaría parado al arquero para decretar el 2 a 1.

En la fecha siguiente, Brasil enfrentó a Escocia, en donde empezaría de la misma manera que el partido anterior, perdiendo. El conjunto que tenía como estrella principal a Kenny Dalglish, se impuso en el marcador tras un golazo de su mediocampista defensivo, David Narey, a los 18 minutos. La verdeamarela no tardaría en responder. A los 33 de la primera mitad, Zico remató al palo del arquero para, de tiro libre, poner la igualdad en el encuentro. Ni bien iniciado el segundo tiempo, tras un córner, Oscar conectó de cabeza para dar vuelta el resultado. Luego de dar vuelta el encuentro, Brasil empezó a “florearse” y a mostrar ese “Jogo Bonito” que tanto lo caracteriza. A los 28, Eder amplió la ventaja luego de un golazo, en donde desde la línea del área grande, picó la pelota y la clavó en el segundo palo. Ya para terminar de liquidar el encuentro, a tres del final Falcão remató desde fuera del área para decretar el 4 a 1. Brasil, que solo hacía golazos, se enfrentaba a Nueva Zelanda en lo que sería su último rival de la fase de grupos.

La canarinha goleó al conjunto de Oceanía, que ya no tenía chances matemáticas de pasar a la siguiente ronda.

Los primeros goles del partido fueron anotados por Zico. Uno de ellos llegó a los 28’ del primer tiempo, luego de conectar con una tijera el centro de la derecha mandado por Leandro. El segundo gol tendría la misma fórmula. Jugada por la derecha que terminaría con un centro atrás, para que Zico, con un pase a la red, aumente la distancia en el partido.

Ya en la segunda parte, Falcão se encargaría de anotar el tercero. Serginho, luego de un pase al medio, marcó el cuarto. Con esta victoria la selección brasileña terminaría con un puntaje ideal en la fase de grupos.

En la segunda instancia del certamen, Brasil tendría que medirse con Argentina (vigente campeón) y con Italia. Además de ser un clásico sudamericano, el partido contra la selección argentina, tendría un condimento especial luego de lo ocurrido en el mundial de 1978. En este último, se acusa a Argentina de amañar un partido ante Perú, en donde el resultado de este encuentro dejaría a Brasil eliminado. La verdeamarela se ponía en ventaja a los once del primer tiempo con un tanto de Zico, luego de un rebote en el travesaño proveniente de un tiro libre.

Ya en los segundos 45 minutos, Brasil empezaría a brillar. A los 21, Serginho anotaría de cabeza luego de un gran centro de Falcão para vencer la resistencia Argentina. A 15 del final, Junior terminó una gran jugada colectiva con una magnífica definición al segundo palo ante la salida de Ubaldo Filliol. Con el partido ya sentenciado, Ramón Díaz anotó el del orgullo para la albiceleste.

Con el 1 a 0 de Italia ante Argentina, a Brasil le bastaba solo con empatar para pasar a la semifinal. El partido empezaba a favor de Italia. Tras un gran centro, Paolo Rossi conectó de cabeza para poner el 1 a 0. La verdeamarela no tardaría en responder. Sócrates se sacó de encima a su marca para quedar mano a mano con el arquero, para luego, patear al primer palo y así decretar el empate. La azzurra se pondría en ventaja nuevamente, otra vez con gol de Rossi.

En la segunda mitad, Falcão sacó un gran remate en la puerta del área grande para empatar el partido. La alegría para Brasil no duraría demasiado, ya que a los 20 minutos, Rossi anotaría el tercero para Italia, logrando un hat trick luego de haber estado inhabilitado de la práctica del fútbol por dos años. Con este resultado, la azzurra eliminaría a la máxima candidata a llevarse el trofeo, Brasil.

La canarinha se despidió de España 82 habiendo quedado quinto, luego de cuatro partidos ganados, ninguno empató y uno solo perdido. No solo eso, sino que está Brasil será recordada por su gran juego ofensivo comandado por Zico, Falcão, Sócrates y Eder.