Le pone el “Cachete” a la responsabilidad

Luciano De Cecco es el armador y capitán de la Selección argentina de vóley masculino. Junto a ETER Digital, Cachete revivió sus inicios como deportista, habló de su puesto y se refirió a los Juegos que se vienen.


Luciano, ¿quién fue el que te metió en el mundo del vóley, teniendo en cuenta que tu papá era entrenador de básquet?

—Al principio empecé jugando al básquet, era mi primer deporte. Me hice jugador de básquet semiprofesional. Lo bueno de pertenecer a un club de barrio es que podés hacer todos los deportes entonces todos te conocen, todos saben quién sos y de dónde venís, porque nos conocemos entre todos. Ariel Ponce era el técnico de vóley que me insistió para que vaya a entrenar, ir a ver los partidos, tratar de convencer a mi vieja para que los domingos a las 7 de la mañana me lleve a los torneos. Después, me enganché, hice un lindo grupo de amigos y eso fue lo que me llevó a querer estar dentro del deporte. Obviamente nunca pensé que se iba a convertir en mi vida, pero creo que por algo se empieza.

—¿En qué momento te diste cuenta de que querías ser armador?

—En ninguno; odiaba ser armador. Era un puesto difícil, aburrido, sobre todo cuando sos chiquito. Cuando me llamó el entrenador de las divisiones juveniles y me preguntó “cómo hago para que el armador tenga ganas…”, le dije que era imposible. A menos que de chiquito entiendas el rol y te guste, o que tengas de ídolo a un armador… Sino es muy difícil, a mí no me divertía. Después, con el tiempo, llegué a un arreglo con el entrenador, de jugar de armador en las categorías más grandes, pero en la mía quería divertirme, si no, no jugaba más. Sigo insistiendo que ser armador de chiquito es muy complicado. No es un puesto fácil de aprender desde el principio.

¿Quién es tu referente en tu puesto?

—De chiquito no tenía porque miraba cero vóley. La primera vez que vi vóley bien fue en el Mundial 2002. Colaboraba en la sede de Santa Fe, ya que mi entrenador era el jefe de coordinación del evento. Nosotros armábamos las canchas, metíamos las tarimas para los bailes entre set y set, limpiábamos los vestuarios, poníamos las pelotas en la cancha para el calentamiento, y bueno, una vez me quedé. Nos íbamos turnando, un día me tocó estar en la cancha de calentamiento y le pase pelotas a Ricardinho, Mauricio, Vermiglio, jugadores grosos; al armador de Francia, también. Ahí empecé a saborear lo que era ser un armador, porque antes no tenía mucha idea.

—¿Pensaste en dejar el vóley alguna vez?

—Cuando era chico no, porque me divertía y al final era lo único que importaba. De grande capaz que sí, porque hay veces que te compenetras mucho. Cuando uno la pasa bien y se divierte es muy difícil salir, como cuando estás enamorado. Después, cuando te das cuenta de que necesitás tiempo para vos, que dejaste un montón de cosas de lado para hacer esto, ahí pensás “‘tengo que parar y tener tiempo para mí mismo, para mis amigos y todo lo que el vóley no te permite”’. Pero dejar realmente es muy difícil.

¿Qué piensa Cachete sobre lo que puede pasar con el equipo en Tokio? En una conferencia, manifestó: “Tenemos armas como para poder posicionarnos. Nos tocó una zona difícil y somos un grupo que tenemos que jugar bien al vóley y necesita que se den los resultados para poder clasificar. Pero no es imposible. Es difícil. Necesitamos lograr algo para quedar a la altura de un grupo grande, porque Argentina es exitista. Ganamos el Panamericano de Toronto 2015, pero no alcanza”.

El plantel de Marcelo Méndez

Armadores: Luciano De Cecco, Matías Sánchez.

Opuestos: Bruno Lima, Federico Pereyra.

Centrales: Sebastián Solé, Agustín Loser, Martín Ramos.

Punta receptores: Facundo Conte, Cristian Poglajen, Ezequiel Palacios, Nicolás Méndez.

Líbero: Santiago Danani.

La Selección ingresará a la Villa Olímpica el mismo 20 de julio y debutará el 24 a las 2.20 AM de nuestro país ante Rusia. Luego enfrentará consecutivamente a Brasil (26/7 a las 9.45), Francia (28/7 a las 2.20), Túnez (30/7 a las 4.25) y Estados Unidos (1/8 a las 9.45) por el Grupo B.

Dejar comentario

Dejá tu comentario