“Seguiré intentando hasta París 2024”

El correntino Carlos Layoy, campeón argentino de salto en alto, se quedó en la puerta de la clasificación a Tokio. En un mano a mano con Eter Digital repasó su carrera.


El atleta correntino Carlos Layoy no logró instalarse entre los mejores del ranking en salto en alto y se quedó en la puerta de los Juegos Olímpicos. El multicampeón argentino participó de varios torneos internacionales, y en todos se subió al podio. No obstante, finalizó en el puesto número 44 del listado que clasificaba a los primeros 32. Más allá de este trago amargo, nuestro atleta expresó: “Seguiré intentando hasta los Juegos de París 2024”.

—Carlos, ¿por qué o por quién empezaste a hacer salto en alto?

—Empecé a hacer salto en alto porque miraba a un amigo saltar. Me gustaba verlo practicar antes de los torneos porque me llamaba la atención. Después me puse a entrenar con él a modo juego y terminé llegando adonde llegué.

—¿Cuánto hace que practicás esta disciplina?

—Desde que tengo 16 años, a nivel alto rendimiento. Fue en el 2007 que me ofrecieron una beca, después de ganar los Juegos Nacionales Evita, en Río Tercero. La oferta era para que siguiera entrenando, pero en el CENARD. Acepté y desde entonces nunca dejé de entrenar.

—¿Quién se encargó de los gastos en un primer momento?

—De mis gastos, para dedicarme completamente al deporte, se encargó en principio mi familia y cuando gané los primeros Juegos Evita, en 2005, el Gobierno de Corrientes me dio una beca para que siguiera entrenando y pudiera llegar a los siguientes Juegos Evita.

—¿Hoy te dedicás solo eso?

—Sí, me dedico cien por ciento a esto ya que desde el 2009 estoy en el equipo argentino de mayores y estoy becado por el ENARD. También tengo de sponsor a Lotería Correntina y al Gobierno de Corrientes.

—¿Cuánto tiempo por día le dedicás al entrenamiento?

—Empiezo a entrenar a las 14.30 hasta las 17. De 17 a 18.30, tengo kinesiología. Esto es algo que hizo que marque la diferencia desde el 2018, ya sea para prevenir o tratar alguna lesión.

—Cuándo vas a competir, ¿quién se encarga de los gastos?

—Cuando tengo que representar a la provincia, como estoy auspiciado por la Lotería y el Gobierno, no pido ningún apoyo, pero cuando represento a la Argentina los gastos corren por el Comité Olímpico, la Confederación Argentina de Atletismo y la Secretaría de Deporte. También, si voy a una pretemporada afuera, como en el 2019, que estuve dos meses entrenando en España para los Juegos Panamericanos, todos los gastos corren por cuenta del ENARD. Cada atleta presenta adónde se quiere preparar para cada torneo.

—¿Te quedaste con bronca por no llegar a estos Juegos?

—Y… No pude participar de los certámenes que se realizaron en Chile, que fueron dos, en Bolivia y Brasil, es por eso que no logré sumar los puntos necesarios para escalar en el ranking y poder estar en los Juegos de Tokio. La verdad es que bien de ánimo no estoy, pero ya va a pasar. Todo da revancha. Seguiré intentando hasta los Juegos de París 2024.

—¿Quiénes creés que son los principales candidatos al podio en Tokyo?

—Para mí Mutaz Barshim, de Qatar; los rusos que van como neutrales y los estadounidenses también vienen saltando muy bien. Entre ellos se puede disputar el podio.

—¿Quién es o fue el mejor en salto en alto?

—El mejor fue Javier Sotomayor porque es el que más veces saltó arriba de 2,40 metros además tiene el récord del mundo de 2,45 metros.

Dejar comentario

Dejá tu comentario