LO GANÓ POR DOS ERRORES


No tendría que ser preocupante un 2-0 traído en condición de visitante y menos si enfrente está, nada más y nada menos, que al último campeón argentino. Sin embargo, si se tiene en cuenta la falta de juego que tuvieron los de Gabriel Milito en todo el partido, la euforia por el triunfo no es total.

Foto: Ramiro Gómez

Foto: Ramiro Gómez

Con un flojo desempeño de Cristian Rodríguez – a cargo de la creación- a Independiente le costó tener la pelota y decidió defender cerca de su arco en el primer tiempo. Diego Vera y Leandro Fernández quedaron muy aislados del resto del equipo y eso complicó a los de Avellaneda para generar el juego asociado que le gusta a su DT.
Le vino muy bien el gol con carambola de Leandro Fernández a los 55 minutos a Independiente. Le sirvió para generar la desesperación de su rival y tratar de salir de contragolpe ya con el resultado a su favor, cosa que logró, pero recién en el ocaso del encuentro cuando a los 88 minutos, Emiliano Rigoni, luego de una larga corrida –equivocación de Alejandro Silva mediante- convirtió el gol por encima de la cabeza de un Fernando Monetti que salía desesperado por remediar el error de su compañero.
El segundo partido de la era Milito volvió a dejar desnudas las carencias en cuanto al juego. Tendrá tres semanas para preparar la vuelta que recién será el miércoles 14 de septirmbre.

Leave a Comment


Your email address will not be published.