Los primeros sin Usain Bolt

El exatleta profesional de 34 años no estará en los Juegos Olímpicos de Tokio 2021 por primera vez en su carrera y en la historia, tras haberse retirado del deporte en 2017.


En esta oportunidad, ya no estará presente su clásico festejo apuntando al público con los dedos en una pose peculiar. El jamaiquino tiene récords históricos en las pruebas de los 100, 200 metros lisos y en la carrera de relevos 4×100 representando a su país. La presencia de este atleta generó gran emoción y adrenalina durante sus carreras o cuando batió récords. Bolt obtuvo once títulos mundiales y ocho olímpicos desempeñándose como velocista. Uno de sus máximos logros fue de 9,58 segundos. En estos últimos años, decidió dejar el atletismo para probarse como jugador de fútbol.

Bolt tuvo una impresionante carrera en el atletismo. En el campeonato mundial de menores de 2002, obtuvo una medalla de oro en los 200 lisos, que lo convirtió en el ganador más joven de la historia para ese tiempo. En 2004, en los Juegos Carifta, fue el primer velocista en la categoría Junior en correr por debajo de los 20 segundos en los 200 metros, con marca de 19,93. En esta oportunidad, sobrepasó el anterior récord de la categoría del ex atleta velocista Roy Martin, por solo dos décimas de segundo para dejarlo en lo más alto del deporte.

Pero este increíble camino no terminó. En el año 2008 consiguió su primer récord mundial en los 100 lisos y culminó el año con otras marcas absolutas en esa misma prueba en los 200 metros y en la carrera de relevos 4×100, con el equipo de Jamaica durante los Juegos Olímpicos de Pekín. Estas hazañas lo consagraron como el primer atleta en ganar tres medallas. El jamaiquino declaró en su momento que aspiraba a ser un Muhammad Ali del atletismo y quedó claro que lo consiguió al llenar el estadio Olímpico con un público entusiasta que simplemente vino a hacerle honores.

En 2009 superó sus propios récords absolutos durante el campeonato mundial de Berlín, que​ lo consagró como el primer atleta en quedarse con los títulos mundiales de los 100 y 200 lisos. El tiempo con el que rebajó la marca mundial de los 100 en 2009 es el de mayor margen desde que fue implantada la medición digital.

En Londres 2012 superó el récord olímpico en los 100 metros lisos tras ganar la final con un tiempo de 9,63, por lo que hizo la mejor marca de la historia, y su triunfo en los 100 metros lo convirtió en el primer atleta en ganar la medalla de oro olímpica en dos juegos consecutivos en ambas pruebas. En los campeonatos del mundo de 2013 y 2015, conquistó tres medallas de oro en cada una, las que, sumadas a las cinco conquistadas en 2009 y 2011, le consagró como el mayor ganador en la historia del evento con once medallas de oro.

Después de su retirada como atleta intentó llevar adelante una carrera en el mundo del fútbol. En agosto de 2018 estuvo a prueba en el equipo reserva de los Central Coast Mariners de la liga australiana, pero no logró un acuerdo sobre el contrato y seis meses después anunció su retirada. Todo lo que logró en las pruebas de velocidad le valieron ser conocido como Lightning Bolt​ y los reconocimientos de Atleta del Año por parte de la IAAF.

El festejo de Usain, cuando era corredor de atletismo, consistía en abrir las piernas y apuntar con el dedo índice de una manera muy particular, para que después dicha pose probablemente fuera tapa de los medios. Su imagen atrapaba y él devolvía el afecto desde sus gestos y ademanes histriónicos, desde su ingreso a la pista, apuntando a las cámaras de televisión. La competencia, mejor dicho las competencias, parecían una excusa para darse cita a un estadio y admirarlo, porque él no dividía aguas. Era local en todos lados.

En los Juegos Olímpicos de este año, brillará por su ausencia pero será siempre recordado como el mejor velocista de la historia. Mientras tanto, después de su retiro, y luego de disfrutar su fama y su gloria entre fiestas, negocios y presentaciones, llegó la etapa de un Usain Bolt familiar. En enero de 2020 dio a conocer que se convertiría en padre por primera vez. Actualmente, Usain Bolt sigue entrenando, pero no con la misma intensidad que antes; sigue dedicado a sus negocios personales, pero sobre todo está disfrutando la vida al lado de su esposa y de su pequeña hija Olympia, nombre que hace honor a sus grandes logros en la vida.

Con todos estas marcas y triunfos increíbles la ausencia de este atleta especial va a dar que hablar en todos los medios de comunicación por no estar presente en los próximos Juegos Olímpicos: “No me veo en Tokio (2020), estoy un poco viejo”, ironizó. Con esta ausencia, un nuevo dios habrá ingresado esta noche en el Olimpo del deporte.