Inicio » Los Pumas-Samoa: la primera gran hazaña

Los Pumas-Samoa: la primera gran hazaña


Compartir

En Gales 1999, el seleccionado argentino consiguió una remontada histórica ante el conjunto oceánico y logró la segunda victoria en los mundiales.

Argentina llegaba con problemas en el plantel, desde el apartamiento del técnico José Luis Imhoff, hasta la renuncia de su sucesor, Hector “Pipo” Méndez y la sanción de la URBA a Pedro Sporleder y Mario Ledesma. Además, Federico Méndez se lesionó. Luego de eso Alex Wyllie asumió y unió a un equipo que se veía contra las cuerdas.

Los Pumas tuvieron un debut esperanzador frente a Gales. Pese a haber perdido, fue por muy poco: 23-18 ante una de las potencias mundiales. Solo nueve días después, un 10 de octubre se definía la continuidad de Argentina en el torneo. El enfrentamiento era frente a Samoa, el verdugo de los anteriores dos mundiales: 35-12 en 1991 y 32-26 en 1995.

En la ciudad galesa de Llanelli, el partido empezó trabado, rígido y demasiado disputado, condimentos no le faltaban, la clasificación estaba en juego. Samoa comenzó con ventaja, como en los anteriores cotejos, por más que Argentina intentara, el poderío físico y la supremacía defensiva del conjunto oceánico eran de admirar. Los Pumas quedaron 13 puntos abajo al finalizar el primer tiempo.

Rolando “Yankee” Martin, tercera línea del equipo, aseguró que en el descanso todos se miraron a los ojos y sintieron algo, una vibra especial. Al iniciar el segundo tiempo, Los Pumas estaban diferentes, avasallaron a Samoa en los primeros 11 minutos para ponerse a tiro, pero lejos de quedarse ahí se vivió otra ráfaga para duplicar los puntos de los oceánicos.

Con Gonzalo Quesada como bandera, al igual que en todo ese mundial, Argentina remontó un partido complicadísimo y terminó ganando holgadamente. Concretó su segunda victoria hasta ese momento en la historia de los mundiales (la anterior había sido frente a Italia en 1987). Superó a un equipo que era un dolor de cabeza para ellos hasta ese momento, rompieron el maleficio.

Los Pumas terminaron ganando un repechaje ante Irlanda para clasificar a cuartos de final, donde cayeron con Francia y culminaron en el quinto puesto. Pero todo inició ese día, con esa victoria clave para el futuro y la prosperidad del equipo, ante todo y todos, Argentina sobrepasó los problemas y supo hacerle frente al mundo.


Compartir

Agregar comentario

Clic acá para dejar un comentario